Hechos de los Apóstoles

Información de carácter general

Los Hechos de los Apóstoles son el quinto libro del Nuevo Testamento, escrito entre 70 y 90 A.D. por el autor del Evangelio según Lucas. Los Hechos son un recuento de la predicación temprana sobre Jesucristo, el crecimiento de la comunidad cristiana primitiva y la difusión del mensaje cristiano. Cubre el período desde la ascensión de Cristo (capítulo 1) y Pentecostés, hasta la visita de San Pablo a Roma, donde fue puesto bajo arresto domiciliario.

Los primeros capítulos de los Hechos contienen un retrato idílico de la comunidad de Jerusalén orando junta, practicando la propiedad común y predicando. El autor atribuye la vitalidad y la actividad del cristianismo al Espíritu Santo, que juega un rol prominente en los Hechos. Los discursos constituyen un tercio del libro, y los sermones iniciales de Pedro resumen el mensaje según lo entendido por el autor de Hechos. Tres de las ideas dominantes son que Cristo es el cumplimiento de las promesas del Antiguo Testamento, que la salvación llega por Su intermedio y que la comunidad cristiana es el nuevo pueblo elegido.

CREER
Religioso
Información
Fuente
página web
Nuestra lista de 1.000 Temas Religiosos
E-mail
Después del capítulo 10 el énfasis cambia a la difusión del cristianismo a los gentiles mediante la obra misionera de San Pablo. En contraste con documentos anteriores del Nuevo Testamento, tales como 1 Tesalonicenses escrito por San Pablo alrededor de 51 A.D., el fin del mundo no es inminente sino que ha retrocedido hacia un vago y distante futuro. La composición misma de los Hechos centra la atención en el presente y en propagar el cristianismo "a los extremos de la Tierra" (1:8). Así los Hechos son una cuenta bastante detallada del cristianismo temprano en su progreso de Jerusalén a Roma.

Anthony J Saldarini
Bibliografía
D S Crowther, Atlas y esquema de los Hechos de los Apóstoles (1983); E Haenchen, Los Hechos de los Apóstoles: Comentario (1971); E F Harrison, Interpretación de Los Hechos (1986).


Hechos de los Apóstoles

Información General

Hechos de los Apóstoles es el quinto libro del Nuevo Testamento. Segunda parte de un trabajo histórico, del que el Evangelio según Lucas es el primer volumen, los Hechos son la historia del desarrollo del cristianismo bajo el impulso del Espíritu Santo. Este es una figura tan prominente en los Hechos que a veces a este libro se le ha llamado

Evangelio del Espíritu Santo.

Autoría

Los eruditos concuerdan en que los Hechos de los Apóstoles fueron escritos por la misma persona que escribió el Evangelio de Lucas. Sin embargo, y puesto que el libro mismo no llevaba originalmente ni título ni nombre de su autor, la identidad de esta persona está lejos de ser clara. Ya en el siglo II la obra se atribuía a San Lucas, el compañero de San Pablo.

La investigación reciente, no obstante, ha llevado a la opinión de que el autor tuvo a su disposición nada más que el diario de viaje del que en realidad era un compañero de San Pablo. El autor pudo haber sido entonces uno de los numerosos primeros cristianos conocidos más tarde sólo por las anónimas piezas literarias que escribieron, pero para la conveniencia de la referencia, los eruditos siguen refiriéndose al autor como Lucas.

Fecha de la composición

Algunos de los textos (Hechos 16:10-17, 20:5-21:18, 27:1-28:16) aluden al autor como uno de los “nosotros” que viajaban con Pablo, pero no mencionan la ejecución de éste, así como no hacen referencia a sus cartas. Por consiguiente, algunos eruditos han razonado que el libro fue escrito antes de la muerte de Pablo (circa 61) y después de la recopilación de sus cartas a comienzos del siglo II; pero dado que los Hechos tienen por objeto fungir como segundo volumen, el libro debe ser al menos ligeramente posterior al Evangelio de Lucas, que casi con certeza es posterior al de Marcos. El resultado es situar los dos volúmenes de Lucas en alrededor de las dos últimas décadas del siglo I.

Contenido

Con un comienzo que se traslapa con el final del Evangelio de Lucas, los Hechos cuentan la historia del nacimiento de la iglesia en Jerusalén (caps. 1-5); el martirio de Esteban y la conversión de Pablo(caps. 6-9); la apertura de los ojos de Pedro a la intención de Dios de incluir a los gentiles en la iglesia (caps. 10.12); los viajes misioneros de Pablo (caps. 13-19); el último viaje de Pablo a Jerusalén (caps. 20-21); su arresto, prisión y audiencias en Jerusalén y Cesárea (caps. 21-26); y finalmente, su viaje a Italia y su confinamiento en una prisión romana en la que aguarda juicio ante César (caps. 27-28). Así pues, los acontecimientos descritos en el libro se enmarcan dentro de la expansión de la iglesia desde sus inicios en Jerusalén, a través del Imperio, hacia Roma.

