Concilio Vaticano II

Información General

El Concilio Vaticano II, el consejo 21a ecuménico de la Iglesia Católica Romana, fue anunciada por el Papa Juan XXIII el 25 de enero de 1959. El 11 de octubre de 1962, después de cuatro años de preparación, el Consejo abrió formalmente. Cuatro sesiones convocadas; los últimos tres (1963-65) estuvieron presididas por el Papa Pablo VI, quien sucedió a John como pontífice en junio de 1963. El Consejo terminó el 8 de diciembre de 1965.

A diferencia de anteriores concilios ecuménicos, el Concilio Vaticano II no se llevó a cabo para combatir herejías contemporáneas o hacer frente a difíciles cuestiones disciplinarias, sino que simplemente, en palabras del mensaje de apertura del Papa Juan, para renovar "a nosotros mismos ya los rebaños que nos corresponden, por lo que no puede emitir ante todos los hombres las características adorable de Jesucristo, que brilla en nuestros corazones que el esplendor de Dios se manifieste. "

Los participantes con derecho a voto eran los obispos de la Iglesia Católica Romana, tanto de los ritos occidentales y orientales, los superiores generales de órdenes religiosas exentas, y los prelados con sus propias esferas de competencia especial. Cristianas no católicas iglesias y alianzas y organizaciones de laicos católicos fueron invitados a enviar observadores. Estos observadores, sin embargo, no tenía ni voz ni voto en las deliberaciones del consejo.

CREER
Religioso
Información
Fuente
página web
Nuestra lista de 2.300 Temas Religiosos
E-mail

El consejo produjo 16 documentos - todo lo cual tuvo que ser aprobado por el Papa antes de que se hizo oficial - sobre temas tales como la revelación divina, la sagrada liturgia, la Iglesia en el mundo moderno, los instrumentos de comunicación social, el ecumenismo, Oriental iglesias católicas, la renovación de la vida religiosa, los laicos, el ministerio y vida de los sacerdotes, la actividad misionera, la educación cristiana, la relación de la Iglesia con las religiones no cristianas, y la libertad religiosa. De éstos, los más importantes e influyentes para la vida posterior de la iglesia católica romana han sido la Constitución dogmática sobre la Iglesia, que se prestó renovada importancia al papel de los obispos; la Constitución sobre la Sagrada Liturgia, que autorizó vernacularization de la liturgia y una mayor participación de los laicos, la Constitución Pastoral sobre la Iglesia en el mundo moderno, que reconoció la necesidad de la iglesia para adaptarse al mundo contemporáneo, el Decreto sobre el ecumenismo, y la Declaración sobre la libertad religiosa. En conjunto, estos documentos presentan una iglesia que es ante todo una comunidad de culto y el servicio abierto a diferentes puntos de vista y las tradiciones religiosas.

Aunque el Concilio Vaticano II tuvo un impacto enorme, no puede aislarse de los acontecimientos antes y litúrgica paralelo, teológica, bíblica y social. En algunos casos lo hizo el Consejo iniciará una nueva forma de pensar de la iglesia. Refrendó enfoques específicos, tentativamente, en algunos casos, y plantaron las semillas para otros, posiblemente más radicales, los cambios en el futuro.

Richard P. McBrien

Bibliografía
.. Abbott, WA, ed, los documentos del Vaticano II (1966); Deretz, Jacques, y Adrien Nocent, eds, Diccionario del Consejo (1968); Miller, JH, ed, el Vaticano II:. Una Apreciación Interreligioso ( 1966); Vorgrimler, Herbert, ed, las observaciones sobre los documentos del Concilio Vaticano II, 5 vols.. (1967-1969).


Concilio Vaticano II

Información General

El Concilio Vaticano II fue el concilio ecuménico 21a reconocido por la Iglesia Católica Romana, que se convirtió en el símbolo de la apertura de la Iglesia al mundo moderno. El consejo fue anunciado por el Papa Juan XXIII el 25 de enero de 1959, y celebró 178 reuniones en el otoño de cada uno de los cuatro años sucesivos. La primera reunión fue el 11 de octubre de 1962, y el último el 8 de diciembre de 1965.

De 2908 los obispos y los demás requisitos para asistir, 2.540 de todas partes del mundo participaron en la sesión de apertura. La delegación de EE.UU. de 241 miembros fue el segundo en tamaño sólo a la de Italia. obispos de Asia y África jugaron un papel destacado en las deliberaciones del consejo.

Sólo las naciones comunistas han estado representados de baja densidad, el resultado de las presiones del gobierno. La media de asistencia a las reuniones era 2200.

Los preparativos para el Consejo comenzó en mayo de 1959, cuando el mundo de obispos católicos, facultades de teología, y las universidades se les pidió que hacer recomendaciones para el programa. Trece comisiones preparatorias con más de 1000 miembros fueron nombrados para redactar propuestas de proyectos en una amplia gama de temas. Se prepararon 67 documentos llamados esquemas, un número reducido a 17 por una comisión especial convocada entre 1962 y 1963 las sesiones del consejo. Los miembros votantes del consejo fueron los obispos católicos y los jefes de órdenes religiosas masculinas, pero, en un cambio radical de la práctica anterior, iglesias ortodoxas y protestantes fueron invitados a enviar observadores oficiales delegado. Hombre laicos católicos romanos auditores fueron invitados a la sesión de 1963, durante el cual dos de ellos se dirigió al consejo. auditores de la Mujer se añadieron en 1964. La agenda fue amplia, y los temas discutidos incluyeron los medios de comunicación modernos, las relaciones entre los cristianos y los Judios, la libertad religiosa, el papel de los laicos en la Iglesia, el culto litúrgico, los contactos con otros cristianos y con los no cristianos, tanto teístas y ateos, y el papel y la educación de los sacerdotes y obispos.

Principales documentos y conclusiones

El Consejo emitió 16 documentos, en particular, las constituciones de la revelación divina (Dei Verbum, 18 de noviembre de 1965) y en la Iglesia (Lumen gentium, 11 de noviembre de 1964) y la constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo moderno (Gaudium et spes, 07 de diciembre 1965). La constitución sobre la revelación divina fue informado por los mejores estudios bíblicos modernos. El Consejo explicó la comprensión católica de la forma en la Biblia, la tradición y la autoridad eclesiástica se relacionan entre sí en la exposición de la revelación divina.

La constitución sobre la Iglesia hizo hincapié en una comprensión bíblica de la organización de la comunidad cristiana, en lugar del modelo jurídico que tenía más recientemente dominante. Al calificar la iglesia del "pueblo de Dios", enfatizó que la naturaleza de siervo de oficinas como las de sacerdote y obispo, la responsabilidad colegial, o compartida, de todos los obispos de toda la iglesia, y la llamada de todos los miembros de la iglesia a la santidad y a la participación en la misión de la Iglesia de difundir el evangelio de Cristo. El tono de la constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo moderno se puso en sus palabras de apertura, que declaró que la Iglesia comparte la "alegría y esperanza, el dolor y la angustia de la humanidad contemporánea, especialmente de los pobres y afligidos." Se inició con un análisis teológico de la humanidad y el mundo, luego se volvió a áreas específicas tales como el matrimonio y la familia, culturales, sociales, y la vida económica, la comunidad política, la guerra y la paz, y las relaciones internacionales.

La constitución sobre la liturgia promovió la participación comunitaria más activa en la Misa como el acto central del culto católico público y fue el primer paso en los cambios que en 1971 incluyó la sustitución del latín, la lengua antigua de los servicios, las lenguas vernáculas. Otros documentos buscó un terreno común en el trato con los cristianos ortodoxos y protestantes y con aquellos que no son cristianos. En una salida rara de su política deliberada de evitar condenas, el Consejo deploró "los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo dirigidas contra cualquier momento o desde cualquier fuente en contra de los Judios". delegados norteamericanos jugaron un papel importante en la conformación de la declaración del Consejo defender el derecho universal de libertad religiosa, un documento en el que el pensamiento del teólogo norteamericano John Courtney Murray ocupó un lugar destacado.

El Papa Juan ha puesto en marcha el Concilio Vaticano II con una nota positiva, el establecimiento de sus objetivos como la renovación y actualización (aggiornamento) de la Iglesia Católica Romana y el logro de la unidad cristiana y humana. El Papa Pablo VI, quien continuó el consejo después de la muerte de John en 1963, aprobó los objetivos y añadió que el diálogo con el mundo moderno.

Recepción y oposición

La reacción inicial al Consejo fue en general favorable. Un resultado importante fue el desarrollo de relaciones más estrechas entre las iglesias cristianas. Pero a medida que las corrientes de cambio, algunos de ellos ajenos a todo lo que había ocurrido en el Consejo, seguido de barrido a través de la iglesia, los grupos católicos conservadores romanos comenzaron a temer que las reformas se había vuelto demasiado radicales. la disidencia organizada en superficie, y algunos críticos desafiaron la autoridad tanto del Consejo y de los papas que llevaron a cabo sus decretos. La oposición a los cambios en la liturgia de la iglesia se convirtió en un punto de encuentro para aquellos cuyo descontento con el cambio corrió mucho más profundo.

