Credo

Información de carácter general

Un credo es un escrito o resumen autorizado de la doctrina cristiana que a veces se recita en los servicios de la iglesia como afirmación de la fe. Las formulaciones de la fe cristiana, tomadas probablemente como la base de la enseñanza y de la evangelización, se encuentran en el Nuevo Testamento, aunque en una forma rudimentaria, como en I Cor 12:3. San Pablo habla de los creyentes que se sometían sin reservas al credo que de les había enseñado (Rom 6:17).

CREER
Religioso
Información
Fuente
página web
Nuestra lista de 1.000 Temas Religiosos
E-mail
De los dos credos clásicos, el Credo de los Apóstoles pertenece en su contenido esencial a la época apóstólica, aunque no es obra de los apóstoles. Tuvo su origen en forma de confesión de fe usada para la instrucción de catecúmenos y en la liturgia del bautismo. En un principio el Credo pudo haber sido aprendido de memoria y transmitido oralmente (para protegerlo de profanación). Se basa en una fórmula corriente en Roma c. 200, aunque la forma actual del texto no apareció antes del siglo VI; lo usan los católicos romanos y muchas iglesias protestantes, pero nunca ha sido validado por las iglesias ortodoxas orientales.

El otro credo clásico, el de Nicea, era una expresión de la fe de la iglesia según lo definido en los Concilios de Nicea (325) y de Constantinopla (381), y reafirmado más adelante en los de Efeso (431) y de Calcedonis (451). Basado probablemente en el credo bautismal de Jerusalén, el credo Niceno-Constantinopolitano contuvo una declaración más completa referente a Cristo y al Espíritu Santo que el fórmula anterior. Su uso en la adoración eucarística no es muy anterior al siglo V. La cláusula llamada Filioque ("y del Hijo"), que expresa la doble proveniencica del Espíritu Santo, fue agregada en el tercer Concilio de Toledo (589). El credo de Nicea es utilizado por los católicos romanos, muchos protestantes y ortodoxos orientales; estos últimos, sin embargo, rechazan la cláusula del Filioque.

Al credo de Atanasio (conocido a veces como el Quicumque, sus palabras latinas iniciales) se le menciona claramente por primera vez en el siglo VI, y su atribución a Atanasio es insostenible; es de origen latino y en la Edad Media fue usado regularmente en el servicios de la Iglesia. A partir de la Reforma el uso litúrgico del credo de Atanasio quedó confinado principalmente a la iglesia católica y a la Comunión Anglicana, aunque hoy en día se reza muy rara vez.

Ross MacKenzie

Bibliografía
Kelly De J N D, Creedos Cristianos Tempranos (1972); J H Leith, ed., Credos de las Iglesias (1982); P Schaff, Los credos del cristianismo (1977).


Credo, Credos

Información Avanzada

El Credo deriva del latin "credo" ("yo creo"). La forma es activa, denotando no sólo un conjunto de creencias sino también una confesión de fe. Esta fe es confianza: no "creo que..." (aunque eso está incluido) sino "creo en". También es individual; los credos pueden tomar la forma plural de "creemos", pero el término mismo viene de la primera persona del singular, en latín: "creo".

Base Bíblica

Los credos en el sentido amplio del término no están en las Escrituras, pero eso no los hace antitéticos a ellas, porque los credos siempre han tenido por objeto expresar verdades bíblicas esenciales. Además, la propia Escritura contiene algunas formas credales rudimentarias que proporcionan modelos para posteriores declaraciones. El Shema del AT (Deut. 6:4 - 9) pertenece a esta categoría, y muchos eruditos consideran Deut. 26:5 - 9 como un pequeño credo. En el NT, muchas referencias a las "tradiciones" (2 Tes. 2:15), la "palabra del Señor" (Gal. 6:6), y la "prédica" (Rom 16:25), sugieren que un mensaje común ya constituía un foco para la fe, mientras que la confesión de Jesús como Cristo (Juan 1:41), Hijo de Dios (Hechos 8:37), el Señor (Rom 10:9), y Dios (Juan 20:28; Rom. 9:5; Tito 2:13) constituye un obvio punto de partida para el desarrollo de credos en la confesión pública.

De hecho, si Hechos 8:37 es auténtico, ofrece desde muy pronto una confesión credal simple en el bautismo. Éste es, por supuesto, exclusivamente Cristológico (cf. el bautismo en nombre de Cristo en Hechos 8:16; 10:48), lo que lleva a la teoría de que originalmente los credos consistían sólo en el segundo artículo. Sin embargo el NT también contiene muchos pasajes, que culminan en Mat. 28:19 y que incluyen ya sea al Padre o al Padre y al Espíritu Santo en una más completa fórmula Trinitaria de tipo doctrinal, confesional o litúrgico.

Funciones Credales

Bautismal

Cuando del material bíblico comenzaron a emerger formas credales más definitivas, probablemente lo hicieron primero en el contexto del bautismo. Un Credo daba a los candidatos la oportunidad de hacer la confesión hablada exigida en Rom 10:9 - 10. Al principio la forma de palabras variaba, pero pronto emergieron modelos comunes. Credos fragmentarios del siglo II, e.g., el del Papiro DerBalyzeh, apoyan la tesis de que los credos se volvieron rápidamente Trinitarios, o lo eran desde el comienzo. Esto está implícito también en la Didajé VII.1, verificado por la tradición apóstólica de Hipólito. La opinión común es que la confession era más en forma de respuestas que declaratoria.