Cubriendo un período de aproximadamente 30 años, la historia proporciona valiosos antecedentes de la iglesia judeo-cristiana en Palestina conducida por Pedro y Santiago, pero tiene su mayor énfasis en el notable crecimiento de la misión a los gentiles, emprendida por Pablo, que de ese modo es su primer “héroe” en lo humano. Particularmente significativos son los numerosos discursos del personaje principal; aquel en el Areópago en Atenas (cap. 17) puede haber sido propuesto por Lucas como modelo de la prédica del evangelio al mundo gentil.

J. Louis Martyn


Hechos de los Apóstoles

Reseña

1. Orígenes de la iglesia en Jerusalén (1:1-8:3)

2. Transición del ministerio judío al gentil, incluyendo la predicación en Samaria (cap. 8), la conversión de Pablo (cap. 9) y el comienzo del trabajo a gentiles en Cesárea (cap. 10) y Antioquía (caps. 11, 12)

3. Viajes misioneros de Pablo (caps.13 a 28)


Hechos de los Apóstoles

Información Avanzada

Hechos de los Apóstoles es el título ahora dado al quinto y último de los libros históricos del Nuevo Testamento. El autor lo estructura en un "tratado" (1:1). Inicialmente se le llamó "Hechos", "Evangelio del Espíritu Santo" y "Evangelio de la Resurrección". En rigor, no contiene alusión alguna a los Apóstoles excepto Pedro y Pablo; menciona a Juan sólo tres veces y todo lo que se consigna de Santiago, hijo de Zebedeo, es su ejecución por Herodes. Es, pues, no la historia de los "Hechos de los Apóstoles", título dado al libro en fecha posterior, sino la de "Hechos de Apóstoles" o, más exactamente, "Algunos hechos de cierto apóstoles". En lo que concierne a su autoría, fue ciertamente obra de Lucas, el "querido médico" (comp. Lucas 1:1-4; Hechos 1:1); esta es la tradición única de la antigüedad, aunque en ninguna parte el autor hace mención de sí mismo por su nombre. El estilo y lenguaje del Evangelio de Lucas y de los Hechos, y el uso de palabras y frases comunes a ambos, consolidan esa opinión.

El autor aparece por primera vez en la narración en 16:11, y desaparece hasta la vuelta de Pablo a Filipo dos años después, cuando él y Pablo dejaron juntos ese lugar (20:6), y de ahí en adelante los dos parecen haber sido compañeros constantes hasta el final. Él estaba ciertamente con Pablo en Roma (28; Col. 4:14), de modo que escribió buena parte de la historia a partir de la observación personal; para lo que estaba más allá de su propia experiencia, contaba con las instrucciones de Pablo. Si, como es muy probable, 2 Tim. fue escrito durante el segundo encarcelamiento de Pablo en Roma, Lucas estaban con él entonces como su fiel compañero hasta el fin (2 Tim. 4:11).

De su historia posterior no tenemos información fidedigna. El propósito del Evangelio de Lucas era mostrar el carácter y obra de Cristo como se vé en su historia hasta que les fue arrebatado a sus discípulos y llevado al cielo; y el de los Hechos, como su continuación, ilustrar el poder y efecto del Evangelio cuando se le predica entre todas las naciones, "partiendo por Jerusalén". Las frases iniciales de los Hechos son nada más que la ampliación y explicación de las palabras finales del Evangelio. Lo que tenemos en este libro es la continuación de la historia de la Iglesia después de la ascensión de Cristo.

Lucas sigue aquí la historia en el mismo espíritu en el que lo había empezado. Es solamente el libro de los comienzos, una historia de la fundación de iglesias, los pasos iniciales en la formación de la sociedad cristiana en los diversos lugares visitados por los Apóstoles. Registra un ciclo de "acontecimientos representativos". A través de todo el relato vemos el poder omnipresente, omnímodo, del Salvador eterno; Él lo obró todo y en todos al difundir su verdad entre los hombres por su Espíritu y por la instrumentalización de sus apóstoles. La época de escritura de esta historia se puede deducir del hecho de que la narración se extiende hasta el fin del segundo año del primer encarcelamiento de Pablo en Roma; en consecuencia, no habría podido ser escrita antes del 61 o 62 A.D., ni después de fines de 63 A.D. Probablemente Pablo fue ejecutado durante su segundo encarcelamiento, alrededor de 64 A.D. o, como algunos creen, 66. El lugar donde se escribió el libro fue probablemente Roma, a donde Lucas acompañó a Pablo.

