Libro del Eclesiástico - Español

o Eclesiástico

Un libro en el Antiguo Testamento Apócrifa

Información General

El libro del Eclesiástico, o la Sabiduría de Jesús el hijo de Sir, es un libro de los libros apócrifos. También es conocido como Eclesiástico ("libro de la iglesia") debido a su amplio uso entre los cristianos griegos y latinos en la instrucción moral. Clasificado entre los escritos de la sabiduría, el libro fue escrito en hebreo en Jerusalén c. 180 a. C. por un maestro aprendió, Jesús ben Sira, y fue traducido al griego en Egipto con un prefacio de su nieto no mucho después de 132 aC.

La enseñanza de la sabiduría del libro llega a su clímax con un largo elogio de los héroes de la historia de Israel. Uso de los dichos forma típica del Libro de los Proverbios, el autor logra una fusión de la piedad de escribas, con su gran respeto por la ley judía, y la sabiduría tradicional.

CREER
Religioso
Información
Fuente
página web
Nuestra lista de 2.300 Temas Religiosos
E-mail

Norman K. Gottwald


Libro del Eclesiástico

o Eclesiástico

Información General

Sirácida o Eclesiástico es un libro del Antiguo Testamento en aquellas versiones de la Biblia después de la Septuaginta griega (por lo general católica romana y ortodoxa versiones). No aparece en la Biblia hebrea, y se coloca con la Apócrifa en las versiones protestantes de la Biblia. También conocido como "La Sabiduría de Jesús, el hijo de Sir," el libro fue escrito en algún momento entre 195 y 171 aC por Jesús, el hijo de Sir (hebreo Josué ben Sira). El autor se cree que fue un sabio que enseña la sabiduría en una academia en Jerusalén. Él es el único autor de un libro apócrifo que han unido su nombre a su obra (50:27). Alrededor de 130 aC, una traducción griega se hizo a partir del original por una persona que se exige en un prólogo añadido (desde que parte del libro) Hebreo ser un nieto del autor. Debido a la gran popularidad ganada por el libro, que se tradujo posteriormente en muchas otras lenguas, el texto griego, sin embargo, es el único que ha sobrevivido en su totalidad.

Eclesiástico se compone principalmente de una serie de máximas vagamente relacionados y otros dichos de carácter proverbial, tanto en la forma del libro de Proverbios. En todo momento, el autor ofrece instrucción sobre la manera de conducirse con prudencia en todos los ámbitos de la vida. Se identifica la sabiduría con la ley divina (24:23), pero sus consejos están más preocupados por la ética de lo que son con la revelación divina. Además de sus numerosas instrucciones, diversa, Sirácida contiene varios poemas largos que celebrar la sabiduría (1:1-20, 24:1-22), alabar a Dios y sus maravillas (42:15-43:33), y alabar al venerados patriarcas y los profetas de Israel (cap. 44-49). Cabe destacar el capítulo 24, la introducción de la sabiduría increada hablando como una persona divina. Los primeros escritores cristianos que consideraba una anticipación o prefiguración del Logos, o la palabra de Dios, en el primer capítulo del Evangelio de Juan. Eclesiástico está clasificado con la literatura sapiencial del Antiguo Testamento, que incluye los libros de Eclesiastés, Job y Proverbios. Algunos estudiosos lo consideran como el final de la muestra sobresaliente de esa forma de la literatura y el primer ejemplo de la clase de pensamiento judío desarrollado posteriormente por las escuelas de los fariseos y saduceos.

Aunque muy apreciada por los primeros comentaristas judíos, que a menudo es citada, Eclesiástico fue excluido del canon hebreo. Los rabinos que cerró el canon consideró que el período de la inspiración divina había terminado poco después de la hora del sacerdote hebreo y reformista Esdras (floreció del siglo quinto a cuarto antes de Cristo), por lo que, Eclesiástico, que claramente ha sido escrito mucho después de que el tiempo de Esdras, no podía han sido divinamente inspirados. Los primeros cristianos, sin embargo, aceptó junto con varios otros libros considerados como falsos por los Judios. Desde entonces, tanto la Iglesia Ortodoxa y la Iglesia Católica Romana han decretado que sea canónica, y los protestantes, después de Martín Lutero, consideran apócrifos y no canónicos.


Eclesiástico

Información Católica

(Abreviado Eclesiástico;. También conocido como el Libro del Eclesiástico.)

El más largo de los libros deuterocanónicos de la Biblia, y el último de los escritos sapienciales de la Vulgata del Antiguo Testamento.

TÍTULO I.

El título del libro habitual en los manuscritos griegos y de los Padres es Sofía Iesou uiou Seirach, "la sabiduría de Jesús, el hijo de Sir", o simplemente Sofía Seirach "la Sabiduría de Sirac". Es manifiestamente relacionada con y posiblemente derivados de la suscripción después de lo cual aparece en la parte final del recientemente descubierto fragmentos hebreo del Eclesiástico: "La sabiduría [Hó khmâ] de Simeón, el hijo de Yeshua, el hijo de Eleazar, hijo de Sira ". De hecho, su forma completa, naturalmente, uno de los conductores a considerarla como una representación directa de la partida hebreo: Yeshua ben Sira Hokhmath, si no fuera que San Jerónimo, en su prólogo a los escritos Solominic, afirma que el título hebreo del Eclesiástico se "Mishle" (Parabolae) de Jesús de Sirac. Tal vez en el original hebreo del libro dio títulos diferentes en momentos diferentes: en efecto, el simple nombre de Hokhma, "Sabiduría", se le aplica en el Talmud, mientras que los escritores rabínico comúnmente citan Eclesiástico de Ben Sira. Entre los otros nombres griegos que se dan a Eclesiástico en la literatura patrística, se puede mencionar el simple título de Sophia, "Sabiduría", y la designación honoraria que Panaretos sophia, "La sabiduría de todos los virtuosos".

Como era de esperar, los escritores de América han aplicado a los títulos Eclesiástico que se derivan de su nombre griego, como "Sapientia Sir" (Rufino), "Jesu, filii Sir" (Junilius), "Sapientia Jesu" (Codex Claromontanus); "Liber Sapientiae" (Misal Romano). Difícilmente se puede dudar, sin embargo, que el título "Parabolae Salomonis", que se antepone a veces en el Breviario Romano a las secciones del Eclesiástico, se remonta a la palabra hebrea que habla San Jerónimo en su prólogo a la salomónica escritos. Sea como fuere, el libro es más comúnmente designadas en la Iglesia latina como "Eclesiástico", misma de la palabra griega con un final de América. Este último título - no debe confundirse con el "Eclesiastés" (Eclesiastés) - es el utilizado por el Concilio de Trento en su decreto solemne referente a los libros para ser considerados como sagrados y canónicos. Señala la estima muy especial en el que se llevó a cabo esta labor didáctica anteriormente para el propósito de la lectura en general y la instrucción en las reuniones de la iglesia: este libro solo, de todos los escritos deuterocanónicos, que también se llaman eclesiástica por Rufino, ha conservado a través de preeminencia el nombre del Eclesiástico (Liber), que es "un libro de lectura iglesia".

II. ÍNDICE

El libro del Eclesiástico está precedida por un prólogo que se profesa a la labor del traductor griego del original hebreo y la autenticidad de los cuales es indudable. En este prólogo a la traducción, el autor describe, entre otras cosas, su estado de ánimo para emprender la difícil tarea de hacer el texto hebreo al griego. Él estaba profundamente impresionado por la sabiduría de los dichos contenidos en el libro, y desea por lo tanto, por medio de una traducción, para poner esas enseñanzas valiosas al alcance de cualquiera que desee acogerse a ellos para la vida en más perfecto acuerdo con la ley de Dios. Este era un objeto más digno, y no hay duda de que en el establecimiento antes de sí mismo el traductor del Eclesiástico se había dado cuenta también el carácter general del contenido de ese escrito sagrado. La idea fundamental del autor del Eclesiástico es el de la sabiduría tal como se entiende y inculcado inspirado la literatura hebrea, de los contenidos de este libro, sin embargo variada que puede aparecer en otros aspectos, admitir de ser, naturalmente, agrupadas bajo el epígrafe genral de la "Sabiduría" . Visto desde este punto de vista, que de hecho es universalmente considerado como el punto de vista propio del autor, el contenido de Ecclesiasticus pueden dividirse en dos grandes partes: caps. i-xlii, 14, y xlii, 15-1, 26. Los dichos que principalmente forman la primera parte, tienden directamente a inculcar el temor de Dios y el cumplimiento de sus mandamientos, en qué consiste la verdadera sabiduría. Esto lo hacen señalando, de manera concreta, cómo el hombre verdaderamente sabio debe conducirse en las múltiples relaciones de la vida práctica. Ofrecen un fondo más variado de normas pensadas para la auto-orientación

en la alegría y la tristeza, en la prosperidad y la adversidad, en la enfermedad y la salud, en la lucha y la tentación, en la vida social, en las relaciones con amigos y enemigos, con altos y bajos, ricos y pobres, con lo bueno y lo malo, el sabio y el tonto, en el comercio, los negocios y el llamado de uno normal, sobre todo, en la propia casa y la familia en relación con la formación de los niños, el tratamiento de siervos y siervas, y la forma en la que un hombre debe comportarse hacia su propia esposa y las mujeres en general (rer SCHU).

