Iglesia Ortodoxa

Informacin de carcter general

Uno de las tres ramas del cristianismo mundial, y la iglesia cristiana ms importante en el Oriente Medio y Europa del Este, la Iglesia Ortodoxa, a veces tambin llamada Iglesia de Oriente, u Ortodoxa Griega, o Catlica Ortodoxa, declara haber preservado la fe cristiana original y apostlica. Las cifras de su membresa mundial van desde 100 a 200 millones, segn el mtodo de contabilidad.

CREA
Nuestra lista de 700 temas religiosos
E-mail

Estructura y organizacin

La iglesia Ortodoxa es una hermandad de iglesias locales administrativamente independientes, o autocfalas (autogobernadas), unidas en la fe, sacramentos y disciplina cannica, en que cada una goza del derecho de elegir a su propia jefatura y obispos. Tradicionalmente reconocen, de los obispos ortodoxos, al patriarca ecumnico de Constantinopla (Estambul) como "primero entre iguales", que tiene privilegios de presidencia e iniciativa, pero ninguna autoridad doctrinal o administrativa directa.

Los otros jefes de las iglesias autocfalas son, en orden de precedencia: el patriarca de Alejandra, Egipto, con jurisdiccin sobre frica; el patriarca de Antioqua, actualmente residente en Damasco, Siria, y que encabeza a los cristianos ortodoxos de lengua rabe en Siria, Lbano e Iraq; el patriarca de Jerusaln, con jurisdiccin sobre Palestina; el patriarca de Mosc y de todas las Rusias; el patriarca catlico de Georgia; el patriarca de Serbia, el de Rumania, el de Bulgaria; el arzobispo de Chipre, de Atenas y de toda Grecia; el metropolitano de Varsovia y de toda Polonia; el arzobispo de Albania (cargo actualmente suprimido); el metropolitano de Praga y de toda Bohemia, y el arzobispo de Nueva York y de Norteamrica.

Tres iglesias autnomas tambin gozan de gran independencia, aunque la eleccin de su Primado est sujeta a la aprobacin nominal de la iglesia madre. sas son las iglesias de Creta y de Finlandia, bajo Constantinopla, y la iglesia de Japn, bajo Mosc. Las iglesias autocfalas y autnomas difieren notoriamente en tamao y membreca. Las iglesias de Rusia (50-90 millones) y de Rumania (21 millones) son con mucho las ms grandes, mientras que algunas de los antiguos patriarcados del Oriente Medio, includa la de Constantinopla, se reducen a pocos miles de miembros.

No obstante, el patriarca de Constantinopla tambin tiene jurisdiccin sobre las iglesias de habla griega y controla, por ejemplo, la arquidicesis griega de los Estados Unidos, que es distinta de la iglesia Ortodoxa en EEUU, contada entre las iglesias autocfalas. En Grecia la iglesia ortodoxa es la religin establecida; largo tiempo perseguida en la URSS y dems pases comunistas de Europa del Este, experiment una renovada libertad con la abolicin de restricciones a la religin durante la poca de Gorbachov.

Historia

Histricamente, la iglesia ortodoxa contempornea es la continuadora directa de las comunidades cristianas ms tempranas fundadas en regiones del Mediterrneo oriental por los apstoles de Jess. Los subsecuentes destinos del cristianismo en esas zonas fueron formados por la transferencia (320) de la capital imperial de Roma a Constantinopla por Constantino I. Por consiguiente, durante los primeros ocho siglos de historia cristiana los ms importantes progresos intelectuales, culturales y sociales en la iglesia cristiana tambin ocurrieron en esa regin; por ejemplo, todos los concilios ecumnicos de ese perodo se reunieron en Constantinopla o en sus cercanas. Los misioneros que venan de Constantinopla convirtieron al cristianismo a los eslavos y otros pueblos de la Europa del Este (Bulgaria, 864; Rusia, 988) y tradujeron la Escritura y textos litrgicos a los idiomas vernculos de esas reas. As, la liturgia, tradiciones y prcticas de la iglesia de Constantinopla fueron adoptadas por todos y todava proporcionan a los modelos y ethos bsicos de la Ortodoxia contempornea.