El clave del contenido del libro está en 1:8, "Daréis testimonio de Mí en Jerusalén, y en todo Judea, y en Samaria, y en los confines de la Tierra". Después de referirse a lo que se había consignado en un "tratado anterior" de los refranes y obras de Jesucristo antes de su ascensión, el autor narra las circunstancias relativas a ese acontecimiento, y luego registra los hechos principales referentes a la expansión y triunfos del cristianismo en el mundo durante un período de cerca de treinta años. El recuento empieza con Pentecostés (33 A.D.) y termina con el primer encarcelamiento de Pablo (63 o 64 A.D.). Todo el contenido del libro se puede dividir en estas tres partes: (1.) Caps. 1-12, que describen los primeros doce años del Iglesia cristiana. Esta sección ha sido llamada "de Jerusalén a Antioquía"; contiene la historia del establecimiento y expansión de la iglesia entre los judíos por el ministerio de Pedro. (2.) Caps. 13-21, viajes misioneros de Pablo; narra la divulgación e instauración de la iglesia entre los gentiles. (3.) Caps. 21-28, Pablo en Roma, y los acontecimientos que condujeron a ello; a los caps. 13-28 se les ha denominado "De Antioquía a Roma".

Es digno de notar que en este libro no se menciona que Pablo escribiera ninguna de sus epístolas, lo que se puede explicar por el hecho de que el autor se limitó a la historia de la instalación de la iglesia, y no a la de su entrenamiento o edificación. Sin embargo, la relación entre esa historia y las epístolas de Pablo es tal, esto es, saca a luz tantas coincidencias inesperadas, que prueba la autenticidad y fidelidad de ambas, como tan hábilmente muestra Paley en su Horce Paulince. "Ninguna obra antigua presenta tantas pruebas de veracidad; ninguna otra, ya sea judía, griega o romana, tiene tan numerosos punto de contacto en todas direcciones con la historia, la política y la topografía contemporáneas". (Véase Pablo).


Apóstol

Información Avanzada

Persona enviada por otra; mensajero; representante. Esta palabra se utiliza una vez como designación descriptiva de Jesucristo, Enviado del Padre (Heb. 3:1; Juan 20:21); generalmente se la emplea como designación del grupo de discípulos a los que El confió la organización de su iglesia y la difusión de su Evangelio, "los doce", como se les llama (Mat. 10:1-5; Marcos 3:14; 6:7; Lucas 6:13; 9:1). Tenemos cuatro listas de los apóstoles, una por cada uno de los evangelistas sinópticos (Mat. 10: 2-4; Marcos 3:16; Lucas 6:14), y una en los Hechos (1:13). No obstante, no hay dos de estas listas que coincidan perfectamente.

Nuestro Señor les dio las "llaves del reino", y por el don de su Espíritu los preparó para ser los fundadores y conductores de su iglesia (Juan 14:16, 17, 26; 15:26, 27; 16:7-15). A ellos, como representantes de su iglesia, les dio la instrucción de "predicar el Evangelio a todas las criaturas" (Matt. 28: 18-20). Después de Su ascensión les comunicó, según les había prometido, dones subrenaturales para calificarlos en el cumplimiento de sus deberes (Hechos 2:4; 1 Cor. 2:16; 2:7, 10, 13; 2 Cor. 5:20; 1 Cor.11:2).

Judas Iscariote, uno de "los doce", cayó por la trasgresión, siendo reemplazado por Matías (Hechos 1:21); Saúl de Tarso fue posteriormente agregado a su número (Hechos 9:3-20; 20: 4; 26:15-18; 1 Tim. 1:12; 2:7; 2 Tim. 1:11). Algo relató Lucas de Pedro, Juan, y los dos Santiago (Hechos 12:2, 17; 15:13; 21:18), pero más allá de eso no sabemos nada históricamente auténtico del resto de los doce iniciales. Después del martirio de Santiago el Mayor (Hechos 12:2), Santiago el Menor vivió generalmente en Jerusalén, mientras que Pablo, "el apóstol de la incircuncisión", viajó habitualmente como misionero entre los gentiles (Gál. 2:8).

Era característico de los apóstoles, y necesario (1) que debían haber visto al Señor, y ser capaces de dar testimonio de El y de Su resurrección, por experiencia personal (Juan 15:27; Hechos 1:21, 22; 1 Cor. 9:1; Hechos 22:14, 15); (2.) haber sido inmediatamente llamados a esa responsabilidad por Cristo (Lucas 6:13; Gál. 1:1). (3.) Era esencial que fueran infaliblemente inspirados, y estuvieran así asegurados contra toda confusión y error en su magisterio público, ya fuera de palabra o por escrito (Juan 14:26; 16:13; 1 Tes. 2:13); (4.) Otra característica era el poder de obrar milagros (Marcos 16:20; Hechos 2:43; 1 Cor. 12:8-11). Por consiguiente, los apóstoles no habrían podido tener sucesores; eran los únicos maestros autorizados de las doctrinas cristianas, y el cargo de apóstol cesó con su primer ocupante. En 2 Cor. 8:23 y Fil.. 2:25 la palabra "mensajero" es la transcripción de la misma palabra griega, traducida por “apóstol” en todas las demás partes.


Esta traducción ha sido hecha por: María Victoria Castillo



La presentación original (en inglés) de este documento está en English language

E-mail a: Spanish e-mail

La página web principal de CREER (y el índice a los temas) está en: http://mb-soft.com/believe/beliespm.html