El líder más prominente de los "católicos tradicionalistas" que rechazó las reformas doctrinales y disciplinarios iniciados por el Concilio Vaticano II fue un arzobispo emérito francés, Marcel Lefebvre, quien en 1970 fundó un grupo internacional conocido como la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X. El declaró que el consejo de reformas "primavera de la herejía y terminan en herejía." Los esfuerzos de reconciliación entre Roma y el Arzobispo Lefebvre sin éxito. El Papa Pablo VI lo suspendió del ejercicio de sus funciones como sacerdote y obispo en 1976, pero continuó sus actividades, incluyendo la ordenación de sacerdotes para servir a las iglesias tradicionalistas. Lefebvre fue excomulgado en 1988.

James Hennesey


Concilio Vaticano II (1962-1965)

Avanzadas de la información

Considerado por los católicos romanos como el consejo de la iglesia XXI ecuménico, el Vaticano II fue un intento deliberado para renovar y poner al día (aggiornamento) todas las facetas de la fe y la vida de la iglesia. Fue convocado en octubre de 1962 por el Papa Juan XXIII, y volvió a reunirse en septiembre de 1963 por su sucesor, el Papa Pablo VI. En total, el Consejo celebró cuatro sesiones anual de otoño, finalmente levantar después de la aprobación de dieciséis textos de gran importancia que fueron promulgadas por el Papa. En la sesión de apertura de 2540 los obispos y otros miembros de la oficina del consejo asistido, y un promedio de 2.300 miembros estaban presentes en la mayoría de votos importantes. El Consejo ha tomado una vida profunda y electrizante de su cuenta. Ante los ojos del mundo que logró en el inicio de una extraordinaria transformación de la Iglesia Católica Romana.

Ocasión y Características

En enero de 1959, el Papa Juan XXIII anunció su intención de convocar un concilio ecuménico. Después de un año de recopilación de sugerencias a través de la iglesia estableció diez comisiones para preparar proyectos de documentos para el Consejo a considerar. Se requirió el Consejo en diciembre de 1961, y lo abrió en la basílica de San Pedro, Roma, el 11 de octubre de 1962.

En diversas comunicaciones, incluyendo su discurso de apertura, el Papa Juan indica las necesidades de la hora. El mundo occidental ha experimentado durante la década de 1950 estupefaciente técnica, científica, y la expansión económica que ha dado ocasión a innumerables personas que ponen su confianza en los bienes materiales, incluso mientras que otros millones de personas vivían en la pobreza y el sufrimiento devastador. ateísmo militante abundaban, y el mundo estaba sufriendo una crisis espiritual profunda. Pero, proclamó el Papa Juan, y la presente se establece el carácter de todo el concilio, el mundo no necesita a la condena de sus errores, pero la oferta completa de "la medicina de la misericordia." La iglesia, a través del consejo, con el objetivo de ayudar al mundo por el rejuvenecimiento de su propia fe y la vida en Cristo, mediante la actualización de sí mismo, mediante la promoción de la unidad de todos los cristianos, y por la dirección de presencia cristiana en el mundo de las obras de la paz, la justicia, y el bienestar.

La principal de las características del consejo pastoral, era un espíritu que dominó en todo. También hubo un espíritu bíblico. Desde el principio, los obispos indicaron que no aceptarían los proyectos más bien abstracto y teológicamente exacta preparado para ellos. En su lugar, desea expresarse en el lenguaje bíblico directo. Por otra parte, hubo un evidente conocimiento de la historia, la historia de la salvación, la Iglesia peregrina, la tradición continua, el desarrollo de la doctrina, la apertura hacia el futuro. El consejo fue ecuménico en su alcance a los cristianos no católicos (representados por observadores veinte-ocho denominaciones) y humilde en relación con las religiones no cristianas. Era muy abierto a todo el mundo, especialmente a través de la cobertura masiva de la prensa mundial y de abordar directamente el mundo en una apertura "Mensaje a la Humanidad", y en una serie de mensajes de cierre de los gobernantes políticos, intelectuales y científicos, artistas, mujeres, pobres, los trabajadores y la juventud. Sin embargo, el Consejo mantuvo la iglesia completamente coherente con su identidad católica romana y la tradición.

En la Iglesia

Sin duda, el tema central de la promulgación documentos era la iglesia. La "Constitución dogmática sobre la Iglesia" (noviembre 1964) fue fundamental la declaración doctrinal de todo el concilio. Una constitución dogmática segundo fue "En la Revelación Divina." Un tercero, llamado simplemente una constitución, fue "En la Liturgia," y un cuarto, llamado una constitución pastoral, fue "Sobre la Iglesia en el mundo moderno." Además, nueve decretos prácticos y tres declaraciones de principios se promulgaron. De ellos, cinco se referían a la vocación de la iglesia que se ha cumplido por los obispos, los sacerdotes (dos), miembros de órdenes religiosas, y medios de comunicación. Cuatro cubiertas las relaciones de la iglesia con los católicos del Este, el ecumenismo, las religiones no cristianas, y los gobiernos civiles (libertad religiosa).

La constitución "de la Iglesia," en ocho capítulos (también llamada Lumen gentium), fue la primera emitida al respecto por un consejo. En forma directa explícitamente continuó y concluyó la obra del Concilio Vaticano I. En particular, se incorporó (cap. 3) casi textualmente la declaración polémica sobre la infalibilidad papal, con la particularidad de que la infalibilidad también residía en el cuerpo de obispos en el ejercicio del magisterio ( autoridad doctrinal), en relación con el Papa. El primado del Romano Pontífice se afirmó de nuevo, pero, significativamente, la centralidad de los obispos también se afirmó. Este fue el principio de colegialidad, que los obispos en su conjunto fueron la continuación del cuerpo de los apóstoles de que Pedro era el jefe. Al colocar la colegialidad episcopal en unión con la primacía papal y la infalibilidad para compartir el consejo resolvió la tensión antigua del Papa frente a los consejos.

El mismo documento (cap. 4) introdujo la enseñanza bíblica de que la iglesia en su conjunto fue el pueblo de Dios, tanto clérigos y laicos. Esta siglos invertida de la afirmación explícita de que prácticamente el clero solo fueron a la iglesia. Tanto los laicos y el clero, el documento se afirma en la residencia de la función sacerdotal, profética y real de Cristo funciones. El decreto "Sobre los Laicos" y la constitución "de la Iglesia en el Mundo Moderno" (también llamada Gaudium et spes) acusó a los laicos a realizar su trabajo en el mundo en todos los ámbitos de la vida como vocación cristiana, como un apostolado de los laicos que compartidos directamente en la continuación de la labor de los apóstoles de Cristo. Esto también se deshizo de siglos de énfasis en el clero, monjes y monjas como casi los únicos poseedores de la vocación cristiana.

Sobre la Revelación Divina

Esta constitución dogmática segundo continuó la obra del Concilio Vaticano I, pero profundamente modificado. Como continuación, destacó la necesidad de que el magisterio de la iglesia de funcionamiento dentro de la tradición sagrada en curso ", que viene de los apóstoles [y] se desarrolla en la Iglesia con la ayuda del Espíritu Santo." La profunda modificación fue la nueva primacía de facto dado a la Sagrada Escritura. Cuatro de los seis capítulos que definen las Escrituras del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento como la comunicación sagrada de Dios, bajo la inspiración del Espíritu Santo, de "las cosas que él quería." Aunque el uso de métodos críticos es su caso, "una seria atención debe darse al contenido y la unidad de toda la Escritura." La Sagrada Escritura es correctamente interpretado en el contexto de la sagrada tradición y del magisterio de la iglesia, los tres juntos y cada uno de manera diferente se deben a la acción del mismo Espíritu Santo. El énfasis bíblico se hace explícito aquí y en otros decretos por la centralidad dada a la Escritura en la liturgia revisada, en la formación del clero, en la exposición de las enseñanzas del concilio, y en la insistencia en que todas las personas tener acceso completo y fácil de Escrituras. Los resultados fueron experimentados inmediatamente más dramáticamente en la transformación de culto parroquial a las lenguas vernáculas en todo el mundo.