Junto con estas máximas, que se asemejan muy de cerca tanto en la materia y la forma de los Proverbios de Salomón, la primera parte del Eclesiástico incluye varias descripciones más o menos largo del origen y la excelencia de la sabiduría (cf. i, iv, 12-22; vi, 18-37; xiv, 22-xv, 11; xxiv). El contenido de la segunda parte del libro son de un carácter decididamente más uniforme, pero no menos contribuir eficazmente al planteamiento de la temática general del Eclesiástico. Primero se describen en detalle la sabiduría divina tan maravillosamente que aparecen en el reino de la naturaleza (xlii, 15 xliii), y el próximo ilustrar la práctica de la sabiduría en los distintos ámbitos de la vida, como se hizo conocido por la historia de los próceres de Israel, de Enoc hasta el sumo sacerdote Simón, el escritor contemporáneo de santa (XLIV-1, 26). Al final del libro (1, 27-29), no es en primer lugar, una breve conclusión que contiene la suscripción del autor y la declaración expresa de su propósito general, y el próximo, un apéndice (li) en la que el escritor regresa gracias a Dios por sus beneficios, y sobre todo por el don de la sabiduría ya la que van incluidas en el texto hebreo descubierto recientemente, una suscripción de segundo y la eyaculación piadosa siguiente: "Bendito sea el nombre de Yahvé desde ahora y para siempre."

III. TEXTO ORIGINAL

Hasta hace muy poco el idioma original del Libro del Eclesiástico era una cuestión de considerables dudas entre los estudiosos. Ellos, por supuesto, sabemos que los estados del traductor griego prólogo que la obra fue escrita originalmente en "hebreo", hebraisti, pero estaban en duda sobre el significado exacto de este término, lo que podría significar propio hebreo o arameo. Ellos fueron también conscientes de que San Jerónimo, en su prefacio a la salomónica escritos, habla de un original hebreo como en la existencia en su día, pero todavía puede ponerse en duda si era realmente un texto hebreo, o no más bien una siríaco o arameo traducción en caracteres hebreos. Una vez más, a sus ojos, la cita del libro de escritores rabínico, a veces en hebreo, en ocasiones en arameo, no parece decisiva, ya que no estaba seguro de que provenía de un original hebreo. Y este fue su punto de vista también en relación con las citas, esta vez en hebreo clásico, por el Saadia Gaon Bagdad del siglo X de nuestra era, que es el período después del cual todos los rastros documentales de un texto hebreo de Ecclesiasticus prácticamente desaparecen de el mundo cristiano. Sin embargo, la mayoría de los críticos fueron de la mente que el lenguaje primitivo del libro era el hebreo, no arameo. Su principal argumento para ello fue que la versión griega, contiene algunos errores: por ejemplo, xxiv, 37 (. Gr. en, versículo 27), "luz" para "Nilo" (xx); xxv, 22 (gr. versículo 15), "cabeza" para el "veneno" (xx); xlvi. 21 (gr., versículo 18), "Tiro" por "enemigos" (xxx), etc, que son mejor explica por el supuesto de que el traductor malinterpretado un hebreo original antes de él. Y así, el asunto se mantuvo hasta el año 1896, que marca el inicio de un período totalmente nuevo en la historia del texto original del Eclesiástico. Desde entonces, la prueba documental ha salido a la luz, y tiene la intención de demostrar que el libro fue escrito originalmente en hebreo. Los primeros fragmentos de un texto hebreo de Ecclesiasticus (xxxix, 15-xl, 6) fueron traídos desde el Oriente a Cambridge, Inglaterra, por la Sra. AS Lewis, que se identificaron en mayo de 1896, y publicado en "El Expositor" (julio , 1896) de S. Schechter, profesor adjunto de talmúdica en la Universidad de Cambridge. Casi al mismo tiempo, en una caja de fragmentos adquiridos en el Cairo a través genizzah profesor Sayce para la Bodleian Library de Oxford, nueve hojas aparentemente del mismo manuscrito (ahora llamado B) y XL contiene, 9-xlix, 11, fueron encontrados por AE Cowley y Ad. Neubauer, que también pronto su publicación (Oxford, 1897) A continuación siguió la identificación por el profesor Schechter, en primer lugar, de siete hojas de la misma del Codex (B), con un contenido xxx, de 11 xxxi, 11; xxxv, XXXII, XXXIII 1b-3 , de 11 xxxvi, 21; xxxvii, 30 xxxviii, 28b; xlix, 14 quater-li, 30, y el próximo, de cuatro hojas de un manuscrito diferentes (llamado A), y iii presentar, 6e-VII, 31 bis, XI, 36d-xvi, 26. Estas hojas once había sido descubierto por el doctor. Schechtler en los fragmentos traídos por él desde el genizzah El Cairo, y se encuentra entre la materia obtenida de la misma fuente por el Museo Británico, que G. Margoliouth encontrado y publicado, en 1899, cuatro páginas del manuscrito que contiene xxxi B, 12 -. xxxii, 1 bis, XXXVI, XXXVII 21, 29. A principios de 1900, yo vi Lé publicado dos páginas de un manuscrito tercero (C), XXXVI, XXXVIII, 29 bis, la, es decir, un pasaje que ya figuran en el Codex beato y dos de un cuarto manuscrito (D), presentando en un forma defectuosa, vi, 18-vii, 27 B, es decir, una sección que ya se encuentran en los Códigos A. A principios de 1900, también, ES Adler publica cuatro páginas del manuscrito A, vix. vii, 29-XII, 1, y S. Schechter, cuatro páginas del manuscrito C, que consiste en fragmentos simples de iv, v-28b, 15c; xxv, 11b-xxvi, 2a. Por último, dos páginas del manuscrito D fueron descubiertas por el Dr. MS Gaster, y contienen unos pocos versículos de los capítulos. XVIII, XIX, XX, XXVII, algunas de las cuales ya aparecen en los manuscritos B y C. Por lo tanto la mitad del año 1900, más de la mitad de un texto hebreo de Ecclesiasticus se habían identificado y publicado por los estudiosos. (En las indicaciones anteriores de los fragmentos recién descubierto del hebreo, capítulos y versículos dado son de acuerdo a la numeración de la Vulgata Latina).

Como, naturalmente, podría preverse, y de hecho es conveniente que así sucediera, la publicación de estos diversos fragmentos dieron origen a una controversia en cuanto a la originalidad de los textos allí expuestos. En una etapa muy temprana en esa publicación, los académicos fácilmente cuenta de que aunque la lengua hebrea de los fragmentos aparentemente clásica, sin embargo, contenían lecturas que podría llevar a sospechar de su dependencia real en las versiones griega y siríaca del Eclesiástico. De donde se manifiesta importados para determinar si, en caso afirmativo, en qué medida, los fragmentos hebreo reproduce un texto original del libro, o por el contrario, sólo presentó una retraducción a finales del Eclesiástico en hebreo por medio de las versiones que acabamos de mencionar. Tanto el Dr. G. Bickel y el Profesor DS Margoliouth, es decir, los dos hombres que poco antes, pero el descubrimiento de los fragmentos de Ecclesiasticus hebreo había intentado volver a traducir pequeñas partes del libro en hebreo, se declararon abiertamente en contra de la originalidad de la nueva que se encuentran el texto hebreo. En efecto, puede admitirse que los esfuerzos que implica, naturalmente, su propio trabajo de retraducción tenido especialmente equipado Margoliouth y Bickell para notar y apreciar las características que hasta ahora parece que muchos estudiosos de decir a favor de una cierta conexión del texto hebreo con el griego y siriaco versiones. Sigue siendo cierto, sin embargo, que, con la excepción de Israel Lé vi y tal vez algunos otros, los más destacados eruditos bíblicos y talmúdicos del día son de la mente que el hebreo fragmentos de presentar un texto original. Ellos piensan que los argumentos y conclusiones más vigorosamente impulsada por el Profesor DS Margoliouth a favor de su punto de vista han sido cedidas a través de una comparación de los fragmentos publicados en 1899 y 1900 con los que había aparecido en una fecha anterior, ya través de un estudio detenido de casi todos los hechos disponibles. Se admiten fácilmente en los manuscritos hasta ahora recuperado, los fallos de escribas, dobletes, arabismos, huellas evidentes de dependencia en las versiones existentes, etc, pero a su mente todos los defectos no refutar la originalidad del texto hebreo, en la medida en que pueden, y de hecho, en un gran número de casos debe tenerse en cuenta por el characrter muy tardía de las copias en nuestro poder. Los fragmentos hebreo de Ecclesiasticus pertenecen, como muy pronto, hasta el décimo, o incluso del siglo XI de nuestra era, y para esa fecha finales de todo tipo de errores, naturalmente, se podía esperar que se han deslizado en el idioma original del libro, porque los copistas judíos de la obra no lo consideran como canónicos. Al mismo tiempo, estos defectos no desfiguran por completo la forma de hebreo en el que Eclesiástico fue escrito primitivamente. El lenguaje de los fragmentos no es manifiestamente rabínica, pero hebreo clásico, y esta conclusión es decididamente corroborada por una comparación de su texto con el de las citas de Eclesiástico, tanto en el Talmud y en el Saadia, que ya han sido mencionados . Una vez más, el hebreo de los fragmentos recién descubierto, aunque clásica, es sin embargo una de un tipo claramente tarde, y que suministra materiales considerables para la investigación lexicográfica. Por último, el número relativamente grande de los manuscritos hebreos recientemente descubiertos en un solo lugar (El Cairo) señala el hecho de que el trabajo en su forma primitiva se transcribe a menudo en los tiempos antiguos, y por lo tanto ofrece la esperanza de que otras copias, más o menos completa, del texto original se puede descubrir en una fecha futura. Para hacer su estudio práctico, todos los fragmentos existentes se han reunido en una edición espléndida. "Facsímiles de los fragmentos recuperados hasta la fecha del Libro del Eclesiástico en hebreo" (Oxford y Cambridge, 1901). La estructura métrica y estrófica de las partes del texto recientemente descubierto ha sido especialmente investigado por H. Grimme y N. Schlögl, cuyo éxito en la materia es, por decir lo menos, indiferente, y por Jos Knabenbauer, SJ en un menos aventurero Así, y por lo tanto, con resultados más satisfactorios.