Estos progresos, sin embargo, no siempre fueron consistentes con la evolucin del cristianismo occidental, donde al obispo de Roma, el papa, lleg a considerrsele sucesor del apstol Pedro y jefe de la iglesia universal por designio divino. Los cristianos orientales estaban dispuestos a aceptar al papa slo como primero entre los patriarcas; esta diferencia de posiciones explica los varios incidentes que se fueron conviertiendo en serio distanciamiento entre Oriente y Occidente. Uno de los conflictos ms vehementes se refiri a la clusula del filioque del Credo de Nicea, que la iglesia occidental agreg unilateralmente al texto original.

El cisma se desarroll gradualmente. El primer quiebre importante se produjo en el siglo IX cuando el Papa se neg a reconocer la eleccin de Focio como patriarca de Constantinopla. A su vez, Focio cuestion el derecho del papado a normar esa materia y denunci la clusula del filioque como innovacin occidental. Los crecientes conflictos entre Oriente y Occidente alcanzaron otro clmax en 1054, cuando se intercambiaron anatemas mutuos (Gran Cisma). El saqueo de Constantinopla en la Cuarta Cruzada (1204) acrecent la hostilidad del Este hacia Occidente. Las tentativas de reconciliacin en los Concilios de Lyon (1274) y de Florencia (1438-39) no tuvieron xito. Cuando el papado se autodefini infalible (Concilio Vaticano I, 1870), la separacin entre Oriente y Occidente se hizo ms amplia. Slo desde el Concilio Vaticano II (1962-65) se ha revertido esta tendencia, con serios intentos de mutuo entendimiento.

Doctrinas y prcticas

La iglesia ortodoxa reconoce autoridad a las decisiones de los siete concilios ecumnicos convocados entre 325 y 787 y definieron las doctrinas bsicas sobre la Trinidad y la Encarnacin. En sigloos posteriores los Concilios Ortodoxos tambin dieron finiciones doctrinales sobre la gracia (1341, 1351) y tomaron posicin respecto de las enseanzas occidentales. La iglesia Ortodoxa acepta las tradiciones del cristianismo primitivo incluyendo los mismos sacramentos que la iglesia catlica -aunque en la iglesia Ortodoxa la eucarista y la confirmacin se confieren a los nios-, y el episcopado y el sacerdocio entendidos a la luz de la sucesin apostlica. Los hombres casados pueden ser sacerdotes, pero no as los obispos y monjes. La veneracin a Maria como madre de Dios es esencial para el culto ortodoxo, y la tradicin litrgica ortodoxa enfatiza la intercesin de los santos.

Despus de una controversia temprana en el tema, las imgenes, o iconos, de Cristo, de la Virgen Maria y de los santos fueron considerados testigos visibles del hecho de que Dios se hizo carne humana en la persona de Jess. La liturgia de la iglesia ortodoxa se conoce como Rito Bizantino; se ha traducido del griego a muchos idiomas, incluso el antiguo eslavnico eclesistico de la Iglesia Ortodoxa Rusa. La liturgia siempre se canta, y la comunin se distribuye a la congregacin en ambas especies (pan y vino).

El monasticismo, que tuvo su origen en el oriente cristiano (Egipto, Siria, Capadocia), ha sido siempre considerado en la iglesia ortodoxa como ministerio proftico de hombres y mujeres que con su modo de vida muestran la accin del Espritu Santo. Los cristianos ortodoxos todava consideran a la repblica monstica del Monte Athos, en Grecia, como un centro de vitalidad espiritual.

Generalmente la iglesia ortodoxa ha estado muy abierta al movimiento ecumnico contemporneo. Una a una, todas las iglesias autocfalas han adherido al Concejo Mundial de Iglesias, inciado por los Protestantes, sin modificar su propio enfoque sobre la unidad cristiana pero considerando al Concejo como foro aceptable para el dilogo y la cooperacin con otros cristianos. Los Ortodoxos estimaron las recientes medidas de la iglesia catlica y los decretos del Concilio Vaticano II como bases de trabajo prometedoras para el futuro, y esta positiva reaccin fue atestiguada por varias reuniones entre lderes ortodoxos y catlicos, incluyendo la participacin de los representantes vaticanos en las ceremonias del milsimo aniversario del cristianismo ruso en 1988.