Sobre el ecumenismo

El decreto sobre el ecumenismo "Asimismo, continuó la enseñanza tradicional, pero adaptado de forma espectacular. El Consejo reafirmó que "es a través de la Iglesia católica de Cristo solamente, que es el que todo lo abarca medios de salvación, que la plenitud de los medios de la salvación puede ser obtenido." Sin embargo, por primera vez los protestantes y los anglicanos se considera explícitamente como cristianos ("hermanos separados"), y la ortodoxa oriental son tratados como descendiente directa de los apóstoles. Lo más significativo es la Iglesia Católica, por primera vez, no afirmó que la solución a estas divisiones se encuentra en un "retorno" de estas iglesias a Roma, pero en un futuro abierto en el que todos pueden ser "que tiende hacia la plenitud con la que Nuestro Señor quiere que su cuerpo se le dote en el transcurso del tiempo. " El Papa Pablo hizo el concreto punto por la creación de una secretaría permanente para la Unidad de los Cristianos, y la publicación (diciembre 1965) con el Patriarca Atenágoras, jefe de la ortodoxia oriental, una declaración comprometiéndose las excomuniones mutuas de 1054 para el olvido y la esperanza para la restauración de la plena la comunión de fe y vida sacramental.

CT McIntire
(Diccionario Elwell Evangélica)

Bibliografía
Walter M. Abbott, ed, los documentos del Vaticano II; Miller JH, ed, el Vaticano II:... Una evaluación Interreligioso; B. Pawley, ed, El Concilio Vaticano II; GC Berkouwer, Reflexiones sobre el Concilio Vaticano II; Outler CA , Observador Metodista en el Concilio Vaticano II, E. Schillebeeckx, el logro real de Vaticano II.


El Vaticano Segundo Concilio Ecuménico
Dedicado a "La Inmaculada".

Avanzadas de la información

Dulce es la Providencia que prevalece sobre nosotros. "Seton

Inaugurado Bajo Papa Juan XXIII en 1962
Cerrado por el Papa Pablo VI en 1965
+ Jesús - María - José +

"Soy consciente de que esto se lo debo a Dios ...
como el principal deber de mi vida ...
Que mi cada palabra y el pensamiento se puede hablar de él ... "
San Hilario

El Concilio Vaticano II

Una evaluación de este Consejo
INTRODUCCIÓN
PREPARACIÓN DEL CONSEJO
EL CONSEJO SE ABRE
EL CONSEJO Y LA LITURGIA
EL ALTAR
EL SACRIFICIO DE LA MISA
Los sacramentos y sacramentales
Concelebración de MASA
DIVINA LA OFICINA
El año litúrgico
Música Sacra
ARTE SACRO
CONSTITUCIÓN DE LA IGLESIA
DECRETO DE LAS IGLESIAS ORIENTALES
Decreto sobre el ecumenismo
OTROS PROBLEMAS
La última sesión

CUESTIONES DE INTERÉS PARA EL ESTUDIANTE CATÓLICA
Papa Juan XXIII de DISCURSO DE APERTURA
Constitución dogmática sobre la Iglesia - Lumen Gentium
Constitución dogmática sobre la Revelación Divina - (Dei Verbum)
CONSTITUCIÓN DE LA SAGRADA LITURGIA - Sacrosanctum Concilium
CONSTITUCIÓN PASTORAL: SOBRE LA IGLESIA EN EL MUNDO MODERNO - Gaudium et Spes
ADAPTACIÓN Y RENOVACIÓN DE LA VIDA RELIGIOSA - Perfectae caritatis
DECLARACIÓN SOBRE LA LIBERTAD RELIGIOSA - Dignitatis Humanae
GUÍA-LÍNEAS DE RELACIONES RELIGIOSAS CON LOS JUDIOS
DECLARACIÓN SOBRE LA EDUCACIÓN CRISTIANA - Gravissimum educationis
DECRETO SOBRE LA FORMACIÓN SACERDOTAL - Optatam totius
Decreto sobre el Apostolado de los Laicos - Apostolicam actuositatem
DECRETO DE LA OFICINA DE PASTORAL DE LOS OBISPOS DE LA IGLESIA - Christus Dominus
Decreto sobre el ecumenismo - Unitatis redintegratio
DECRETO SOBRE LAS IGLESIAS CATÓLICA DEL RITO ORIENTAL - Orientalium Ecclesiarum
DECRETO SOBRE LA ACTIVIDAD DE LA MISIÓN DE LA IGLESIA - AD GENTES
DECRETO SOBRE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL - Inter mirifica
APOSTÓLICA BREVE - EN Spiritu Sancto
MENSAJES DE CLAUSURA DEL CONSEJO
DISCURSO DE CLAUSURA - PABLO VI


Introducción

Caveat Emptor ....

Estas notas pretenden ser una ayuda para estudio de Estudiantes Católicos del Concilio Vaticano Segundo. Contienen materiales, algunos escritos en un estilo periodístico, para el lector estadounidense. A tal punto son sesgados, pero que "el escenario" y "mojar el apetito" para el estudio adicional de este acontecimiento histórico crucial.

Treinta y tantos años en el 'aggiornamento' sigue siendo la fermentación, el aire fresco del Espíritu Santo sigue soplando, un auto-destructiva "de la Guerra Civil 'haciendo furor .... Pero su paz llegará a todos nosotros ...

Los estudiantes se les recuerda que, al igual que con todos los estudios serios, la investigación es necesaria y debe recurrirse, siempre que sea posible, a la documentación original.

Estas notas deben llevar al estudiante serio de las bibliotecas de nuestros Colegios y Universidades Católicas y de los recursos no se ha inventado el sistema informático puede reemplazar.

El Concilio Vaticano I fue clausurada en 1870, después de la solemne definición de la infalibilidad papal. Sólo una parte de su misión había sido cumplida, pero no estaba destinado a reunirse de nuevo. El Papa Pío IX murió en 1878, y cinco papas habían ido y venido antes de que el Concilio Vaticano II fue proclamado por el Papa Juan XXIII.

El Papa Juan anunció su intención de convocar el Consejo Ecuménico en enero de 1959, el plazo de tres meses de su elección a la Cátedra de Pedro, que firmó la Constitución Apostólica, la Integridad Salutis, el día de Navidad en 1961. Mientras tanto, diez comisiones se había formado para preparar proyectos de decreto que se debatirá en el Consejo. Al principio, los decretos setenta se propusieron, pero poco a poco su número se redujo a diecisiete.

El Papa Juan deseó al Consejo "para aumentar el fervor y la energía de los católicos, para atender las necesidades del pueblo cristiano." Para lograr este propósito, los obispos y los sacerdotes deben crecer en santidad; los laicos deberán recibir una formación efectiva en la fe y la moral cristianas, la prestación debe tener en cuenta para la educación de los niños; actividad social cristiana debe aumentar, y todos los cristianos que tienen el corazón misionero . En italiano, fue la bala de expresar su deseo en una sola palabra - Aggiornamento - la Iglesia debe ser puesto al día, debe adaptarse para satisfacer las condiciones desafió de los tiempos modernos. Más que palabras, los italianos aprecian gestos expresivos, así también el Papa Juan, cuando se le preguntó a revelar sus intenciones, simplemente se mudaron a una ventana y la abrió para dejar entrar una corriente de aire fresco.

Dieciocho meses antes de que el Consejo reunido, el Papa mostró como muy fresco y nuevo el aire iba a ser. Él estableció una secretaría especial "para promover la unidad de los cristianos" y autorizó a esta Secretaría a participar en los trabajos preparatorios del Consejo a fin de que los sistemas, elaborado para el debate, se tendrían en cuenta el espíritu verdaderamente Oecumencial - es decir, el deseo de comprender las creencias y prácticas de otros organismos cristianos, y la necesidad de trabajar por la unión de todos en Cristo.

Preparación del Consejo

Mucho antes de que el Consejo comenzó, los obispos del mundo católico se les pidió que presentaran sus propuestas de temas que se plantearon en las sesiones del Consejo. Más de dos mil listas de las propuestas fueron recibidas, junto con los dictámenes de sesenta y facultades de teología y universidades. Todo este material fue estudiado y resumido, y las sugerencias formuladas por las Congregaciones de la Curia Romana también fueron examinados.

En junio de 1960, el Papa Juan estableció diez comisiones, confiando a cada comisión la tarea de estudiar cuestiones particulares. De esta manera, la Comisión Teológica examinó los problemas de la Escritura, la tradición, la fe y la moral, las comisiones que se considere obispos y el control de las diócesis, órdenes religiosas, la liturgia de la Iglesia, los seminarios y los estudios eclesiásticos, las misiones, las Iglesias Orientales y los laicos apostolado. Una comisión central trabajó para coordinar las labores de las comisiones individuales, con la ayuda del Papa para decidir los temas para el debate en el Consejo, y sugirió que las normas de procedimiento.