IV. ANTIGUO VERSIONES

Era, por supuesto, de un texto hebreo incomparablemente mejor que la que poseen ahora que el nieto del autor del Eclesiástico prestados, el libro al griego. Este traductor es un palestino Judio, que llegaron a Egipto en un momento determinado, y se desea para hacer que el acceso con un vestido de griego a los Judios de la dispersión, y sin duda también a todos los amantes de la sabiduría. Su nombre es desconocido, aunque una antigua, pero poco fiable, la tradición ("Sinopsis Scripurae Sacrae" en las obras de San Atanasio) le llama a Jesús, el hijo de Sir. Sus títulos literarios para la tarea que emprendió y llevó a cabo no puede ser plenamente comprobada en el día de hoy. Es comúnmente considerado, sin embargo, el carácter general de su obra, como un hombre de buena cultura general, con una orden razonable de hebreo y griego. Él era claramente consciente de la gran diferencia que existe entre el genio respectiva de estos dos idiomas, y de la consiguiente dificultad para asistir a los esfuerzos de uno que pretendía atgving una versión satisfactoria griega de un escrito en hebreo, y por lo tanto pide expresamente, en su prólogo a el trabajo, la indulgencia de sus lectores por cualquier deficiencia que puede notar en su traducción. Afirma haber pasado mucho tiempo y mano de obra en su versión de Eclesiástico, y es justo suponer que su trabajo no era más que una conciencia, sino también, en general, un éxito, la prestación del original hebreo. Uno puede hablar, pero de esta forma de vigilancia el valor exacto de la traducción griega en su forma primitiva por la sencilla razón de que una comparación de sus manuscritos existentes - todo al parecer derivada de un ejemplar único griego - muestra que la traducción primitiva ha sido muy a menudo, y en muchos casos en serio, manipulado. Los grandes códices unciales, el Vaticano, el Sinaítico, el Ephraemitic, y en parte la de Alejandría, aunque relativamente libre de glosas, contienen un texto inferior, la mejor forma del texto parece ser preservado en el Codex Venetus y en ciertos manuscritos cursiva, aunque estos tienen muchas glosas. Sin duda, un buen número de estas glosas pueden ser referidos de forma segura para el propio traductor, que, a veces añadido una palabra, o incluso unas pocas palabras a la original antes de él, para aclarar el significado o para proteger el texto contra el posible malentendido. Pero la mayor parte de las glosas se parecen a los griegos adiciones en el Libro de los Proverbios, que son expansiones del pensamiento, o interpretaciones helenizante, o complementos de las colecciones actuales de dichos gnómica. Los siguientes son los resultados más comprobada que se derivan de una comparación de la versión griega con el texto de los fragmentos hebreo. A menudo, la corrupción de la palabra hebrea puede ser descubierto a través de la griega, y, por el contrario, el texto griego se demuestra ser defectuoso, en la línea de adiciones u omisiones, por las referencias a los lugares paralelos en el hebreo. A veces, el hebreo revela una considerable libertad de la prestación por parte del traductor griego, o le permite a uno percibir cómo el autor de la versión confundieron una letra hebrea para otro, o más, nos brinda un medio para dar sentido a una ininteligible expresiones en el texto griego. Por último, el texto hebreo confirma la orden de los contenidos de xxx-xxxvi que es presentado por las versiones siríaca, latina y armenia, más en contra del orden natural que se encuentran en todos los manuscritos griegos existentes. Al igual que la griega, la versión siríaca del Eclesiástico fue hecha directamente del original hebreo. Esto es poco menos que universalmente admitido, y una comparación de su texto con el de la recién encontrado fragmentos hebreo debe conformarse con el punto de siempre, como acaba de decir, la versión siríaca da el mismo orden que el texto hebreo de los contenidos de xxx-xxxvi, en particular, presenta versiones erróneas, cuyo origen, mientras que inexplicable, suponiendo un original griego como base, se explica fácilmente por la referencia al texto del que se hizo debe haber sido muy deficiente, como lo prueban los numerosos y importantes lagunas en la traducción siríaca. Parece, asimismo, que el hebreo ha sido dictada por el propio intérprete en un descuido, ya veces incluso de manera arbitraria. La versión siríaca tiene todo el valor menos crítica en el día de hoy, ya que se revisó considerablemente en una fecha desconocida, por medio de la traducción griega.

De las otras versiones antiguas del Eclesiástico, el Antiguo Latina es la más importante. Se hizo antes de la hora de San Jerónimo, aunque la fecha exacta de su origen no puede determinarse ahora, y el santo doctor, aparentemente revisado su texto, pero poco, previamente a su adopción en la Vulgata Latina. La unidad de la antigua versión latina, que era indudable que antes, ha sido seriamente cuestionada en los últimos tiempos, y Ph. Thielmann, el investigador más reciente de su texto en este sentido, cree que los caps. XLIV-1 se deben a un traductor que no sea la del resto del libro, la primera parte siendo de Europa, la última parte y el jefe de África, el origen. Por el contrario, la vista anteriormente en duda por Cornelio a Lapide, P. Sabatier, EG Bengel, etc, es decir, que la versión latina se hizo directamente del griego, ahora se considera como totalmente ciertos. La versión ha conservado muchas palabras griegas en una forma latinizada: eremus (vi, 3); Eucaris (vi, 5): base (vi, 30); acharis (xx, 21), Xenia (xx, 31); dioryx (xxiv , 41); Poderes (xxvii, 9), etc, etc, junto con algunos Graecisms de la construcción, de modo que el texto traducido al latín fue, sin duda, griego, no el original hebreo. Es cierto que otras características del Antiguo Latina - en particular su resolución de xxx-xxxvi, que no está de acuerdo con la traducción griega, y está de acuerdo con el texto hebreo - parecen apuntar a la conclusión de que la versión latina se basó inmediatamente después de la el original hebreo. Pero un examen muy reciente y crítica de todas las funciones de tal en i-xliii ha dejado H. Herkenne a una conclusión diferente, todas las cosas tener en cuenta, que es de la mente que: "Nititur Vetus Latina textu vulgari greco anuncio textum alterius Hebraicum recensionis graece castigato ". (Véase también Jos Knabenbauer, SJ, "En Ecclesiaticum", p. 34 sq) Junto con las formas graecized, la traducción latina del Antiguo Eclesiástico presenta barbarismos y solecismos muchos (como defunctio, i, 13; religiositas, i, 17 , 18, 26; compartior, i, 24; receptibilis, ii, 5; Peries, periet, viii, 18; xxxiii, 7; obductio, ii, 2, v, 1, 10, etc), que, en la medida en el que puede ser realmente remonta a la forma original de ahí la versión, vaya a mostrar que el traductor no tenía más que un escaso dominio de la lengua latina. Una vez más, de un buen número de expresiones que están en duda debido a que el traductor, se puede inferir que, a veces, no entendí el sentido de los griegos, y que en otras ocasiones era demasiado libre en la prestación del texto antes de él. La antigua versión latina abunda en líneas adicionales o incluso versos extranjera no sólo a los griegos, sino también con el texto hebreo. Tales adiciones importantes - que a menudo aparecen con claridad lo que desde el hecho de que interfieren con los paralelismos poética del libro - están o repeticiones de las declaraciones anteriores bajo una forma ligeramente diferente, o glosas introducido por el traductor o de los copistas. Debido al origen temprano de la versión latina (probablemente del siglo II de nuestra era), y su íntima conexión con los textos en griego y hebreo, una buena edición de su forma primitiva, en la medida que esta forma se puede determinar, es una de las principales cosas que desear para la crítica textual del Eclesiástico. Entre las otras versiones antiguas del Libro del Eclesiástico que se derivan del griego, el etíope, árabe y copto son dignos de mención especial.