John Meyendorff

Bibliografa
D Attwater, Las iglesias cristianas de Oriente (1962) y Santos de Oriente (1962); D Constantelos, La Iglesia ortodoxa griega (1982); D Drillock y J Erickson, eds., Liturgia divina (1982); J Ellis, La Iglesia Ortodoxa Rusa: Una History Contempornea (1986); J. Forest, Peregrino a la iglesia rusa (1988); J M Hussey, La iglesia ortodoxa en el imperio bizantino (1986); N Lernor, La cristiandad de Oriente (1961); J Macha, Unificacin Eclesistica: Un marco terico (1974); J Meyendorff, Teologa de Bizancio: Tendencias histricas y tpicos doctrinales (1987), y La Iglesia Ortodoxa, su pasado y su papel en el mundo de hoy (1962); J Paraskevas, y F Reinstein, La Iglesias ortodoxa de Oriente (1969); L J Rogier, ed., Los siglos cristianos (1962-78); S Runciman, Estilo y Civilizacin Bizantinos (1975) y La gran iglesia en cautividad (1968); S Salaville, Introduccin al estudio de las liturgies de Oriente (1938); T. Ware, La Iglesia Ortodoxa (1963); N Zernov, La cristiandad de Oriente (1961).


La Tradicin Ortodoxa

Informacin Avanzada

La tradicin ortodoxa es la tradicin teolgica asociada generalmente a las iglesias nacionales del Mediterrneo oriental y la Europa del Este y principalmente al Patriarcado Ecumnico de Constantinopla, cuya caracterstica distintiva es la preservacin de la integridad de las doctrinas de los Padres de los siete Concilios ecumnicos de los siglos IV a VIII. En pocas medievales las iglesias de la tradicin ortodoxa eran principalmente las de habla griega; en pocas modernas han sido predominante eslavos.

Naturaleza de la teologa ortodoxa

Los primeros dos Concilios, Nicea I (325) y Constantinopla I (381), establecieron los fundamentos de la teologa ortodoxa al adoptar la declaracin conocida comnmente como Credo de Nicea. Esta frmula estableci el principio bsico del Trinitarismo, que declara la igualdad substancial de Dios Hijo con Dios Padre, especficamente en refutacin del arrianismo.

El tercer Concilio, de Efeso (431), rechaz el Nestorianismo al afirmar que en Cristo lo divino y lo humano se unieron en una sola persona, el Verbo hecho carne. En su embate ms importante esta afirmacin fij la premisa de la Cristologa ortodoxa; tambin sent las bases para el desarrollo de la doctrina referente a Maria. En tanto que el Cristo era Dios encarnado, la Virgen era "madre de Dios" (Tetokos, "portadora de Dios"), no simplemente madre de un ser humano corriente. Consecuente con esta declaracin la Ortodoxia expres gran respeto por Mara, postulando su virginidad perpetua y vida sin pecado, pero continu escptica de los dogmas catlicos posteriores, de la inmaculada concepcin y de la asuncin.

Los tres Concilios siguientes, Calcedonis (451), Constantinopla II (553), y Constantinopla III (680) enfrentaron en su desarrollo la hereja del monofisismo, definiendo an ms para los ortodoxos su Cristologa, segn la cual en la nica persona de Cristo hay dos naturalezas completas, la humana y la divina, incluyendo dos voluntades.

El sptimo concilio, Nicea II (787), en medio de la disputa sobre la iconoclastia, defini la doctrina de las imgenes que representaban a Cristo y los santos, requiriendo a los fieles venerarlas, pero no adorarlas. Con posterioridad a este concilio, cuyos decretos no fueron aprobados por el papado romano (aunque no estraban en conflicto con la doctrina catlica), la divergencia de la Ortodoxia respecto de la teologa cristiana occidental se hizo crecientemente mayor. Los iconos pintados se convirtieron en smbolos particulares de Ortodoxia, en tanto unieron la doctrina correcta con el culto correcto, significados gemelos de la palabra, y esta percepcion llev a designar como "triunfo de la Ortodoxia", la restauracin final de iconos en las iglesias de bizantinas el primer domingo de Cuaresma del ao 843.