El Consejo abre

El Concilio Vaticano II abrió el 11 de octubre de 1962. Más de dos mil quinientos padres estuvieron presentes en la Misa de apertura - la mayor concentración en cualquier Consejo en la historia de la Iglesia. Después de la misa, el Papa Juan dirigió a los Padres, mostrándoles la manera en que el Consejo debe avanzar, y el espíritu que debe animar. El camino iba a ser una renovación, el espíritu era el de los hombres que ponen toda su confianza en Dios. En el pasado, el Papa Juan dijo, la Iglesia siente la necesidad de utilizar la gravedad y la condena. Lo que se requiere ahora es la misericordia y la comprensión y, sobre todo, un derroche de la riqueza que la Iglesia ha recibido de Cristo. La tarea del Consejo debe ser encontrar maneras en que la Iglesia puede presentarse ante el mundo de hoy, y pueden llegar a las mentes y los corazones de los hombres. El Consejo no debe convertirse en una escuela donde los teólogos pueden perfeccionar su formulación de la verdad católica.

Inspirado por las palabras del Papa Juan, los Padres comenzaron su trabajo. Visto desde fuera, en la forma en que un reportero puede comentar sobre los debates parlamentarios, la impresión fue de dos grupos - los "progresistas" y los "reaccionarios", y amargamente radicalmente opuestos entre sí. Los obispos cuya única preocupación, al parecer, fue para salvaguardar la enseñanza de la Iglesia fueron etiquetadas reaccionarios, los que, por el contrario, quien mostró preocupación por las necesidades pastorales fueron llamados progresistas. En realidad, sin embargo, un Consejo no es un parlamento. Los obispos están unidos en la fe y en el amor de Cristo. En el Concilio Vaticano II, todos han tratado de encontrar, en la riqueza de la enseñanza de la Iglesia, las verdades que hay que subrayar y destacar en el mundo moderno, y para decidir cómo estas verdades pueden ser mejor establecidas para el bien de todos - - de los que son creyentes, así como aquellos que creen en Cristo.

El cardenal Montini (que pronto iba a suceder al Papa Juan en la cátedra de Pedro), escribió a su pueblo en Milán el 18 de noviembre de 1962, para explicar los dos "tendencias" del obispo. El Consejo, dijo, era una asamblea de muchos complejos problemas religiosos. La unidad de la Iglesia, y su universalidad, el viejo y lo nuevo, lo que es fijo y lo que se desarrolla, el valor interno de una verdad, y la forma en que se exprese, la búsqueda de lo esencial y el cuidado de detalles particulares, los principios y su aplicación práctica - los problemas religiosos puede ser considerado desde tantos aspectos diferentes. La discusión de estos problemas suele ser animado y festivo - sin embargo, todos los obispos están unidos por ese mismo amor que ellos tienen la verdad.

Otro observador muestra cómo los dos "tendencias" eran como dos voces. Una voz fue pronunciada por los obispos que querían, por encima de todo, para preservar la fe y todo su conjunto, la otra voz habló en nombre de los obispos que tuvo la misma preocupación por la preservación de la Fe cometidos por Cristo, sino que también sentía la necesidad pastoral de gran para expresar que la fe en un lenguaje que el mundo moderno puede entender y apreciar. Este observador (Jean Guitton) que se encuentran en las dos voces de una imagen poética de la Cruz de Cristo. La columna vertical de la Cruz, fijos en el suelo, le dice a los cristianos de la unidad, la integridad y la verdad inmutable de la fe, la cruz-bar, en la que Cristo extendió los brazos, le dice a los cristianos que la fe está abierta a todos los hombres, que es universal. Así como la Cruz une sus dos partes, así también los dos "voces" o tendencias se unen en la fe cristiana.

Desde el principio, el Concilio Vaticano II ha puesto de manifiesto que la gran mayoría de los obispos se refieren a las necesidades pastorales de la Iglesia. Ellos han demostrado que la preocupación de muchas maneras diferentes - en el entusiasmo con que han acogido con satisfacción el diálogo ecuménico con los cristianos no católicos y con las Iglesias ortodoxas, en el interés con que han seguido la visita histórica del Papa Juan Pablo VI ante la Santa la tierra y a la India y, sobre todo en la abrumadora aprobación que dio a la "Constitución sobre la Sagrada Liturgia," en el segundo período de sesiones del Consejo (diciembre de 1962).

El Consejo y la Liturgia

Los cambios en la liturgia de la Iglesia muestran cómo la labor del Consejo afecta a todos los católicos. En edades más tempranas de los cambios de la cristiandad se realizaron en Derecho Canónico y en la vida cristiana. Pero estos cambios por lo general se llevó a cabo muy lentamente y poco a poco que cada uno en su propia vida breve de tiempo apenas se fijó en ellos y si lo hizo prestar atención al cambio, no encontró el cambio preocupante. Pero en los tiempos modernos - sobre todo en la mitad del siglo veinte - todo el ritmo y el movimiento de la historia secular se ha incrementado en todas las esferas de la vida, y con la mayor rapidez. La Iglesia es nuevo, así como de edad. Si se trata de permanecer al día y en contacto con las necesidades urgentes de la vida moderna, la Iglesia también debe experimentar un cambio. Claramente, los cambios y adaptaciones deben llevarse a cabo con gran prudencia. Es evidente, también, se necesita mucho valor, si las verdades antiguas e inmutables y formas de vida y de culto deben adoptar nuevas formas.

Inevitablemente, muchos católicos han encontrado los cambios litúrgicos inquietante. Católicos mayores, en particular, han crecido en estos años muy unido a las palabras y acciones de la misa en latín, que han aprendido a amarlo, en su forma latina, y se ha convertido para ellos en una realidad permanente e invariable en un rápido cambio mundo. El latín era la lengua común - la lingua franca - del mundo occidental, utilizado por los clérigos, los estadistas y académicos. Dado que la Misa es la oración común de toda la Iglesia, muchos creen que América aún debe mantenerse. Esta opinión fue expresada en el Decreto primer gran tema del Consejo - la "Constitución sobre la Sagrada Liturgia". El decreto establece que "el uso de la lengua latina que se conserva en los ritos latinos."

El cambio del latín al Inglés, en algunas partes de la Misa, se ha señalado ya que, para muchos ser el resultado más llamativo de la labor del Consejo. Pero el Consejo ha autorizado el uso de la lengua vernácula o lengua materna-, no sólo para las partes de la Misa, sino también para la administración de cada sacramento y sacramental. Ha dirigido los consejos nacionales de obispos para establecer comisiones litúrgicas, cuya tarea es producir traducciones adecuadas de los textos litúrgicos, y de promover el conocimiento y el amor de la sagrada liturgia.

Mientras que las comisiones locales se dedican a este trabajo, la Comisión Litúrgica Central se reúne en Roma. Su función principal es la revisión de los libros litúrgicos. Su función secundaria es adaptar la liturgia a las necesidades de los tiempos modernos, y permitir a todos los católicos a participar activamente en el culto oficial que la Iglesia ofrece a Dios. Sin embargo una rápida e inesperada estos cambios podrían aparecer, son en realidad la intención de ser gradual, paso a paso, hasta que finalmente la renovación de la liturgia se ha completado.

El primer resultado importante de este trabajo por la Comisión Central fue la promulgación, en septiembre de 1964, de una instrucción para que entre en vigor la "Constitución de la sagrada Liturgia." Esta instrucción se llamó la atención sobre el hecho de que los cambios están teniendo lugar, no por el bien de cambio, sino porque la liturgia está en el centro de la vida cristiana y la adoración. Es a través de la participación activa en los ritos sagrados que los fieles, el Pueblo de Dios, "a beber profundamente de la fuente de la vida divina. Ellos se convertirá en el fermento de Cristo, la sal de la tierra. Ellos dan testimonio de que la vida divina, la voluntad de ser un instrumento de paso a otras personas ".

Según los estándares modernos, ceremonias y elaborar floridas, vestido y adorno rara vez apreciado. Durante el transcurso de los siglos, muchas características o detalles se había deslizado en la liturgia, y estas características son consideradas como inadecuadas para la adoración de Dios y de acuerdo con la verdadera naturaleza y la dignidad de ese culto. Por esta razón los libros litúrgicos están siendo revisado y simplificado los ritos. El primer libro que aparece, como consecuencia del decreto del Consejo, es conocido como el Ordo Missae. Publicado en enero de 1961, este libro establece el rito que se debe seguir, de acuerdo con los cambios introducidos por el Consejo y por la Comisión Litúrgica.

El Altar

Siempre que sea posible, el altar mayor se va a colocar de tal manera que la misa pueden ser ofrecidos por el sacerdote de cara al pueblo, el altar debe estar lejos de la pared del santuario, de modo que queda espacio para que el sacerdote para moverse que. El Santísimo Sacramento debe reservarse en un tabernáculo fuerte, situado en el centro del altar mayor, pero tal vez colocada sobre un altar lateral, si que es digno altar lateral y fáciles de ver. Una vez más, el tabernáculo se puede colocar en el altar en la misa que se dice de cara al pueblo, en este caso el sagrario debe ser pequeña.