V. AUTOR Y FECHA

El autor del Libro del Eclesiástico no es el rey Salomón, a quien, junto a San Agustín da testimonio, la obra fue a menudo atribuida "a causa de cierta semejanza del estilo" con el de los Proverbios, Eclesiastés y el Cantar de los Cantares, pero a quien, como el mismo santo doctor dice, "el más culto" (al parecer uno de los escritores de la iglesia de la época) "saben muy bien que no debe ser contemplado" (en la Ciudad de Dios, lib. XVII, XX ch) . En la actualidad, la autoría del libro es universal y con razón, asignado a una cierta "Jesús", sobre cuya persona y el carácter de una gran cantidad ha sido de hecho supuso, pero muy poco se sabe en realidad. En el prólogo a la obra griega, el nombre propio del autor se da como Iesous, y esta información es corroborada por las suscripciones que se encuentran en el original hebreo: 1, 27 (Vulgata, 1, 29), li, 30. Su apellido familiar era Ben Sira, ya que el texto hebreo y las versiones antiguas de acuerdo a la fe. Él es descrito en las versiones griega y latina como "un hombre de Jerusalén" (1, 29), y las pruebas internas (cf. xxiv, 13 sqq; 1.) Tiende a confirmar la declaración, aunque no se encuentra en el hebreo .

Su estrecha amistad con "la Ley, los Profetas, y los otros libros liberados de los padres", es decir, con las tres clases de escritos que componen la Biblia hebrea, es claramente testimoniado por el prólogo de la obra, y los 367 modismos o frases, que ha demostrado el estudio de los fragmentos en hebreo que se derivan de los libros sagrados de los Judios, son una prueba fehaciente de que Jesús, el hijo de Sir, conocía a fondo con el texto bíblico. Él era un observador de la vida filosófica, como se puede fácilmente deducirse de la naturaleza de su pensamiento, y él mismo habla del mayor conocimiento que adquirió por viajar mucho, y de la cual, por supuesto, aprovechó para escribir su obra ( xxxiv, 12). El plazo determinado en la vida del autor a los cuales la composición de la obra debe ser referido no se puede definir, lo que puede conjeturas se han planteado al respecto por algunos estudiosos recientes. Los datos a los que otros han recurrido (xxxi, 22, ss;. Xxxviii, 1-15, etc) para demostrar que él era un médico son insuficientes, mientras que la similitud de los nombres (Jason-Jesús) no es excusa para los que han identificado a Jesús, el hijo de Sir, un hombre de carácter manifiestamente piadoso y honrado con el sacerdote impío y helenizante alta Jason (175-172 antes de Cristo - en relación con los hechos malvados de Jason, ver 2 Macabeos 4:7-26).

El momento en que Jesús, el autor del Eclesiástico, vivido ha sido el tema de discusión tanto en el pasado. Pero en la actualidad, se admite que se da con precisión aceptable. Dos datos son particularmente útiles para este propósito. La primera es suministrada por el prólogo griego, donde entró en Egipto en que ogdoo kai triakosto ETEI epi tou Euergetou Basileos, no mucho después de lo cual traducido al griego trabajo de su abuelo. El "año treinta y ocho" aquí se habla por el traductor no quiere decir que de su misma edad, de tal especificación sería manifiestamente irrelevante. Naturalmente, indica la fecha de su llegada a Egipto con una referencia a los años de gobierno del entonces monarca, el egipcio Ptolomeo Evergetes, y de hecho, la construcción gramatical griega del pasaje en el prólogo es que por lo general trabajan en el versión de los Setenta para dar el año de gobierno de un príncipe (cf. Hageo 1:1, 10; Zacarías 1:1, 7; 07:01, 1 Macabeos 12:42, 14:27, etc). En efecto, hubo dos Tolomeos de la Evergetes apellido (benefactor): Tolomeo III y Ptolomeo VII (Fiscon). Sin embargo, para decidir cuál es el que realmente quiere decir el autor del prólogo es un asunto fácil. Como la primera, Ptolomeo III, reinó sólo veinticinco años (247-222 aC) debe ser el segundo, Ptolomeo VII, que en intención. Este príncipe último compartió el trono junto a su hermano (de 170 aC en adelante), y luego gobernó en solitario (desde 145 aC en adelante). Pero era costumbre de contar los años de su reinado a partir de la fecha anterior. Por lo tanto "el año treinta y ocho de Ptolomeo Evergetes", en la que el nieto de Jesús, el hijo de Sir, llegó a Egipto, es el año 132 a. C. Este es el caso, el abuelo del traductor, el autor del Eclesiástico, se puede considerar como de haber vivido y escrito su obra entre los cuarenta y sesenta años antes (entre 190 y 170 antes de Cristo), porque no puede haber ninguna duda de que, al referirse a Jesús por medio de la Pappos plazo y de la frase definitiva mou ho Iesous Pappos, el escritor del prólogo designó a su abuelo, y no un antepasado más remoto. El segundo dato que es especialmente para la determinación del momento en que el escritor vivió de Ecclesiasticus es suministrada por el propio libro. Desde hace tiempo se considera que desde el hijo de Sir celebra con un brillo genuino de entusiasmo las obras de "el sumo sacerdote Simón, hijo de Onías", a quien elogia como el último de la larga lista de notables judíos, se debe han sido un eyewitnes de la gloria que él representa (cf. 1, 1-16, 22, 23). Este fue, por supuesto, pero una inferencia y mientras se basaba sólo en una apreciación más o menos subjetiva del paso, se puede undertand fácilmente por qué muchos estudiosos cuestionado, o incluso rechazado, su corrección. Pero con el reciente descubrimiento del original hebreo del pasaje, se ha llegado en un nuevo, y el objetivo claramente, elemento, que sitúa prácticamente fuera de toda duda la exactitud de la inferencia. En el texto hebreo, inmediatamente después de su eulogism del sumo sacerdote Simón, el escritor subjoins la ferviente oración siguiente:

Que su (es decir, Yahvé) merced estar continuamente con Simon, y que Él establecer con él el pacto de Phineas, que perdurará con él y con su descendencia, como dice el del cielo (I, 24).

Obviamente, Simón estaba todavía vivo cuando esta oración se formuló por lo tanto, y su propio texto en el hebreo significa esto tan evidente, que cuando el nieto del autor, que traducido al griego, en una fecha en la que Simon había muerto hacía algún tiempo, él se sentía necesario modificar el texto antes de él, y por lo que hizo en la forma general siguiente:

Que su misericordia estar continuamente con nosotros, y que Él nos redimió en su día. Además de lo que nos permite comprender el hecho de que Jesús, el hijo de Sir, fue contemporáneo del sumo sacerdote Simón, cap. 1 del Eclesiástico nos da ciertos detalles que nos permiten decidir cuál de los dos Simons, sumos sacerdotes y los dos hijos de Onías y conocido en la historia judía, es la descrita por el escritor del libro. Por un lado, el título sólo se conoce de Simón I (que se celebró bajo el pontificado Ptolomeo Soter, alrededor de 300 aC), que proporcionaría una razón para la gran ecomium pasó a Simon en el Eclesiástico., L es el apellido "el Justo" ( cf. Josefo, Antig. capítulo de la Judios, Bk.XII. ii, 5), de donde se infiere que él era un sacerdote de alto renombre digno de ser celebrado entre los héroes judíos elogiado por el hijo de Dirach. Por otro lado, detalles como figura en el panegírico de Simón, como los hechos que se reparó y se reforzó el Templo, fortificó la ciudad contra el asedio, y proteger la Ciudad de ladrones (cf. Eclo. 1, 1-4), están en estrecha acuerdo con lo que se conoce de los tiempos de Simón II (200 aC). Mientras que en los días de Simón I, e inmediatamente después, la gente estaba perturbado por la agresión extranjera, en las de Simón II, los Judios fueron oprimidos por ejércitos enemigos, y fue su territorio invadido por Antíoco, como nos informa Josefo (Antiq . de los Judios, lib. XII, cap. iii, 3). Fue también en el último período de Simón II que Ptolomeo Filopator se previno gracias a la oración del sumo sacerdote de Dios, de profanar el Lugar Santísimo, luego comenzó una persecución terrible de los Judios en el hogar y en el extranjero (cf. III Mach. , ii, iii). Se desprende de estos hechos - para que los demás, señalando en la misma dirección, fácilmente se podría añadir - que el autor del Eclesiástico vivió el comienzo del siglo II a. C. De hecho, los últimos estudiosos católicos, en número cada vez mayor , prefieren esta posición que identifica al sumo sacerdote Simón, que se habla en Eclesiástico., l, con Simón I, y que, en consecuencia, se refiere a la composición del libro a cerca de un siglo antes (alrededor de 280 a. C.)