Para los ortodoxos, la imagen artstica reiter la verdad que Dios invisible se haba hecho visible en el Hijo de Dios encarnado, que era la imagen perfecta de Dios; la imagen condujo a la persona representada hacia quien la contemplaba, as como el Verbo encarnado le trajo a Dios al hombre.

Desde Nicea II no ha sido posible ningn concilio genuinamente ecumnico, debido a la defeccin (segn la opinin ortodoxa) de la Sede romana, y por ende tampoco ha sido posible una nueva declaracin absolutamente definitiva del dogma ortodoxo. De esto deriva la identidad auto-consciente de la Ortodoxia como la iglesia de los siete concilios, y su sentido de misin en preservar la fe de los primeros padres de la iglesia. Pero la teologa ortodoxa no se estanc en siglos subsiguientes, ya que las circunstancias cambiantes y los progresos en las dems teologas desafiaron a los autores ortodoxos a refinar y a reelaborar sus concepciones de la f presupuestados por los decretos patrsticos.

Tales formulaciones han adquirido considerable autoridad por las aprobaciones enunciadas en concilios locales o por acuerdos comunes de largo plazo dentro de la Ortodoxia, aunque no tienen la autoridad cannica de los decretos ecumnicos, que la Ortodoxia considera divinamente inspirados y por lo tanto infalibles. Cuando una declaracin recibe amplia aceptacin entre las iglesias ortodoxas, adquiere el estatus de "libro simblico".

La dimensin teolgica del cisma con el catolicismo occidental se bas sobre todo en el rechazo ortodoxo a la pretensin de Roma respecto de que su obispo era el sucesor nico de Pedro, con la consiguiente prerrogativa de definir el dogma. Aunque conceda cierta primaca honorfica al papado, la Ortodoxia vio a todos los obispos de recta enseanza como igualmente sucesores de Pedro, de los cuales deriv el requisito de que slo los concilios genuinamente ecumnicos y episcopales podan obligar la conciencia del creyente. En consecuencia, la Ortodoxia ha rechazado esas doctrinas, que considera innovaciones romanas.

El ms clebre motivo de controversia entre la Ortodoxia y la teologa occidental surgi con la insercin de la clusula del filioque en el credo de Nicea poco despus del siglo VIII. Adems de rechazar esta interferencia no conciliar a los decretos de los Padres, la Ortodoxia vio en la afirmacin de que el Espritu Santo "procede el Padre y del Hijo" la suposicin de dos principios originarios dentro de Dios que niegan la integridad de la Trinidad. La mayora de los autores ortodoxos podra aceptar una formulacin segn la cual el Espritu proceda "del Padre a travs de, o con, el Hijo" siguiendo al principal maestro ortodoxo medieval, Juan de Damasco; pero hasta que haya un Concilio ecumnico, sta seguir siendo simplemente "enseanza teolgica" (theologoumena).

En la denuncia de las dems cuestiones doctrinales en las que se podran identificar innovaciones catlicas, la Ortodoxia ha sido menos firme que en la del filioque. Sobre el estado de las personas despus de la muerte, la Ortodoxia rechaza la nocin del purgatorio como lugar distinto al cielo y al infierno. Al mismo tiempo concede que hay un perodo intermedio de dolor temporal en el cual los destinados al cielo hacen penitencia por sus pecados; ms an, la plena bienaventuranza, incluso para los santos, no se alcanza hasta despus del juicio final de Cristo. Por consiguiente, la oracin por los muertos puede ser eficaz. Siguiendo la resolucin occidental del dogma de la presencia real en la Eucarista, los ortodoxos adoptaron la traduccin literal de "transubstanciacin" al griego (metousiosis). Pero en una distincin que tuvo implicancias teolgicas y litrgicas, la Ortodoxia insisti en que el milagro de la transformacin no ocurre con la pronunciacin del celebrante de las palabras "Este es mi cuerpo", sino por la invocacin del Espritu Santo en la epclesis "enva Tu Espritu Santo para que haga que el pan sea el cuerpo de Tu Cristo". Esta diferencia indica la sensibilidad de la Ortodoxia al Espritu, que ha sido mayor que la generalmente evidente en occidente.