Educacional

Con vistas a la confesión bautismal, los credos pronto servieron como programa para la instrucción catequética en doctrina cristiana; el nivel de la enseñanza pudo variar de la exposición simple, a la presentación teológica avanzada de la catequesis de Cirilo de Jerusalén en el siglo IV. Todos los candidatos, sin embargo, debían adquirir y acreditar cierta comprensión de la profesión de fé que harían. Se exigía un compromiso sincero tanto como un entendimiento intelectual.

Doctrinal

El aumento de las herejías contribuyó a expandir las primeras declaraciones rudimentarias hacia las fórmulas más desarrolladas de siglos posteriores. Posiblemente la frase "creador del cielo y de la Tierra" se insertó para contrarrestar la separación gnóstica del Dios verdadero y el creador, mientras que la referencia al nacimiento virginal y el énfasis en la muerte de Cristo mantuvo la realidad de la vida humana y del ministerio de Jesús. La herejía arriana produjo otro conjunto de adiciones (en especial "consubstancial al Padre") hechas predominantemente para expresar la deidad esencial de Cristo. Estas modificaciones dieron a los credos una nueva función como clave a la adecuada comprensión de la Escritura (Tertuliano) y como pruebas de ortodoxia para el clero.

Litúrgico

Al ser utilizados en el bautismo, los credos tuvieron desde el comienzo una función litúrgica. Se vió, sin embargo, que la confesión de fe es un componente de toda adoración verdadera, lo que llevó a la incorporación del credo Nicénico en la secuencia eucarístcia regular, primero en Oriente, luego en España y finalmente en Roma. Poner el credo después de la lectura de la escritura permitió a los fieles responder al Evangelio con una afirmación individual o congregacional de la fe.

Los Tres Credos

De los apóstoles

En la historia cristiana, tres credos de la iglesia primitiva han alcanzado especial relevancia. El primero fue supuestamente escrito por los apóstoles bajo inspiración especial y por eso llegó a llamársele Símbolo o Credo de los Apóstoles (Sínodo de Milán, 390). Finalmente Lorenzo Valla refutó la historia de su origen, que Oriente nunca aceptó, y los eruditos ahora reconocen que deriva de varias fuentes, auque sin duda el viejo credo romano (expuesto por Rufino, 404) subyace en él. En su forma actual se le conoce sólo desde el siglo VIII, y parece haber venido de Galia o de España. No obstante, en Occidente se puso en uso regular, y los Reformadores lo aprobaron en el catecismo, las confesiones de fé y las liturgias.

De Nicea

A pesar de su nombre, el Credo Nicénico no es el mismo que el de Nicea (325), aunque incorpora a forma alterada, y sin los anatemas, la enseñanza Cristológica que Nicea adoptó en respuesta al arrianismo. Probablemente se basa en credos de Jerusalén y de Antioquía. Mucho se ha discutido si fue suscrito en Constantinople I en 381, pero Calcedonia lo reconoció (451) y Constantinopla II (553) lo aceptó como revisión del de Nicea. Occidente por sí solo agregó la cláusula del filioque ("y del Hijo") a la declaración sobre el Espíritu Santo, pero Oriente nunca aceptó su ortodoxia o la validez de la inserción. Tanto en Oriente como en Occidente este credo se convirtió en la confesión eucarística más importante.

De Atanasio

Se cree comúnmente que el credo usualmente atribuído a Atanasio es un cántico del siglo IV o V, de autor desconocido. Como afirmación más directa sobre la Trinidad, se convirtió en Occidente, al menos desde el siglo VII, en una prueba de ortodoxia y competencia del clero. Difiere de los otros dos credos principales en estructura, en su carácter doctrinal más complejo y en su inclusión en la apertura y de clausura de admoniciones. Los Reformadores lo valoraron mucho; los anglicanos incluso hicieron uso litúrgico de él, pero en Oriente no se le reconoció, y en general su utilidad catequética y litúrgica ha sido escasa.

Conclusión

Los peligros de hacer credos son obvios. Los credos pueden llegar a ser formales, complejos y abstractos; se peuden ampliar casi ilimitadamente, se pueden sobreponer a la Escritura. Manejados correctamente, sin embargo, facilitan el confesión pública de fé, forman una base sucinta de enseñanza, salvaguardan la doctrina pura y constituyen un foco apropiado para la congregación de la iglesia en la fe.

G W Bromiley

Bibliografía
F J Badcock, Historia de los credos; W A Curtis, Historia de los credos y confesiones de fe; O Cullmann, Las más tempranas confesiones cristianas; J N D Kelly, credos cristianos tempranos y credo de Atanasio; A C McGiffert, El Credo de los Apóstoles; P Schaff, los credos de la Cristiandad; H B Swete, El Credo de los Apóstoles.


Véanse también
Credo de los Apóstoles

Credo de Nicea

Credo de Atanasio


Esta traducción ha sido hecha por: María Victoria Castillo


La presentación original (en inglés) de este documento está en English language

E-mail a: Spanish e-mail

La página web principal de CREER (y el índice a los temas) está en: http://mb-soft.com/believe/beliespm.html