VI. MÉTODO DE COMPOSICIÓN

En la actualidad, existen dos principales puntos de vista sobre la manera en la que el escritor de Ecclesiasticus compuso su trabajo, y es difícil decir cuál es la más probable. La primera, sostenida por muchos estudiosos, sostiene que un estudio imparcial de los temas tratados y de su disposición real lleva a la conclusión de que todo el libro es obra de una sola mente. Sus defensores afirman que, a lo largo del libro, uno y el mismo propósito general pueden ser fácilmente hechos, a saber: el propósito de enseñar el valor práctico de la sabiduría hebrea, y que uno y el mismo método en el manejo de los materiales se puede notar fácilmente , el escritor siempre mostrando amplio conocimiento de los hombres y las cosas, y nunca citó ninguna autoridad exterior para lo que dice. Afirman que un examen cuidadoso de los contenidos de divulgación de una unidad distinta de la actitud mental por parte del autor hacia los temas principales mismo, hacia Dios, la vida, la sabiduría de la Ley, etc Ellos no niegan la existencia de diferencias de tono en el libro, pero creo que se encuentran en diversos párrafos relativos a temas de menor importancia, que la diversidad lo que cuenta no van más allá del rango de la experiencia de un hombre, que el autor es muy probable escribió en diferentes intervalos y bajo una variedad de circunstancias, de modo que no es de extrañar por lo tanto si las piezas compuestas llevan el sello de manifiesto un marco un tanto diferente de la mente. Algunos de ellos realmente van tan lejos como para admitir que el escritor de Ecclesiasticus pueden a veces han recogido ideas y máximas que ya estaban en uso actual y popular, incluso puede tener preparado el material de las colecciones de refranes sabios ya no existe o de discursos inéditos de sabios, pero que, todos y cada uno, es positivo que el autor del libro "no era un mero colector o compilador; su personalidad característica también destaca de manera clara y destacada para eso, y pese al carácter diversificado de los apotegmas, todos ellos son el resultado de una vista relacionada de vida y del mundo "(Schürer). El segundo punto de vista sostiene que el libro de Eclesiástico fue compuesto por un proceso de compilación. Según los defensores de esta posición, el carácter compilatorio del libro no está necesariamente en conflicto con una verdadera unidad de propósito general que impregna y la conexión de los elementos de la obra; tal fin resulta, en efecto, que una mente ha consolidado los elementos juntos para un fin común, pero en realidad deja intacta la cuestión de que se trata, a saber. ya sea que la mente de uno debe ser considerado como el autor original del contenido del libro, o, más bien, como el combinador de materiales pre-existentes. La concesión, a continuación, la existencia de un solo y mismo objetivo general de la obra del hijo de Sir, y admitiendo también el hecho de que ciertas partes de Ecclesiasticus pertenecen a él como el autor original, piensan que, en conjunto, el libro es una compilación. En pocas palabras, los siguientes son los motivos de su posición. En primer lugar, de la naturaleza misma de su obra, el autor como "una espigadora después de la uva-recolectores", y en tanto, hablando de sí mismo (xxxiii, 16) que nos da a entender que era un colector o compilador . En segundo lugar, la estructura de la obra todavía delata un proceso compilatorio. El capítulo final (li) es un apéndice real para el libro, y se añadió a él después de la finalización de la obra, como lo prueba el colofón de 1, 29 ss. El primer capítulo se lee como una introducción general al libro, y de hecho, como un tono distinto del de los capítulos en que su inmediato seguido, mientras que resembes algunas secciones distintas que se encuentran consagrados en los capítulos furthur de la obra. En el cuerpo del libro, cap. xxxvi, 1-19, es una oración por los Judios de la dispersión, por completo ajeno a los dichos en los versículos 20 y ss. del mismo capítulo, cap. xliii, 15-1, 26, es un discurso claramente separada de las máximas cautelar por la que está inmediatamente precedido, caps. xvi, 24; xxiv, 1; xxxix, 16, son nuevos puntos de partida, que, no menos que los numerosos pasajes marcados por la dirección de mi hijo (II, 1, iii, 19, iv, 1, 23; vi, 18 , 24, 33, etc). y la adición peculiar en 1, 27, 28, informe en contra de la unidad literaria de la obra. Otras marcas de un proceso recopilatorio también se han requerido. Consisten en la repetición significativa de los dichos de varios en diferentes lugares del libro (cf. xx, 32, 33, que se repite en xli, 17 ter, 18, etc), en aparentes discrepancias de pensamiento y doctrina (cf. las diferencias de tono en los capítulos XVI;. xxv, xxix, 21-41; xl, 1-11; etc); en algunos encabezamientos de materia en el inicio de las secciones especiales (cf. xxxi, 12; 41:16; 44:1 en el hebreo), y en un salmo o cántico del additonal se encuentran en el recién descubierto el texto hebreo, entre li, 12, y Li, 13; todos los que están mejor explicada por el uso de varias colecciones más pequeñas que contienen cada uno diciendo lo mismo, o diferentes considerablemente en su tenor genral, o suministros con sus respectivos títulos. Por último, parece que hay una huella histórica del carácter compilatorio del Eclesiástico en un segundo, pero no auténticos prólogo, el libro, que se encuentra en el "Scripturae Sinopsis Sacrae". En este documento, que se imprime en la obra de San Atanasio y también a principios del Eclesiástico en la Políglota Complutense, la redacción actual del libro se atribuye al traductor griego como un proceso regular de himnos elaboración individual, refranes, oraciones , etc, que le había sido dejado por su abuelo, Jesús, el hijo de Sir.

VII. ENSEÑANZA DOCTRINAL Y ÉTICA

Antes de exponer de manera resumida las principales enseñanzas, doctrinales y éticos, que figura en el Libro del Eclesiástico, que no estará de más a la premisa dos observaciones que, sin embargo primaria, debe ser claramente tenido en cuenta por cualquier persona que desea para ver las doctrinas del hijo de Sir en su propia luz. En primer lugar, obviamente sería injusto exigir que el contenido de este libro sapiencial debe venir a fondo hasta alcanzar los altos estándares morales de la ética cristiana, o debe ser igual en la claridad y la precisión de las enseñanzas dogmáticas consagrados en los escritos sagrados del Nuevo Testamento o en la tradición viva de la Iglesia, todo lo que puede ser reasonabley espera de un libro compuesto por algún tiempo antes de la dispensación cristiana, es que se establece subsantially buena, no perfecta, doctrinales y éticos de enseñanza. En segundo lugar, tanto en buena lógica y la demanda de sonido de sentido común que el silencio de Ecclesiasticus sobre ciertos puntos de doctrina no se considerará como una negación positiva de ellos, a menos que pueda ser clara y concluyente que tal silencio debe ser concebido. La obra se compone sobre todo de los dichos ajenos que llevan en todo tipo de temas, y por eso, casi nunca, o nunca del todo, se crítico sobria podrá pronunciarse sobre el motivo real que llevó al autor del libro o mencionar u omitir un punto particular de la doctrina. Más aún, en presencia de un escritor manifiestamente ligado a las tradiciones nacionales y religiosas de la raza judía como el tono general de su libro demuestra que el autor del Eclesiástico que ha sido, cada estudioso digno de ese nombre fácilmente ver que el silencio de Jesús parte con respecto a alguna doctrina importantes, como por ejemplo que el del Mesías, no es prueba alguna de que el hijo de Sir no cumplió con la creencia de los Judios sobre esa doctrina, y, en referencia al punto especial que acabamos de mencionar, no compartir las expectativas mesiánicas de su tiempo. Como fácilmente se puede ver, las dos observaciones de carácter general que acaba de hacer concebidas simplemente sucesivamente los cánones elementales de la crítica histórica, y que no habría sido habitó aquí si no fuera porque han sido muy a menudo se pierde de vista por los estudiosos protestantes, que, sesgada por su deseo de refutar la doctrina católica del carácter inspirado de Eclesiastés, han hecho todo lo posible para amortizar la enseñanza doctrinal y ética de este libro deuterocanónicos.

Las siguientes son las principales doctrinas dogmáticas de Jesús, el hijo de Sir. Según él, ya que, según todos los otros escritores inspirados del Antiguo Testamento, Dios es uno y no hay otro Dios fuera de Él (xxxvi, 5). Él es un ser vivo y eterno de Dios (xviii, 1), y superar a pesar de su grandeza y misericordia de toda comprensión humana, sin embargo, Él se da a conocer al hombre a través de sus obras maravillosas (xvi, 18, 23 xviii, 4). Él es el creador de todas las cosas (xviii, 1; xxiv, 12), que produjo con su palabra de mando, estampando a todos con las marcas de la grandeza y la bondad (xlii, 15 xliii, etc). El hombre es la obra elección de Dios, que le hizo para su gloria, lo puso como rey sobre todas las demás criaturas (xvii, 1-8), le otorgó el poder de elegir entre el bien y el mal (xv, 14-22), y hacerlo responsable por sus actos personales (xvii, 9-16), mientras que para la tolerancia, el mal moral Él lo reprueba y capacita al hombre para evitarlo (xv, 11-21). En el trato con el hombre, Dios no es menos misericordioso que justos: "Él es poderoso para perdonar" (xvi, 12), y: "¡Qué grande es la misericordia del Señor y su perdón a los que se vuelven a él" (xvii , 28); sin embargo, nadie debe presumir de la misericordia divina y por lo tanto, retrasar su conversión, "por su ira vendrá de repente, y en el momento de la venganza Él destruirá a ti" (v, 6-9). De entre los hijos de los hombres, Dios eligió para sí una nación especial, Israel, en medio de la cual Él quiere que la sabiduría debe residir (xxiv, 13-16), y en nombre de la cual el hijo de Sir ofrece una oración ferviente , repleta de recuerdos de tocar las misericordias de Dios a los patriarcas y los profetas de la antigüedad, y con ardientes deseos para la reunión y la exaltación del pueblo elegido (xxxvi, 1-19). Es bastante claro que el patriota judío que puso adelante esta petición a Dios para la tranquilidad futura y la prosperidad nacionales, y que, además, espera con confianza que el regreso de Elías contribuiría a la gloriosa restauración de todo Israel (cf. xlviii, 10), espera con interés la introducción de los tiempos mesiánicos. Sigue siendo cierto, sin embargo, que de cualquier manera que su silencio se explica, no habla en cualquier lugar de la interposición especial de Dios en nombre del pueblo judío, o de la futura venida de un Mesías personal. Él manifiestamente alude a la narración de la caída, cuando dice: "De la mujer se acercó el comienzo del pecado, y por ella morimos todos" (xxv, 33), y al parecer se conecta con esta desviación de la justicia original, las miserias y pasiones que pesan tanto sobre los hijos de Adán (xl, 1-11). Dice muy poco sobre la vida siguiente. recompensas terrenas ocupan los más importantes, o quizás incluso el único lugar, en la mente del autor, como sanción por presentar buenas o malas acciones (xiv, 22, xv, 6; xvi, 1-14), pero esto no aparecerá extraña a nadie que esté familiarizado con las limitaciones de la escatología judía en las partes más antiguas del Antiguo Testamento. Él representa a la muerte a la luz de una recompensa o un castigo, sólo en la medida en que o bien es una muerte tranquila de los justos o una liberación final de los males terrenales (XLI, 3, 4), o, por el contrario, un terrible final que alcanza el pecador cuando él menos se lo espera (ix, 16, 17). Por lo que respecta al inframundo o Sheol, que aparece a la nada escritor, sino un lugar lúgubre donde los muertos no alaban a Dios (xvii, 26, 27)