La cruz y los candelabros serán colocados sobre el altar de la manera habitual, en determinadas circunstancias, sin embargo, el obispo puede permitir que se coloca junto al altar. El sedilia, o asientos para el celebrante y los ministros sagrados, deben ser vistos fácilmente por los fieles, y sedile del celebrante debe colocarse de forma que demostrar que está presidiendo la Misa como el conjunto del pueblo de Dios. Debe haber un ambón (atril de lectura o por caso) - serán claramente visibles a los fieles, desde que las lecturas de las Escrituras deben ser hechas. Cabe señalar que muchos de estos cambios se pueden efectuar sólo cuando las nuevas iglesias se han previsto, siempre que sea posible, el santuario de una iglesia existente debe adaptarse de acuerdo con la Instrucción de la Comisión Central.

El sacrificio de la Misa

En el rito de la Misa, los siguientes son los cambios que ya anunció:

1. El celebrante no dice en privado las partes del Propio de la Misa, que son cantadas por el coro, recitado por el pueblo, o proclamado por el diácono, subdiácono y lector. El celebrante puede, sin embargo, se unen con el pueblo en el canto o la recitación partes del Ordinario de la Misa - como, por ejemplo, el Gloria y el Credo.

2. Salmo 42 se omite en las oraciones que decir a los pies del altar al comienzo de la misa Siempre que otro servicio litúrgico precede inmediatamente a la misa, todas estas oraciones de apertura se omiten.

3. El "secreto" oración ante el prefacio se dice o se canta en voz alta.

4. El "Doxología" al final del Canon de la Misa (es decir, la oración "A través de él, y con él...") Se dice o se canta en voz alta. Los signos de la Cruz, anteriormente durante esta oración, se omiten, y el celebrante tiene el anfitrión con el cáliz, ligeramente por encima del físico. El "Padre Nuestro" se dice o se canta en la lengua vernácula del pueblo, junto con el sacerdote. La oración que sigue - se denomina embolia (es decir, una inserción o interpolación) y se agregó originalmente a la Misa como una extensión de la última petición del Padrenuestro: "una oración para ser liberado del mal, y para que nuestros pecados sean perdonados. Esta oración es también que se dice o se canta en voz alta por el celebrante.

5. Las palabras pronunciadas por el sacerdote al dar la Sagrada Comunión se han acortado a "Corpus Christi" - "El Cuerpo de Cristo," la comunicación de persona dice "Amén" antes de recibir la Sagrada Comunión, y el sacerdote ya no tiene el signo de la Cruz con el anfitrión.

6. El último evangelio se omite, y recitó las oraciones antes de la final de la misa (el "leonino" oraciones) ya no se dijo.

7. Se prevén créditos para la Epístola a ser leído por un lector de uno de los servidores, el Evangelio debe ser proclamado por el celebrante o por un diácono.

8. En todas las misas que asistieron a los fieles los domingos y días festivos, el Evangelio debe ser seguido de una homilía, o leer la explicación de las Escrituras. Esta homilía podrá basarse en algún otro texto de la Misa, teniendo en cuenta la fiesta o misterio que se celebra.

9. Después de que el Credo, se ha previsto lo que se llama la "oración de la comunidad" a veces se llama la "oración de los fieles." En algunos países esta oración es ya habitual, en la mayoría de lugares, sin embargo, aún no ha sido introducido. A su debido tiempo la forma de esta oración comunitaria se darán a conocer por la Comisión Central litúrgico.

10. De acuerdo con los cambios descritos anteriormente, el Ordo Missae emitió en enero de 1965 establece que, como regla general, el celebrante se dicen las oraciones de apertura a los pies del altar, y cuando él ha besado el altar, irá tot sedile o el asiento y permanecer allí hasta que la oración de los fieles que se ha dicho antes del ofertorio dejando para el ambón si él mismo es leer la Epístola y el Evangelio, sino que regresan a él para el Credo.

11. En una misa solemne el subdiácono ya no lleva el velo humeral, la patena se deja sobre el altar, y el subdiácono se une al diácono en la asistencia al celebrante.

12. traducciones adecuadas de las partes de la Misa se preparan los consejos regionales o nacionales de los obispos. Cuando estas traducciones han sido confirmados por la Santa Sede, que se puede utilizar cuando la misa se dice en la lengua vernácula. La medida en que la lengua vernácula se utiliza es muy variable. En términos generales, está permitido su uso para la primera parte de la Misa - el "Servicio de la Palabra" - y para ciertas oraciones en la segunda parte - el sacrificio eucarístico.

Otro cambio importante se refiere al ayuno eucarístico. Hasta hace pocos años, este retiro fue desde la medianoche. A continuación, se redujo a tres horas. Por último, se modificó a un ayuno de una hora de comida y bebida, esta hora es que se contará desde el momento en que la Sagrada Comunión debe ser recibido, y no desde el momento en la misa comienza. Los que reciben la Comunión en la Misa de la Vigilia Pascual, o en la misa de medianoche de Navidad, también pueden recibir la Comunión en la mañana siguiente (es decir, el Domingo de Pascua o Día de Navidad).

Los Sacramentos y Sacramentales

Entre los cambios que se han introducido en los ritos de la administración de los sacramentos, los siguientes puntos deben tenerse en cuenta.

1. Los propios ritos han de ser modificados y adaptados a las necesidades de los tiempos modernos, de modo que el verdadero significado de los signos sacramentales, puede ser fácilmente comprendido.

2. La lengua vernácula puede ser utilizado (a) En todo los ritos del Bautismo, Confirmación, Penitencia, la Unción de los Enfermos, y Matrimonio, y en la distribución de la Sagrada Comunión; (b) al conferir las órdenes sagradas, por la alocución o discurso de apertura , para el "advertencias" a las órdenes que reciben, y para el ritual de "interrogatorio" de un sacerdote que está a punto de recibir la consagración como obispo, (c) en las ceremonias fúnebres, y en todas las bendiciones conocido como "sacramentales".

3. El antiguo ritual para los adultos que están recibiendo instrucción en la fe católica fue llamado el "catecumenado". Este ritual es para ser puesto en servicio una vez más, y se extienden a través de varias etapas distintas, con un intervalo de tiempo entre cada etapa. En las regiones misioneras algunas de las características del local "ritos de iniciación" se puede introducir, siempre que puedan adaptarse a los principios cristianos.

4. El rito del bautismo infantil se va a modificar, para expresar el hecho de que un bebé está recibiendo el sacramento, y hacer hincapié en los deberes de los padres y padrinos.

5. La confirmación se debe administrar dentro de la Misa, siguiendo el Evangelio y sermón. Los confirmandos deben renovar las promesas hechas en el bautismo.

6. El rito y la fórmula para el Sacramento de la Penitencia se han de alterar, para dar una expresión más clara de la naturaleza y los efectos de este sacramento.

7. revisiones similares se realizarán en el Sacramento de la Unción de los Enfermos ". El Consejo ha decidido que esta frase se debe utilizar con preferencia sobre el nombre anterior, "Extremaunción". Las oraciones y el número de la annointings será alterado, que se correspondan con las condiciones cambiantes de la persona enferma. En los países donde el suministro aún no se ha hecho para un rito continuo para los sacramentos de los enfermos que él (es decir, cuando la enfermedad es tal que la persona enferma ha de recibir la última bendición y Santo Viático) instrucciones se han dado para la para el uso de este rito continuo.

8. El sacramento del matrimonio se celebra dentro de la Misa, a menos que haya una buena razón para que el matrimonio tenga lugar fuera de la Misa La Misa conocida como la "Misa nupcial" (Missa pro Sponsis) hay que decir, o conmemorado por lo menos. La homilía, o dirección, no puede omitirse, y la bendición nupcial es siempre dar, incluso durante los momentos en que la celebración del matrimonio se ha excluido, e incluso si una o ambas de las partes ya ha estado casada.

Un nuevo rito se ha introducido para la celebración del matrimonio fuera de la Misa Este rito consiste en un breve discurso, la lectura de la Epístola y el Evangelio (tomado de la Missa pro Sponsis), una homilía, la celebración del matrimonio, y el nupcial Bendición. Un himno u otro canto puede ser cantado, y la "oración de los fieles" - adaptado para incluir oraciones para la pareja de recién casados ​​- se puede decir antes de la bendición nupcial es dado.

Estas instrucciones sobre el matrimonio se han realizado para las bodas católicas, es decir, cuando ambas partes son católicos.