La Ortodoxia concord con el catolicismo en reconocer siete sacramentos, aunque sin insistir en la significacin absoluta del nmero. Los dos sacramentos claramente evanglicos, bautismo y Comunin, junto con la confirmacin (llamada Crismacin por los ortodoxos y administrada inmediatamente despus de bautismo), tuvieron un lugar ms prominente que el resto. Los ortodoxos siempre criticaron a Occidente el no usar la inmersin como el modo apropiado de bautizar, aunque muchos reconocen la validez de la aspersin en nombre de la Trinidad. Los ortodoxos bautizan por inmersin triple, tanto a adultos como a nios. El uso ortodoxo del pan leudado en la Eucarista, en vez de las hostias cimas de Occidente, era sobre todo una cuestin litrgica, aunque se le dio significado teolgico por la explicacin de que la levadura simboliza la alegra evanglica, en contraste con el rgimen "Mosaico" de la prctica catlica.

Su doctrina de la iglesia distingue muy claramente a la Ortodoxia de todas las dems teologas. Segn esta doctrina la iglesia visible es el cuerpo de Cristo, una comunin de creyentes encabezada por un obispo y unida por la Eucarista, y en la que permanece Dios; como tal, aunque los miembros individuales son pecadores falibles, la iglesia se estima infalible. Esta Iglesia verdadera es por definicin la iglesia ortodoxa, que es "una, santa, catlica y apostlica", de la que estn separadas otras iglesias, es decir, la Iglesia abarca a los creyentes que permanecen en membreca con, y sumisin a, el concierto de patriarcados histricos, Jerusaln, Antioqua, Alejandra, Constantinopla y Roma. (Cuando Roma se separ del conjunto, Mosc asumi como miembro de la pentarqua, aunque el puesto de Roma le sigue reservado para que lo reasuma si renuncia a su obstinacin.)

La infalibilidad de la iglesia valida la autoridad de la tradicin a la par con la de las Escrituras. Es ms, la tradicin estableci tanto el canon como la interpretacin de esa Escritura y por lo tiene toma precedencia lgica sobre sta. Sin embargo, el cmo determinar en forma precisa lo que ensea la tradicin sigue siendo una pregunta parcialmente abierta para la Ortodoxia, puesto que a ningn cargo se le reconoce autoridad definitiva para la iglesia entera, tal como el papado la tiene para el catolicismo romano. En principio la iglesia habla autorizadamente a travs de los concilios episcopales; pero esta pretensin slo da un paso atrs al asunto porque plantea la cuestin de qu valida cules reuniones de obispos como genuinas, ms que los concilios "ladrones" (como se designa al Concilio de Constantinopla de 754). En ltimo trmino la Ortodoxia confa en que el Espritu Santo permanece con la iglesia y de su propia misteriosa manera conduce y preserva a su pueblo en toda la verdad. En la prctica esta confianza otorga cierta libertad dentro de lo que de otro modo podra ser un traditionalismo sofocante.

Historia de la Ortodoxia

La teologa de la ortodoxia se puede dividir en dos perodos, el bizantino y el moderno. Durante el milenio del imperio de Bizancio hasta 1453, la teologa Ortodoxa madur estrechamente asociada a l. Siguiendo el ejemplo de Constantino I y el Concilio de Nicea, los emperadores convocaban los Concilios y se pronunciaban en materias teolgicas, lo que proporcion una dbil base para hablar de "csaropapismo" en la poca bizantina. En este perodo surgieron tres de los principales nfasis de la Ortodoxia: la teologa como apofacticismo, el conocimiento como iluminacin, y la salvacin como deificacin.

Basndose principalmente en Dionisio el pseudo-Areopagita, autor del siglo VI, los ortodoxos insistieron en que Dios en su naturaleza est ms all de cualquier comprensin. Los seres humanos no pueden saber nada sobre el ser de Dios, y por lo tanto todas las afirmaciones teolgicas deben ser de forma negativa, o apofctica: Dios es inmutable, inamovible, infinito, etc. Incluso una afirmacin aparentemente positiva slo tiene significado negativo; por ejemplo, decir "Dios es espritu" es en realidad afirmar su incorporalidad. La teologa, entonces, no es una ciencia de Dios, lo que es imposible, sino su revelacin. Lo que se sabe de Dios no es necesariamente cierto sino que es lo El elige divulgar, aunque en ese sentido es de hecho conocimiento verdadero.