La idea central, dogmática y moral del libro es el de la sabiduría. Ben Sira se describe en varios aspectos importantes. Cuando habla de ella en relación a Dios, casi invariable que invierte con los atributos personales. Es eterna (i, 1), unsearchaable (i, 6, 7), universal (xxiv, 6 ss.). Es el poder formativo y creativo del mundo (xxiv, 3 ss.), Pero sí se crea (i, 9, también en griego: xxiv, 9), y no es en absoluto tratado como una distinta, subsistiendo Persona Divina, en la texto hebreo. En relación con el hombre, la sabiduría se presenta como una cualidad que viene del Todopoderoso y trabaja efectos más relevantes de los que le aman (i, 10-13). Se identifica con el "temor de Dios" (I, 16), que debe prevalecer, por supuesto, de una manera especial en Israel, y promover entre los hebreos el perfecto cumplimiento de la ley mosaica, que el autor de Ecclesasticus que respecta a la vida encarnación de Dios d sabiduría (xxiv, 11-20, 32, 33). Se trata de un tesoro inestimable, a la Adquisición de los cuales uno debe dedicar todos sus esfuerzos, y la impartición de que a los demás uno nunca debe rencor (vi, 18-20; xx, 32, 33). Se trata de una disposición del corazón que impulsa al hombre a practicar las virtudes de la fe, la esperanza y el amor de Dios (ii, 8-10), de confianza y comunicación, etc (II, 18-23; x, 23-27 , etc), que también asegura para él la felicidad y la gloria en esta vida (xxxiv, 14-20; xxxiii, 37, 38, etc). Es un estado de ánimo que impide el cumplimiento de la ley ritual, sobre todo la ofrenda de sacrificios, se convierta en un mero cumplimiento de corazón con observancias externas, y que hace que el hombre al lugar righeousness interior muy por encima de la oferta de ricos dones a Dios (xxxv ). Como fácilmente se puede observar, el autor de Ecclesiasticus inculcado en todo esto una enseñanza muy superior a la de los fariseos de una fecha algo más tarde, y de ninguna manera inferior a la de los profetas y de los encomiables, también, son concisos las numerosas dichos que el hijo de Sir da para evitar el pecado, en donde la parte negativa de la sabiduría práctica se puede decir que consisten. Sus máximas contra el orgullo (iii, 30; vi, 2-4; x, 14-30, etc), la codicia (iv, 36, v, 1, xi, 18-21), la envidia, (XXX, 22-27 , xxxvi, 22), la impureza (ix, 1-13; xix, 1-3, etc) ira (xviii, 1-14;. x, 6), la intemperancia (xxxvii, 30-34). xi, 2, 3;; pereza (vii, 16; xxii, 1, 2), los pecados de la lengua (iv, 30; VLI, 13, 14 i, 36-40, v, 16, 17, xxviii, 15 -27, etc), las malas compañías, (xi, 31-36, xxii, 14-18, etc), presentación de una estrecha observación de la naturaleza humana, estigmatizar a vicepresidente de una manera forzosa, y, a veces señalan el remedio contra la el temple espiritual. De hecho, es probable que no menos debido al éxito que Ben Sira alcanzado en la marca vicio que por lo que obtuvo directamente en inculcar la virtud, que su trabajo era tan buena gana utilizado en los primeros tiempos del cristianismo para la lectura pública en la iglesia, y los osos, hasta el día de hoy, el título de pre-eminente de "Eclesiástico".

Junto con estas máximas, que casi todos llevan en lo que puede llamarse la moral individual, el Libro del Eclesiástico contiene valiosas lecciones en relación con las diversas clases que componen la sociedad humana. La base natural de la sociedad es la familia, y el hijo de Sir proporciona un número de piezas de asesoramiento especialmente apropiado para los círculos nacionales como lo fue entonces constituido. Él tendría el hombre que desea convertirse en el jefe de una familia determinada en la elección de una esposa por su valor moral (xxxvi, 23-26, XL, 19-23). En repetidas ocasiones se describen las ventajas preciosos resultantes de la posesión de una buena esposa, y contrasta con ellos la miseria que implica la elección de una indigna (xxvi, 1-24; xxv, 17-36). El hombre, como la cabeza de la familia, representa de hecho, como corresponde, con más poder de lo que se le concedan entre nosotros, pero no dejar de señalar sus numerosas responsabilidades hacia los menores de él: a sus hijos, especialmente a su hija , cuyo bienestar se puede caer en la tentación más particularmente a la negligencia (. vii, 25 ss), y sus esclavos, de quien escribe: "Deja que un siervo sabio ser querido a ti como propia alma" (vii, 23; xxxiii, 31 ), no significa por lo tanto, sin embargo, para fomentar la ociosidad del criado o otros vicios (xxxiii, 25-30). Los derechos de los niños hacia sus padres están a menudo y muy bien insistió en que (vii, 29, 30, etc.) El hijo de Sir dedicó una gran variedad de palabras para la elección y el valor de un verdadero amigo (vi, 6-17, ix, 14, 15, xii, 8, 9), para el cuidado con que tal persona debe ser preservado (xxii, 25-32), y también a la falta de valor y los peligros del amigo infiel (xxvii, 1-6, 17-24; xxxiii, 6). El autor no tiene escrito en contra de aquellos en el poder sino por el contrario considera que es una expresión de la voluntad de Dios que algunos deben ser exaltado, y otros en las estaciones de humilde, en la vida (XXXIII, 7-15). Concibe de las diversas clases de la sociedad, de los pobres y los ricos, los sabios y los ignorantes, como capaz de ser dotado de sabiduría (xxxvii, 21-29). Él tendría un oso príncipe en cuenta que él está en la mano de Dios, y debe justicia igual para todos, ricos y pobres (v, 18; x, 1-13). Manda a los ricos dar limosna, y visitar a los pobres y los afligidos (iv, 1-11, vii, 38, 39, xii, 1-7, etc), de la limosna es un medio para obtener el perdón del pecado (iii, 33, 34, vii, 10, 36), mientras que es dureza de corazón en cada 9xxxiv camino de perversidad, 25-29). Por otra parte, dirige las clases bajas, como podríamos llamarlos, a mostrarse sumisa a los de más alta condición y tener paciencia con aquellos que no pueden de forma segura y directa resistido (viii, 1-13, ix, 18 - 21, xiii, 1-8). Tampoco es el autor del Eclesiástico nada como un misántropo que se estableció firmemente en contra de los placeres legitmate y las costumbres recibidas de la vida social (XXXI, 12-42; xxxii, 1 ss.), Mientras que él dirige severas reprimendas, pero sólo contra los parásito (xxix, 28-35; xi, 29-32). Por último, tiene palabras favorables sobre el médico (xxviii, 1-15 (y de los muertos (vii, 37; xxxviii, 16-24), y fuertes palabras de advertencia contra los peligros que se incurre en el ejercicio de las actividades ( xxvi, 28; xxvii, 1-4, viii, 15, 16).

Publicación de información escrita por Francis E. Gigot. Transcrito por Beth Ste-Marie. La Enciclopedia Católica, Volumen V. Publicado 1909. Nueva York: La empresa Robert Appleton. Nihil obstat, 1 de mayo de 1909. Lafort Remy, Censor. Imprimatur. + John M. Farley, arzobispo de Nueva York

Bibliografía

autores católicos están marcados con un asterisco (*) Comentarios: CALMET * (Venecia, 1751): Fritzsche, (Leipzig, 1859); BISSELL (Nueva York, 1880); LESETRE * (París, 1880); Edersheim (Londres, 1888) ; Zockler, (Munich, 1891); Ryssel (Tübingen, 1900-1901); * Knabenbauer (París, 1902). Introducciones al Antiguo Testamento: * RAULT (París, 1882); * VIGOUROUX (París, 1886); * CORNELY (París, 1886); * TRONCHON-LESETRE (París, 1890); KONIG (Bonn, 1893); CORNILL, ( Friburgo, 1899); * GIGOT (Nueva York, 1906) Monografías sobre versiones antiguas: * PETERS (Friburgo, 1898); * HERKENNE (Leipzig, 1899). Literatura sobre fragmentos hebreo: * TOUZARD (París, 1901); * Knabenbauer (París, 1902).