9. En el pasado, el derecho a dar muchas bendiciones que había sido reservada, de tal manera que, sin autorización especial de un sacerdote no podía dar a estas bendiciones, con algunas excepciones, estas bendiciones ahora puede dar por cualquier sacerdote. Las excepciones son: la bendición de las estaciones de la Cruz, la bendición de una campana de la iglesia de la primera piedra de una iglesia, la bendición de una nueva iglesia u oratorio público, o de un nuevo cementerio. bendiciones papales son todavía reservados.

Otros ejemplos de la adaptación y la simplificación deseada por el Consejo son las abreviaturas de las elaboradas ceremonias que, en el curso de los siglos, se había construido alrededor del cardenalato. Aunque el número de cardenales ha aumentado considerablemente, las ceremonias se han acortado. El Papa ya no se pone el sombrero rojo grande en la cabeza de un nuevo cardenal, sino que el sombrero se entrega a su residencia en Roma por un mensajero del Vaticano. La ceremonia, en la que el Papa coloca el birrete de color rojo sobre la cabeza del cardenal, se ha incorporado ahora en una ceremonia completa, que todavía se llama un "consistorio público", durante el cual el Papa y los cardenales de nueva creación se unen para concelebrar la Misa . Algunos simplificación de la vestimenta eclesiástica de cardenales, obispos y otros prelados, así como la simplificación de las ceremonias en que pontificado, también se indica la manera en que la Iglesia está ansioso por adaptarse a los valores actuales.

La concelebración de la Misa

una costumbre que siempre se ha encontrado en la Iglesia - representa la unidad del sacerdocio. Hasta el Concilio Vaticano II, sin embargo, la costumbre había sido por lo general limitada a la Misa para la ordenación de un sacerdote o la consagración de un obispo. El Consejo ha extender la costumbre de la concelebración de otras ocasiones, como la Misa en la tarde del Jueves Santo, y las misas celebradas en las reuniones de los sacerdotes. Del mismo modo, el Consejo ha reconocido que en algunos casos, los clérigos, religiosos y laicos pueden recibir la Sagrada Comunión bajo las especies del vino, así como de pan. Los ejemplos dados en la Constitución sobre la liturgia son: nuevos clérigos ordenados en la Misa de ordenación; nuevos profesos religiosos, en la Misa de la profesión, y los adultos recién bautizados en la misa, dijo que tal vez después de su bautismo. La Sede Apostólica se reserva el derecho de determinar estos casos, y la expedición de normas tanto para la concelebración y para recibir la Sagrada Comunión bajo las dos especies.

El Oficio Divino

Los siguientes son los principales cambios introducidos por el Consejo en la firma o el rezo del Oficio Divino.

1. La secuencia de las "horas" de la Oficina va a ser restaurada a su forma tradicional, por lo que cada hora es, de hecho, relacionados con la hora del día en el que se dice, de esta manera la recitación de la Oficina de mejor expresar su propósito, para santificar el curso entero del día.

2. La hora de Laudes representa la oración de la mañana de la Iglesia, mientras que las Vísperas es la hora de la oración de la tarde. Estas dos horas son para convertirse una vez más las horas principales de la Oficina del día. Completas se revisará para que se convierta en una oración adecuada para el final del día.

3. La hora del primer se suprime. Cuando la oficina se recita en el coro, los tres "pocas horas" de la Tercia, Sexta y Nona se dijo. Los que no están obligados a rezar el Oficio en el coro puede seleccionar cualquiera de estas tres horas, según la hora del día.

4. Cuando se recita en el coro, la hora de maitines se considera como la oración de la noche de la Iglesia, pero esta hora es que ser reconstruido con más lecturas de las Escrituras y otros y menos salmos, y adaptado para que pueda ser recitado en cualquier momento de la el día.

5. El latín sigue siendo el idioma oficial de la Iglesia Occidental, pero en casos individuales en que América es un obstáculo, los obispos y otros superiores podrán autorizar la recitación de la Oficina en la lengua vernácula. Esto se debe a que el Oficio Divino es, ante todo, una oración ofrecida a Dios.

El Consejo ha reconocido que, en algunos casos, el uso de la lengua latina puede ser un obstáculo de la devoción y puede hacer que sea difícil para una persona a rezar el Oficio, ya que debe ser rezado.

El año litúrgico

1. La Constitución recuerda la práctica invariable de la Iglesia de celebrar cada domingo el misterio pascual - el misterio de la pasión, muerte, resurrección y glorificación de Cristo el Señor. El domingo es el día de la fiesta original, el centro de todo el año litúrgico.

2. El año litúrgico es una revisión, tanto para preservar las costumbres ancestrales y las instrucciones de las estaciones del año santo, y también para adaptar esas costumbres, en su caso, a las condiciones de los tiempos modernos. Las normas se proporcionan para esta revisión, las normas se basan en el carácter pastoral de la liturgia - la necesidad de mantener ante la mente de los cristianos, los misterios de la salvación en Cristo.

3. La Constitución declara que no hay objeción a la fijación de la fecha de Pascua - siempre y otras comunidades cristianas no católicas llegar a un acuerdo. Del mismo modo, un "calendario perpetuo" es aceptable, si se basa en un ajuste de cuentas que mantiene una semana de siete días con el domingo, y siempre que no introduzca día adicional que se considera que no pertenecen a la semana.

Música Sacra

1. El Consejo se refirió a la antigua tradición de la música sacra y el canto, estrechamente vinculados a la liturgia, y la Constitución declara que la adoración se vuelve más noble cuando se realiza con el canto solemne, especialmente cuando el celebrante, los ministros y la gente toma una parte activa.

2. Gran atención se debe pagar a la enseñanza y la práctica de la música sacra, en armonía con la formación e instrucción en la liturgia.

3. canto gregoriano es especialmente adecuado para la liturgia romana, pero otros tipos de música sagrada no debe ser excluida. En tierras de misión donde la gente tiene sus propias tradiciones musicales características, estas tradiciones también deben incorporarse en el culto cristiano.

4. En la Iglesia latina, el órgano de tubos se reconoce como el instrumento musical tradicional, pero quizá otros instrumentos utilizados a condición de que se puede adaptar para su uso en el culto divino.

Arte Sacro

1. Las cosas que se apartan para el uso en el culto divino debe tener la dignidad y la belleza, porque sirven como símbolos y signos del mundo sobrenatural. El mayor logro de las bellas artes es el arte sagrado, que es el intento del hombre para expresar la infinita belleza de Dios y de dirigir su mente a Dios.

2. La Iglesia siempre ha sido el patrón de las bellas artes. La Iglesia se reserva el derecho a decidir si el trabajo de un artista está en consonancia con el culto divino.

3. estilos artísticos varían de un tiempo y lugar a otro. El arte moderno es la expresión de nuestro tiempo, siempre que esté en consonancia con el culto divino, una obra de arte moderno y se puede utilizar para el uso sagrado.

4. Obispos y otros responsables de las iglesias y lugares santos debe privar a los lugares de todos los objetos que carecen de cierto valor artístico, o que puede estar fuera de armonía con el culto divino. Del mismo modo, deben ver que el número de estatuas y las imágenes debe ser moderado, y que deben ser colocados de tal manera que un verdadero sentido de la proporción que se observa.

5. Todos los seres destinados a ser utilizados en el culto divino debe tener la simple dignidad; gama lujosa pantalla acuerdo mocos con la adoración de Dios. Cada diócesis debe tener su propia Comisión de Arte Sacro, las leyes eclesiásticas, en relación con la construcción de iglesias, se revisarán cuando sea necesario.

La Constitución sobre la Iglesia

El Concilio Vaticano I, que termina tan bruscamente en 1870, es conocido como Consejo del Papa, por lo definió el dogma de la infalibilidad papal e hizo hincapié en la supremacía de la Santa Sede. Es probable que el Concilio Vaticano II pasará a la historia como el Consejo, que se explica la estructura orgánica de la Iglesia. Esta explicación se centra en la Constitución De Ecclesia - se ocupan de la misma Iglesia. Los principales puntos de esta Constitución se describen a continuación.

1. Con demasiada frecuencia en el pasado, la naturaleza sacramental de la Iglesia se ha perdido de vista. Algunos teólogos se usa para describir a la Iglesia en términos de una sociedad perfecta, independiente, a menudo en competencia con otros sistemas sociales. Otros prefirieron verlo como una complejidad de los sistemas jurídicos, la emisión de leyes para controlar el destino espiritual del hombre. Otros, de nuevo, miró a las instituciones seculares, sus bellos edificios y palacios, el esplendor de sus ornamentos, vestimentas y ceremonias, y vio en todas estas pruebas las cosas de triunfo y la victoria - ". Triunfalismo eclesial"

2. La Constitución considera que la Iglesia, no como ninguna de esas cosas, sino como "el sacramento de la unión con Dios, el sacramento de la unidad de la totalidad de la raza humana." Un sacramento es un signo que nos lleva a lo que significa. La Iglesia es el signo de la unidad. A través de él, Cristo, su fundador, se muestra el poder y la presencia de Dios, que actúa sobre la sociedad, sobre la humanidad, al mundo mismo, y la acción es la misma que la acción de Cristo en la Caballería - adaptación de la misericordia y el perdón a los hombres.