Tal teologa de la negacin condujo a la elevacin de la experiencia espiritual a un rol al menos igual al de la racionalidad como principio epistemolgico en teologa. Mximo el Confesor, principal maestro de la Ortodoxia en el siglo XII, afirm: "una mente perfecta es aquella que, por verdadera f, en ignorancia suprema conoce al supremamente incognoscible". El conocimiento de Dios viene de la iluminacin, la visin interna de la luz verdadera, porque "Dios es luz". De esta percepcin se deriva la caracterstica fascinacin ortodoxa con la transfiguracin de Jess, cuando la luz de su deidad fue supremamente revelada a los apstoles. Tambin foment el Heiscasismo, en el que la visin divina del mstico lleg a ser un emprendimiento teolgicamente significativo. Es por esto que a la teologa orthodoxa tambin se la llama, con igual validez, "espiritualidad ortodoxa". El principal exponente de este aspecto de la Ortodoxia fue Gregorio Palamas en el siglo XIV.

El concepto ortodoxo de la salvacin como deificacin abarc la metodologa contemplativa implicada en la visin de la iluminacin. Solamente los "puros de corazn" ven a Dios, y la pureza slo viene por la gracia divina en la economa de la redencin. Los que son redimidos mediante la encarnacin, que el NT llama "hijos de Dios" y "compartidores de la naturaleza divina", son deificados, es decir, llegan a ser dioses creados, en contraste con los no creados. "Dios se hizo hombre para que podamos ser hechos Dios", dijo Atanasio de Alejandra; y Mximo el Confesor declar: "cuando es deificado por gracia, uno se convierte en todo lo que Dios es, excepto una identidad de la naturaleza". Con esta vista personalstica de la salvacin la Ortodoxia divergi del nfasis jurdico que Occidente hered a travs de Augustn de Hipona, a quien los ortodoxos no pudieron aceptar cmodamente como Doctor de la Iglesia. La teologa ortodoxa vio al hombre como llamado a conocer a Dios y compartir su vida, para ser salvado no por la actividad externa de Dios o por la comprensin por parte de aqul de las verdades proposicionales, sino que siendo deificado.

En suma, la era bizantina instaur el mayor misticismo, intuicin y corporatismo de la Ortodoxia, en vez de la orientacin filosfica, escolstica y forense de Occidente.

En el perodo posterior a 1453 los dos acontecimientos que ms influenciaron la evolucin de la Ortodoxia fueron la cada del Imperio Bizantino y la divisin del cristianismo occidental. El fin del patrocinio imperial aument la autonoma del episcopado y promovi la contribucin rusa a la herencia ortodoxa; la teologa de la Reforma permiti a la Ortodoxia elegir entre varias expresiones alternativas de la doctrina cristiana. Desde luego, estos progresos tendieron a poner a la Ortodoxia a la defensiva y la molde en el papel de reaccionante ms que de actor, en el que frecuentemente pareci ser el ala reaccionaria de la cristiandad. Sin embargo la sobrevivencia del vigor ortodoxo se evidenci en los escritos de varios telogos, y el ecumenismo del siglo XX ha abierto nuevas posibilidades para una contribucin ortodoxa a la teologa.

Melanchthon hizo la apertura protestante inicial a la Ortodoxia cuando envi una traduccin griega de la Confesin de Augsburgo al patriarca Joasaf de Constantinopla, solicitndole considerarla una fiel interpretacin de la verdad cristiana. Jeremas, su sucesor, respondi ms de veinte aos despus condenando numerosos "errores" protestantes, incluyendo la justificacin slo por la f, la sola Scriptura, el rechazo a los iconos y a la invocacin de los santos, la predestination agustiniana y el filioque.