Sabiduría de Jesús el hijo de Sir

Información perspectiva judía

ARTÍCULO RUBROS:

Nombres.

Autor.

Fecha.

Contenidos.

Importancia de la Historia del Pensamiento.

Posibles rastros de la influencia helénica.

Popularidad entre los Judios.

Popularidad entre los cristianos.

El descubrimiento de fragmentos hebreo.

Los originales.

Originalidad de la Fragmentos hebreo.

El himno final.

Valor crítico del texto hebreo.

Importancia para la Historia de la Biblia.

La versión griega.

La Vetus Latina.

Versión siríaca.

Nombres.

Entre los libros de la Biblia griega es un derecho Σοφία Ἰησοῦ Υἱοῦ Σιράχ (códices Sinaiticus y Alejandrino) o simplemente Σοφία Σειρáχ (Codex Vaticanus). Los Padres de la Iglesia griega se llama también "The All-virtuoso Sabiduría" (Πανάρετος Σοφία, Eusebio, "Cronica", ed Schoene, II 122;.. Ἡ Πανάρετος; Jerónimo, Comentario sobre Dan ix..) O "El Maestro" ( Παιδαγωγός, Clemente de Alejandría, "Pedagogo", ii 10, 99, 101, 109). mientras que los Padres de la Iglesia latina, empezando con Cipriano ("Testimonia", ii 1,.. v 1, 35, 51, 95, y otros passim), lo definió como "Eclesiástico". Todos estos nombres dan testimonio de la alta estima en que se llevó a cabo el libro en los círculos cristianos. Los Judios, quien nunca admitió su canonicity, lo llamó durante el período talmúdico del "Libro de Ben Sira" (Ḥag. 13 bis, 16 ter Niddah; Ber 11b;. Et passim) o los "Libros de Ben Sira" (;. YER Sanh . 28 bis; Tosef, Yad ii 13,... posiblemente un error del escriba;... un borrador el pasaje paralelo de Eccl xii R. 11), y una copia hebreo en la posesión de Jerome fue titulado "Parabolae" (=). Sin embargo, el hecho de que los versos de esta obra citada en el Midrash son precedidas por la palabra "Mashal" o "Matla" no demuestra que tal era el título del libro, sino simplemente que estos versos habían llegado a ser aceptados como proverbios (contrariamente a la opinión de Ryssel en Kautzsch, "Apokryphen", p. 232, donde se atribuye a Lévi la opinión expresada por Blau en "RECHAZO" xxxv. 22). Tampoco es posible sacar ninguna conclusión del hecho de que Saadia llama el libro en árabe "Kitab al-Adab", porque sin duda no le dio esta denominación (que no tenía ninguna razón para traducir) como el título, pero, contrariamente a lo la opinión de Harkavy ("Studien und Mittheilungen", v. 200) y Blau (lc), solamente como una descripción del contenido del libro. El nombre siríaco es "Ḥekmata de Sira-Bar" = "La Sabiduría de Bar Sira."

Autor.

El autor, que, por sí solo de todos los escritores del Antiguo Testamento y apócrifos, firmó su obra, se llama en el texto griego (p. 27) "Jesús, el hijo de Sir de Jerusalén." Los manuscritos más antiguos (Vaticano, Sinaítico, Alejandrino, Venetus) añadir a la Σειρáχ Ἐλεáζαρ nombre o ἘλεΆζαροζ, un error de Ἐλεαζáρου, probablemente el nombre de su abuelo. La copia propiedad de Saadia (Harkavy, lcp 150) había: = "Simón, hijo de Jesús, hijo de Eleazar ben Sira", y una lectura similar ocurre en el manuscrito hebreo B, que se verá más adelante. Intercambiando las posiciones de los nombres de "Simón" y "Jesús", la misma lectura se obtiene como en los otros manuscritos. La procedencia del nombre "Simón" se ve confirmada por la versión siríaca, que ha = "Jesús, hijo de Simón, llamado Bar Asira". La discrepancia entre las dos lecturas "Bar Asira" y "Bar Sira" es un notable, "Asira" (= "preso") que es una etimología popular de "Sira". La evidencia parece mostrar que el nombre del autor es Jesús, hijo de Simón, hijo de Eleazar ben Sira.

Todo intento de identificar a este escritor con algún miembro de la familia de sumos sacerdotes ha demostrado ser un fracaso, la única base para el supuesto de que Ben Sira fue un sacerdote se debe a un error del escriba, pues mientras el manuscrito Sinaítico lee ελεαζαροιερευσοσολυμειτης, esto es, más allá de toda duda, un error del escriba, y debe ser enmendada para ελεαςαροιεροσολυμειτης (véase ). De acuerdo con la versión griega, aunque no de acuerdo con el siríaco, el autor viajó extensivamente (xxxiv. 11) y fue con frecuencia en peligro de muerte (Ib. versículo 12). En el himno de ch. li. habla de los peligros de todo tipo de la que Dios le había entregado, aunque esto es probablemente sólo un tema poético en la imitación de los Salmos. Las calumnias de que fue expuesto en la presencia de un rey, se supone que uno de los Lagi, se mencionan sólo en la versión griega, al ser ignorados tanto en el siríaco y en el texto hebreo. El hecho sólo se conoce con certeza es que Ben Sira fue un erudito y un escriba muy versado en la Ley, y especialmente en los "Libros de la Sabiduría". No era, sin embargo, un rabino, ni fue un médico, como se ha conjeturado (véase especialmente xxxviii. 24 y ss., Xlix. 1-5, y la introducción por su nieto).

Fecha.

La fecha aproximada de la redacción del libro y el período de actividad literaria de su autor son algo menos dudosa. Los estados traductor griego en el prólogo que él era el nieto del autor, y que llegó a Egipto en el año treinta y ocho del reinado de Evergetes, un epíteto a cargo de sólo dos de los Lagi, Ptolomeo III. (247-222 aC) y Ptolomeo VII. (A veces reckonedIX.). El ex monarca no puede tener por objeto en este pasaje, porque su reinado sólo duró veinticinco años. Este último subió al trono en el año 170, junto con su hermano Filometor, pero pronto se convirtió en el único gobernante de Cirene, y 146 a 117 dominaron todo Egipto, a pesar de que fecha su reinado desde el año en que recibió la corona (es decir, de 170). El traductor debe, por tanto, han ido a Egipto en 132, y si la duración media de dos generaciones que tener en cuenta la fecha de Ben Sira debe caer en el primer tercio del siglo II. El resultado de este cálculo se confirma por el hecho de que el autor evidentemente vivía antes de la persecución de Antíoco en 168, ya que no aluden a la misma. Otro argumento es frecuentemente invocado. En el cap. l. Ben Sira elogia un sumo sacerdote llamado Simón, hijo de Johanán (Onías en G), este elogio que al parecer, una expresión de la admiración que suscita la vista real del objeto de su alabanza. Hubo, sin embargo, un número de sacerdotes llamado Simón b. Onías, uno de los cuales ejercen sus funciones desde 300 hasta 287, y otro 226 a 199. El Simon b. Johanán mencionado aquí sólo puede ser el segundo el nombre, y como el paso parece haber sido escrito después de la muerte del sumo sacerdote (perdió 1-3), la fecha de su composición coincide aproximadamente con el periodo antes mencionado (190 a 170 ). El trabajo es en realidad una colección de máximas escritas en diferentes tiempos, un hecho que también explica sus frecuentes repeticiones y contradicciones. Los intentos han sido realizados para refutar estos argumentos. Según Josefo, Simón I., el Justo (300-287), fue el único sacerdote de alto que Ben Sira lo que podría haber ensalzado, y el libro en consecuencia sería un siglo de existencia, en cuanto al número 38, que podría referirse a la edad del traductor cuando llegó a Egipto. De hecho, la palabra πάππο ς no necesariamente significa "abuelo", puede significar también "ancestro remoto." Esto, ha llevado a cabo, representaría incomprensión frecuente del traductor de las palabras de Ben Sira, que sería muy extraño que en realidad había sido el nieto del autor. Todas estas argucias, sin embargo, que sería ocioso volver a refutar, han sido definitivamente abandonados.

Eclesiástico se parece mucho a Proverbios, salvo que, a diferencia de éste, es el trabajo de un solo autor, no una antología de las máximas extraídas de diversas fuentes. Algunos, es cierto, han negado Ben Sira la autoría de los apotegmas, y lo han considerado como un mero compilador, basando sus argumentos en sus propias palabras: "Y yo mismo, el último, me puse a mirar, él como que gleaneth uvas después de la cosecha "(xxxiii. 16). Esto, sin embargo, es probablemente una simple expresión de modestia. Las frecuentes repeticiones y contradicciones, incluso sólo demuestran que Ben Sira, como todos los moralistas, no compuso toda la obra de una sola vez y, además, la unidad del libro, en su conjunto, es notable.