3. La Iglesia es el signo porque es la comunidad del Pueblo o de Dios. la redención divina y el poder del Espíritu Santo, actúa en y por el pueblo de Dios para salvar a toda la humanidad. El Pueblo de Dios están siendo santificados; sin embargo, siguen siendo débiles y humanos, sujetos a la tentación, responsable del pecado. Esto no es una Iglesia de triunfo, cuyos miembros pueden dominar a otros, sin dejar de ser seguro dentro de sus muros. No compite con otros sistemas sociales y de otras culturas, sino que se adapta a estos sistemas, ya que es un instrumento que Dios usa para salvar a la humanidad. Es una Iglesia misionera - el Pueblo de Dios son misioneros. Buscan que la unión con Dios, que es la verdadera santidad, sino que son los instrumentos por medio del cual Dios nos une y santifica a la humanidad.

4. La Iglesia católica profesa que es la Iglesia una, santa, católica y apostólica de Cristo, lo que no es así y no podía negar. Pero en su Constitución, la Iglesia reconoce ahora solemnemente que el Espíritu Santo es verdaderamente activo en las iglesias y comunidades separadas de sí mismo. Para estas otras Iglesias Cristianas de la Iglesia Católica está obligada de muchas maneras: a través de la reverencia por la palabra de Dios en las Escrituras, por el hecho del bautismo, a través de otros sacramentos que ellos reconozcan.

5. El no-cristiano no puede ser culpado por su desconocimiento de Cristo y su Iglesia, la salvación está abierta a él también, si se busca a Dios sinceramente y si sigue las órdenes de su conciencia, a través de este medio el Espíritu Santo actúa a todos los hombres ; esta acción divina no está confinado dentro de las limitadas fronteras de la Iglesia visible.

6. La Constitución luego se vuelve a la estructura de la jerarquía que Cristo estableció en su Iglesia. Se usa la palabra "universidad" en el sentido de un cuerpo unificado, las empresas de los hombres (al igual que los cardenales se dice que pertenecen a un "colegio sagrado"). Cristo formó su Apóstoles "a la manera de un colegio," y sobre esta universidad puso a Pedro, a quien había elegido de su seno. La misión que Cristo confió a los Apóstoles debe durar hasta el fin del mundo, en consecuencia los Apóstoles escogieron a otros a tener éxito. Por lo tanto, por institución divina los obispos han sucedido a los Apóstoles. El Colegio o cuerpo de obispos, sin embargo, tiene la autoridad, junto con el Papa como su cabeza. El Papa es el fundamento de la unidad, de los obispos, así como de los fieles, de modo que la autoridad suprema puede ser ejercido por el colegio de los obispos sólo en unión con el Papa y con su consentimiento.

7. Obispos dan a otras personas una participación en el ministerio. Los sacerdotes y los obispos están unidos en el ministerio sacerdotal. En un nivel inferior es la jerarquía están los diáconos. Cuando la conferencia regional de obispos lo consideran necesario - y cuando el consentimiento del Papa - obispos pueden conferir el diaconado a los hombres de edad madura, incluso si estos hombres están casados.

En el tercer período de sesiones del Consejo, las aplicaciones prácticas del principio de colegialidad se dejaron a la espera de discusión en el proyecto de plan relativo a los obispos. Estos problemas afectan a las aplicaciones prácticas tales como la división de las diócesis y los poderes para ser utilizados por las conferencias episcopales. Otro problema importante, relacionado con el principio de que los obispos y el Papa juntos forman un "colegio", es el establecimiento de un consejo consultivo central de los obispos. La forma que este consejo asesor que se necesita es probable que se asemejan a un "gabinete" en un estado civil, en la que el presidente o primer ministro opta por un grupo de ministros y asesores. Cuando el Papa Pablo VI, en febrero de 1965, creó muchos nuevos cardenales y aumentó considerablemente el número en el "Colegio Sagrado" de los cardenales, habló de la gran importancia de este Senado de la Iglesia. Dado que cada cardenal es consagrado obispo (si no es ya un obispo), y desde el Colegio de Cardenales está integrado por representantes de todas las partes del mundo, parece que muchos observadores de que los cardenales se formará el "consejo consultivo central", en que la colegialidad de los obispos se expresará.

La Santa Sede también ha continuado la labor de "reformar" la Curia romana, adaptando su estructura y las actividades a que esté en consonancia con las necesidades de los tiempos modernos y en particular entre sus funcionarios una mayor proporción de los no italianos. Un ejemplo importante de esta reforma está en el Santo Oficio, que ahora incluye a los obispos de las diócesis de Francia y en los Estados Unidos.

El Decreto sobre las Iglesias Orientales

Al cierre del tercer período de sesiones, el Concilio Vaticano dio abrumadora aprobación del decreto sobre las Iglesias orientales.

1. La Iglesia Católica venera estas Iglesias orientales, que son "testigos vivientes de la tradición que ha sido transmitida por los apóstoles a través de los Padres." Toda la Iglesia de Cristo se compone de una serie de Iglesias particulares o ritos; muchas de estas Iglesias de Oriente se unen en la plena comunión con la Sede Apostólica.

2. Las tradiciones de cada Iglesia debe mantenerse intacta, mientras que adaptarse a las diferentes necesidades de tiempo y lugar. Cada Iglesia tiene el deber y el derecho de gobernarse a sí misma de acuerdo a su disciplina tradicional. En cada Iglesia los derechos y privilegios de los patriarcas deben ser preservados y, en su caso, restaurados. Pero todas las Iglesias se confían tot lo sumo cuidado pastoral del Romano Pontífice, como sucesor de San Pedro.

3. Todos los cristianos orientales católicas debe seguir el rito, así como la disciplina, de sus respectivas Iglesias. En muchos lugares, los católicos de diferentes ritos se entremezclan. en esos lugares, los sacerdotes deben tener facultades para oír confesiones puede absolver a los fieles que pertenecen a otros ritos. En el Bautismo y la Confirmación determinadas circunstancias se puede administrar a personas de otros ritos, y los matrimonios contraídos entre cristianos de diferentes ritos también puede ser válido, cuando el contrato de matrimonio se hace en presencia de un ministro sagrado. Del mismo modo, el Consejo reconoce la validez de las órdenes sagradas conferidas en las Iglesias Orientales, y permite a los católicos a recibir la Sagrada Comunión y la Unción de los Enfermos de sacerdotes de otros ritos, cuando sea necesario y cuando no hay sacerdote católico está disponible. Estos permisos de expresar el deseo de la Iglesia Católica para promover la unión con las iglesias orientales que están separados de la unidad católica.

La importancia que la Santa Sede se une a las Iglesias Orientales, y el gran deseo de la reunión, se hicieron evidentes durante las sesiones del Consejo. Aparte de la Iglesia Ortodoxa Griega, todas las Iglesias Orientales separadas envió observadores al Consejo. Patriarcas de las Iglesias orientales católicas se les dio un lugar especial de honor, y algunos tomaron un papel preponderante en los debates del Consejo. El Consistorio celebrado en febrero de 1965 para la creación de nuevos cardenales, aumentó el número de cardenales de ritos orientales a seis. Los patriarcas orientales se ubica como obispos cardinales.

A diferencia de otros cardenales, que no se asignan iglesias titulares de Roma, ni se les da titulares ve en la provincia de Roma, en cambio, conservan el título de sus sedes patriarcales. Este compromiso no ha sido bien acogida por todos los católicos del Este, pues, en la jerarquía de la Iglesia, un patriarca posee la máxima autoridad, a la que el cardenalato se puede añadir nada.

Del mismo modo, el decreto sobre las Iglesias Orientales ha sido criticado por considerar que, si bien es ostensiblemente dirigida a las Iglesias que están en plena comunión con la Santa Sede, en realidad se dirige a las Iglesias ortodoxas, cuyos miembros consideran que la católica oriental Las iglesias son los obstáculos a la reunificación.

El Decreto sobre Ecuminism

A través de los siglos las diferencias entre los cristianos han dado lugar a profundas divisiones, pero los tiempos modernos han visto un gran movimiento hacia la unidad, y el decreto comienza diciendo: "Cristo Señor fundó una sola Iglesia y una Iglesia sólo una de las principales preocupaciones de este Consejo. es la restauración de la unidad entre todos los cristianos. "

1. Todos los que han sido "justificados por la fe en el bautismo" son miembros del Cuerpo de Cristo, todos tienen el derecho a ser llamado cristiano, los hijos de la Iglesia Católica aceptarlos como hermanos.