Una respuesta bastante diferente hacia la Reforma vino del patriarca Cirilo Lucaris, elegido en 1620, que compuso un confesin que articulaba un sistema esencialmente Calvinista. El trabajo de Cirilo constituy una aberracin en la historia de la Ortodoxia; su obra fue condenada formalmente despus de su muerte en 1638, por un snodo en Jerusaln treinta y cuatro aos ms tarde. Pero provoc dos importantes declaraciones de la doctrina ortodoxa. En la primera apareci el liderazgo ruso cuando el Metropolitano Pedro Mogila de Kiev compuso su confesin, una refutacin completa de Cirilo, basada en la Ortodoxia tradicional; el trabajo de Mogila fue aprobado, con enmiendas, por los patriarcas Orientales en 1643. La segunda fue la confesin del patriarca Dositeo de Jerusaln, aprobado por el snodo de 1672.

Estos dos documentos continuaron siendo la definicin estndar de Ortodoxia en el perodo moderno. Alinearon a la Ortodoxia con el lado catlico en la mayora de sus principales disputas doctrinales con la teologa Reformada, por ejemplo, en la relacin de la tradicin con la Escritura, la veneration de santos e imgenes, el nmero y significado de los sacramentos, la fe y las obras en la salvacin. Slo en dos cuestiones estuvieron de parte de los Protestantes: la autoridad papal y el canon de las Escrituras. Los ortodoxos continuaron contra protestantes y catlicos en su acuerdo con el filioque, y la concepci agustina del pecado original. La Ortodoxia niega el pecado original; el hombre nace mortal y por lo tanto peca, y no al revs, como habitualmente plantea Occidente.

Pero la importancia de los acuerdos ortodoxos con el catolicismo o el protestantism era ms aparente que real, en la medida en que los respectivos principios de autoridad diferan fundamentalmente. Para la Ortodoxia, la autoridad dogmtica segua arraigada en la comunidad de la iglesia, representada por la sucesin episcopal de los apstoles, y no en la supremaca del papado ni en la exgesis evanglica de las Escrituras, que para la mente ortodoxa representaban el dominio del racionalismo, del legalismo y del individualismo por sobre la verdadera comunidad de creencia y culto de los fieles. Para designar este principio comunitario los telogos rusos modernos proporcionaron el definitivo pero intraducible trmino sobornost' (aproximadamente, "comunin"). La "Sobornost' es el alma de la Ortodoxia" declar Alexis Jomikov, telogo laico del siglo XIX.

Pasada la mitad del siglo XIX los progresos ms creativos en la Ortodoxia vinieron de autores rusos, como Vladimir Solovyev, Nikolai Berdyaev, Sergei Bulgakov y Georges Florvosky, y de profesores de los seminaries rusos en Pars y Nueva York, especialmente Alexander Schmemann y John Meyendorff. Su obra es demasiado reciente para ser incorporada a la esencia de la Ortodoxia, pero atestigua la continua vitalidad de la tradicin. Todos estos hombres, cada uno a su manera, han trabajado activamente en pro de la reunificacin de la cristiandad. El peso de su testimonio ecumnico ha sido que la unidad genuina se puede alcanzar no en base al mnimo comn denominador entre las iglesias cristianas, sino al acuerdo sobre la totalidad de la tradicin comn contenida en los concilios ecumnicos y preservada autnticamente slo por la Ortodoxia.

P D Steeves

Bibliografa
Juan de Damasco, Obras; G Maloney, Historia de la teologa ortodoxa desde 1453; V Lossky, La Teologa Mstica de la I glesia de Oriente; J Meyendorff, Teologa de Bizancio; J Pelikan, La tradicin cristiana III; El Espritu de la Cristiandad de Oriente; Los siete concilios ecumnicos de la iglesia unida. N P N F, XIV; P Schaff, ed., Credos de la cristiandad, II, 445 - 542; A. Schmemann, El camino histrico de la ortodoxia oriental; N Zernov, La Cristiandad del Este; K Ware, La Manera Ortodoxa


Esta traduccin ha sido hecha por: Mara Victoria Castillo


La presentacin original (en ingls) de este documento est en English language

E-mail a: Spanish e-mail

La pgina web principal de CREER (y el ndice a los temas) est en: http://mb-soft.com/believe/beliespm.html