Histórica controversia sobre el pecado

Información Avanzada

En el siglo V, Agustín en tela de juicio la opinión de los británicos monje Pelagio, quien vio el pecado, básicamente, como un acto de ida transgredir la ley y considera al hombre como libre de pecado o desistir del pecado. Apelando al testimonio de la Escritura, Agustín sostuvo que el pecado incapacitates hombre de hacer el bien, y porque somos nacidos pecadores como nos falta el poder de hacer lo bueno. Sin embargo, debido a que elegir voluntariamente el mal sobre el bien, debemos ser responsables de nuestros pecados. Agustín dio el ejemplo de un hombre que por la abstención de los alimentos necesarios para la salud debilitado a sí mismo de modo que ya no podía comer. Aunque todavía un ser humano, creado para mantener su salud por comer, él ya no estaba en condiciones de hacerlo. Del mismo modo, por el acontecimiento histórico de la caída, toda la humanidad se ha convertido en incapaz de que el movimiento hacia Dios, la propia vida para los que fue creada.

CREER
Religioso
Información
Fuente
página web
Nuestra lista de 2.300 Temas Religiosos
E-mail

Pelagio consideró que se podría plantear a sí mismo por su propio esfuerzo hacia Dios, la gracia y, por tanto, es la recompensa por la virtud humana. Agustín contrarrestarse que el hombre se encuentra para hacer el bien hasta que la gracia está en él, y cuando la gracia es, pues, dado que es irresistiblemente movido hacia Dios y el bien.

En el momento de la Reforma, Lutero poderosamente Pauline reafirmó la doctrina agustiniana y de la servidumbre de la voluntad en contra de Erasmo, quien sostuvo que el hombre todavía tiene la capacidad de hacer el derecho, aunque necesita la ayuda de la gracia si se trata de llegar a Salvación. Lutero vio como el hombre totalmente vinculada a los poderes de la oscuridad, el pecado, la muerte y el diablo. Lo que la mayoría de las necesidades se deberá entregar de la esclavitud espiritual en lugar de la inspiración de la acción heroica.

En nuestro propio siglo, el debate entre Karl Barth y Emil Brunner en la libertad humana es otro ejemplo de la división en la iglesia a través de los años sobre esta cuestión. A pesar de la firme convicción de que el hombre es un pecador que se pueden guardar sólo unmerited de la gracia de Dios como revelado y transmitido a Jesucristo, Emil Brunner, no obstante, se refirió a un "direccionamiento" en el hombre, una "capacidad de revelación," que pone al ser humano aprehender el evangelio y para responder a su oferta. Para Barth, ni siquiera una capacidad de Dios sigue siendo caído dentro de nuestra naturaleza, por lo que se debe dar no sólo la fe sino también la condición para recibir la fe. En este punto de vista, no hay punto de contacto entre el evangelio y el hombre pecador. Brunner vehementemente en desacuerdo, alegando que no sería entonces no uso en la predicación.

Barth sostuvo que el Espíritu debe crear este punto de contacto antes de que podamos creer y obedecer. En contraste con Brunner afirmó la total depravación del hombre, pero no cree que la naturaleza humana es tan desfigurado que ya no refleja la gloria de Dios. En sus últimos escritos, Barth sostenía que el pecado es ajeno a la naturaleza humana en lugar de pertenecer a esta naturaleza. Sin embargo, continuó a afirmar que cada parte de nuestra naturaleza en infectados por el contagio del pecado, y esto nos hace totalmente incapaces de llegar a Dios por nuestra cuenta.

(Diccionario Elwell Evangélica)


Este tema presentación en el original idioma Inglés


Enviar un e-mail consultas o comentarios a: E-mail

Este tema presentación en el original idioma Inglés


Enviar una pregunta por e-mail o comentario para nosotros: E-mail

La web principal de CREER página (y el índice a los temas) está en
http://mb-soft.com/believe/beliespa.html