2. La Iglesia Católica cree que las Iglesias y comunidades separadas "son eficientes en algunos aspectos." Pero el Espíritu Santo hace uso de estas Iglesias, sino que son medios de salvación a sus miembros.

3. Los católicos se les anima a participar en la actividad Ecuménico, y para cumplir con los cristianos no católicos en la verdad y el amor. La tarea de "diálogo ecuménico" de los teólogos, las autoridades competentes que representan las diferentes Iglesias.

4. Los católicos no deberían ignorar su deber de otros cristianos --- que debe hacer el primer acercamiento. Aun así, el primer deber de la Iglesia en la actualidad es descubrir lo que debe hacerse dentro de la Iglesia católica en sí, para renovarse, para poner su propia casa en orden. Los católicos creen sinceramente que la suya es la Iglesia de Cristo, todo lo necesario se debe hacer que los demás también claramente puede reconocer como la Iglesia de Cristo.

5. El movimiento ecuménico no puede hacer progresar sin un verdadero cambio de corazón. Los teólogos y otros católicos competentes deberían estudiar la historia, la enseñanza y la liturgia de las Iglesias separadas. Todos los cristianos tienen un objetivo común - a confesar a Cristo delante de los hombres. expresión práctica debe tener en cuenta esto, al aliviar la angustia que aflige a tantos de la raza humana: el hambre, la pobreza, el analfabetismo, la distribución desigual de la riqueza, la escasez de vivienda.

6. En las circunstancias apropiadas oraciones por la unidad debe ser recitado en forma conjunta con los cristianos no católicos. Los católicos deben ser dirigidas en este por sus obispos, con sujeción a las decisiones de la Santa Sede.

7. Entre la Iglesia católica y occidental las comunidades cristianas no católicas, las diferencias siguen siendo importantes, estas diferencias son más evidentes en la interpretación de la verdad revelada por Dios. Pero los vínculos de unidad ya son fuertes, su fuerza debe ser objeto de un uso. Los bonos son, principalmente, el hecho de que los cristianos creen en la divinidad de Cristo y el hecho de reverencia por la palabra de Dios revelada en la Biblia.

8. En la causa del ecumenismo, la Iglesia Católica debe permanecer siempre fiel a la fe que ha recibido. celo imprudente en este asunto es un obstáculo a la unidad y no una ayuda. También lo es cualquier intento de realizar una unión meramente superficial.

Otros problemas

Al cierre del tercer período de sesiones, en noviembre de 1964, el Consejo ha votado a favor de dos Constituciones y Decretos tres. Las Constituciones fueron los relacionados con la liturgia y con la Iglesia; los decretos estaban en Oecumenism, en las Iglesias Orientales, y sobre "Medios de Comunicación" (relativo a los medios de comunicación modernos, como la prensa, el cine, la radio y la televisión, lo que Decreto fue considerada en general como excesivamente clerical, abstracta e indigno de su tema importante).

De los esquemas pendientes al final del tercer período de sesiones, los principales fueron los relacionados con los sacerdotes y los seminarios, religiosas, las misiones, los "deberes pastorales de los obispos," la revelación divina, y "la Iglesia y el mundo moderno." Intensivo y prolongado de elaboración, debate, se modifica, más debate seguido por más que se modifica, han marcado la trayectoria de cada uno de estos temas. También han manifestado la voluntad del Consejo de que todo lo posible debe hacerse para que este Consejo de la renovación en la Iglesia.

Entre los temas pendientes de liquidación, que figura en el esquema de 13 comandos de mayor interés. Pues este es el esquema sobre la Iglesia en el mundo moderno. El Consejo debe demostrar que en sus debates no se está moviendo en el plano abstracto, la Iglesia es en este mundo, se comprometió a que por un mandato divino. De todos los temas tratados, ninguno probablemente ha sido más ampliamente esperada. No esquema ha pasado por varias fases, ninguna ha sufrido mayor modificación. Este esquema está a cargo de dos comisiones de trabajo en conjunto - la Comisión de Teología y de la Comisión para el Apostolado Seglar. En febrero de 1965, el texto revisado (es decir, el texto en su cuarta forma) fue examinado por la comisión mixta, y una nueva reunión se celebrará antes de que el texto iba a ser enviado a los obispos. En este texto se presentan las preguntas y problemas que el mundo moderno pone a la Iglesia, y los campos en los que se busca la cooperación de la Iglesia-la operación. A continuación, el texto describe las cosas en las que la Iglesia es competente para pronunciarse, mientras que un breve análisis de la historia muestra cómo se han cometido errores en el pasado cuando la Iglesia se involucró en los sistemas políticos. Bajo los títulos de la antropología, la sociología y la cosmología, el texto a continuación, los detalles de la actitud de la Iglesia al mundo moderno.

La extrema complejidad de estos problemas se demuestra por el hecho de que siete distintos sub-comités en el trabajo. Tratan subcomités con
(A) la base de la teología;
(B) las condiciones generales de presentación;
(C) la cuestión de la presencia del hombre en la sociedad;
(D) el matrimonio;
(E) las cuestiones sociales y económicas;
(F) la paz y la guerra - incluyendo la guerra nuclear y el desarme, y por último
(G) las cuestiones de la cultura moderna.

Durante el tercer período de sesiones, muchas otras cuestiones importantes se han planteado. Entre ellos se encontraban la declaración sobre libertad religiosa, y una declaración complementaria en relación con aquellos que no son cristianos (incluyendo una declaración sobre los que pertenecen a la fe judía).

Estas declaraciones fueron devueltos para su ulterior revisión, y la acción para su aprobación se aplazó hasta el cuarto período de sesiones.

La cuestión de los matrimonios mixtos también se planteó (es decir, los matrimonios contraídos entre católicos y cristianos no católicos). Los Padres del Concilio decidió someter esta cuestión al Papa de decisión, y expresó la esperanza de que esta decisión se daría antes de la promulgación de la reforma en el Derecho Canónico. Si bien la cuestión general del matrimonio está incluido en el esquema sobre la Iglesia en el mundo moderno, el Papa Pablo VI se ha reservado para sí la decisión acerca de si cualquier cambio debe hacerse en la enseñanza del Papa Pío XI (que fue repetida por su sucesor , el Papa Pío XII) sobre los medios de control de la natalidad. El Papa Pablo alistó la ayuda de los teólogos distinguen y los médicos para que le ayuden en la formación de su criterio sobre esta cuestión.
JM


La última sesión

La cuarta y última sesión del Consejo abrió 14 de septiembre 1965, y cerró 08 de diciembre. Con mucho, el más activo de las sesiones, se publicó dos constituciones
(La revelación divina, los problemas modernos de la Iglesia),
seis decretos
(Derechos de los obispos, los seminarios, la vida de apostolado religioso, de los laicos, la vida sacerdotal, misiones),
y tres declaraciones
(Libertad de la Iglesia y las religiones no cristianas, la educación cristiana, religiosa).

El Consejo fue testigo de una dramática demostración de ecumenismo el 7 de diciembre, cuando el Papa Pablo y el patriarca ortodoxo Atenágoras I formalmente expresado su pesar por las mutuas excomuniones pronunciadas por sus predecesores. El Papa León IX y el patriarca Cerulario, en 1054.

El trabajo de documentación del Consejo, el fruto del estudio del comité laborioso, muchas versiones preliminares, y un sinnúmero de revisiones, está representada por dieciséis proyectos finales, de la siguiente manera:

Cuatro Constituciones

"En la Sagrada Liturgia" (4 de diciembre de 1963),
"En la Iglesia" (21 de noviembre de 1964),
"Revelación divina" (18 de noviembre 1965) y
"La Iglesia en el Mundo Moderno" (7 de diciembre de 1965)

Nueve decretos

"Los medios de comunicación social" (4 de diciembre de 1963),
"Ecumenismo" (21 de noviembre de 1964),
"Las Iglesias orientales católicas" (21 de noviembre de 1964),
"El deber pastoral de los obispos," (18 de octubre de 1965),
"Sobre la formación sacerdotal" (28 de octubre de 1965),
"En el apostolado de los laicos" (18 de noviembre de 1965),
"En el ministerio y la vida sacerdotal" (7 de diciembre de 1965),
"En la actividad misionera de la Iglesia" (7 de diciembre de 1965), y

Tres declaraciones

"En la relación de la Iglesia con las religiones no cristianas" (26 de octubre de 1965),
"En ChristianEducation" (28 de octubre de 1965) y
"Sobre la Libertad Religiosa" (7 de diciembre de 1965).
TBMcD.



Asimismo, véase:
Consejos Ecuménico


Este tema presentación en el original idioma Inglés


Enviar una pregunta por e-mail o comentario para nosotros: E-mail

La web principal de CREER página (y el índice a los temas) está en
http://mb-soft.com/believe/beliespm.html'