Contenidos.

El libro del Eclesiástico es una colección de consejos y máximas morales, a menudo de carácter utilitario y en su mayoría seculares, aunque apotegmas religiosas ocurren de vez en cuando. Son aplicables a todas las condiciones de vida: a los padres y los niños, a los esposos y esposas, a los jóvenes, a los capitanes, a los amigos, a los ricos ya los pobres. Muchos de ellos son las reglas de la cortesía y amabilidad, y un número aún mayor contienen consejos e instrucción en cuanto a los deberes del hombre hacia sí mismo y los demás, especialmente los pobres, así como hacia la sociedad y el Estado, y sobre todo hacia Dios. Estos preceptos están dispuestas en los versos, que se agrupan de acuerdo a su forma exterior en caso de que su contenido no es intrínsecamente coherente. Las secciones están precedidas de elogios de la sabiduría que sirven de introducción y marcar las divisiones en las que la colección de caídas.

Sabiduría, en vista de Ben Sira, es sinónimo con el temor de Dios, ya veces se confunden en su mente con la ley mosaica. Es eminentemente práctico, que es un conocimiento de rutina, y sería inútil tratar de encontrar en ella cualquier hipóstasis, ya que el misticismo es totalmente opuesto al pensamiento del autor. Las máximas se expresan en fórmulas exactas, y se ilustran con imágenes sorprendentes. Ellos muestran un profundo conocimiento del corazón humano, la desilusión de la experiencia, una simpatía fraternal con los pobres y los oprimidos, y una desconfianza invencible de las mujeres. A lo largo de la obra se encuentran dispersos pensamientos puros y elevados, y el conjunto está dominado por una sincera, la piedad ilustrada-lo que ahora se llama un liberalismo de las ideas. Como en el Eclesiastés, dos tendencias opuestas en la guerra del autor: la fe y la moral de los tiempos antiguos, que son más fuertes que todos los argumentos, y un epicureísmo de fecha moderna. De vez en cuando Ben Sira se desvía para atacar a las teorías que considera peligrosos, por ejemplo, las doctrinas que borra la misericordia divina a todos los pecados, para que el hombre no tiene libre albedrío, y que Dios es indiferente a las acciones de la humanidad, y no premiar la virtud. Algunas de las refutaciones de estos puntos de vista se desarrollan en longitud considerable. A través de estos capítulos moralista corre la oración de Israel implorando a Dios que juntarán a sus hijos dispersos, para llevar a cumplimiento las predicciones de los profetas, y ten piedad de su templo y su pueblo. El libro concluye con una justificación de la divinidad, cuya sabiduría y grandeza se revela en todas sus obras (de ahí se añade una descripción de las bellezas de la creación), y también en la historia de Israel, esta forma de la historia sagrada, sin embargo, es poco más que un panegírico sobre los sacerdotes, que termina en una delimitación entusiasta del sumo sacerdote Onías ben Simón. Estos capítulos se completan con la firma del autor, y son seguidos por dos himnos, este último al parecer una especie de acróstico alfabético.

Importancia de la Historia del Pensamiento.

La sabiduría de Jesús marca una época en la historia del pensamiento judío, a causa tanto de lo que enseña y de lo que pasa por alto en silencio. Si bien el autor aboga por la ofrenda de los sacrificios prescritos y la veneración de los sacerdotes, que condena toda hipocresía e insta a la unión de las prácticas externas de la religión con una conciencia pura y con el hacer de la caridad. Sin embargo, nunca menciona las leyes dietéticas, que se exponen en detalle en Daniel y Tobías, y sobre todo en Judith. De la misma manera, mientras espera el regreso de Elías para volver a armar a las tribus del pasado y reconciliar a las fatherswith los niños, y mientras él reza por la llegada de un tiempo que puede ser llamado mesiánico, aunque sin un Mesías, cuando Jerusalén y el templo será restaurado al favor divino y entregado a Israel para siempre del dominio de los extranjeros-que no alude a un Mesías que será el hijo de David, por el contrario, afirma que la casa de David se ha prestado indigno de el favor divino, ya que de todos los reyes de Judá tres solo se mantuvo fiel a Dios. Es verdad que Dios hizo un solemne pacto con la raza de David, pero era uno que difería mucho de eso en que entró a Aaron, y que solo iba a durar toda la eternidad. Ben Sira nunca habla de la resurrección de los muertos ni de la inmortalidad del alma, sino, por el contrario, declara que en el Seol no habrá alegría, por lo cual el hombre debe probar delicias en este mundo, en la medida en que sea compatible con una vida recta.

Posibles rastros de la influencia helénica.

El ha expresado la opinión de que este trabajo, a principios de la fecha que sea, lleva rastros de la influencia helénica. El autor, en sus viajes, posiblemente hayan estado en contacto con la civilización griega, ya que él habla de poetas extranjeros y los moralistas cuya fama se extendió en el extranjero. Las costumbres que describe son tomadas del griego y no de la sociedad hebrea, por lo que él menciona banquetes acompañados de conversación brillante, en la que los instrumentos musicales se escucharon, y sobre la cual presidió "los maestros [de las fiestas]", y las costumbres de los sibaritas también despertó su interés. Los filósofos fatalista, cuyo dictamen concursos fueron, sin duda, los estoicos y los debates filosóficos instituido por él fueron las innovaciones y posiblemente tomada. Sus críticas de los escépticos y los aspirantes a los pensadores más evidencias de su conocimiento del helenismo, y algunos de sus puntos de vista análogos de encontrar cerca de Eurípides. No sólo compartir ideas características con las tragedias griegas y los moralistas, pero aún tiene el mismo gusto por ciertos temas comunes, como la falsa amistad, la incertidumbre de la felicidad, y sobre todo las faltas de las mujeres. La impresión de la influencia griega se ve reforzada por la presencia de un polaco muy ajeno a la literatura hebrea. El autor compone sus aforismos con cuidado, él hace su transición con habilidad, y que inserta los títulos de los capítulos, como "En cuanto a la vergüenza", "Comportamiento adecuado en la Mesa", y "El Himno de los Patriarcas", y la firma de su propio nombre en su totalidad es un uso hasta entonces totalmente desconocido.

La exclusión del Eclesiástico del canon hebreo se debió en parte a esta imitación de los griegos y las afectaciones literaria. (. Yer. Sanh 28a) De acuerdo a R. Akiba, los que no tienen parte en el mundo por venir son los lectores de obras extranjeras, tales como los libros de Ben Sira;. Mientras Tosef, Yad. ii. 13 se limita a afirmar que los escritos de Ben Sira no se manchan las manos, o, en otras palabras, que son canónicos, por lo que se clasifican con las obras de "mínima" (herejes). Eccl. R. xii. 11, que se basa en Yer. Sanh. 28 bis, contiene una prohibición en contra de tener este trabajo en la propia casa. R. Joseph, un rabino babilónico del siglo IV, al comentar la opinión de Rabí Akiba, añade: "También es prohibido leer la obra de Ben Sira" (Sanh. 100 C), aunque esta prohibición, a juzgar por la resto del pasaje, puede haber sido limitado a la lectura en público. En sus preguntas a R. Joseph (Ib.), R. Abaye indicado algunas de las razones para la exclusión de Eclesiástico del canon.

"¿Por qué esta prohibición?" le preguntó. "¿Es a causa de los versos tal y tal?" Con la excepción de dos versos escritos en arameo y que no son de Ben Sira en absoluto, todas las citas s R. Abaye 'son claramente frívola, siendo los relativos a la ansiedad causada por una joven antes y después de su matrimonio, la inutilidad de repining , y el peligro de la introducción de extraños demasiado libremente en su propio hogar. Abaye luego condena la misantropía, misoginia, y el epicureísmo del autor. A la tendencia epicúrea Ben Sira debe atribuirse su negación de una vida futura, y, quizás, también su espíritu pre-saduceo de reverencia para el sacerdocio, con el que se anima el panegírico de sus hermanos.

Popularidad entre los Judios.

Curiosamente, el libro conserva su popularidad entre los Judios a pesar de su exclusión del canon. Fue citada en un período muy temprano: el Libro de Tobías se reproduce una serie de pasajes de la palabra por palabra, mientras que el Libro de Enoc (Carlos, "El Libro de los Secretos de Enoc", p. 96; Index, pi), el Salmos de Salomón (Ryle y James, "Los Salmos de Salomón", pp lxiii. y ss.), e incluso el Talmud, Midrashim, el Ereẓ Derek, y producciones similares muestra decidido las huellas de su influencia. Con el último trabajo de nombre tiene muchos puntos en común, y es frecuentemente citado en el Talmud; pasajes de ella se introducen por la fórmula reservada para los escritos bíblicos (Ḥag. 12 bis, 16 ter Niddah;.. YER Ber 11c); y un verso es aún conocido como si perteneciera a los Hagiographa (B. Ḳ. 92a). Que ha sido citado por su nombre en Sanh. 100 B (. Yeb = 63c), donde también una serie de versos de él es dado, y los versos solo aparecen en los tratados y otras obras siguientes: Yer. Ber. 11b; Yer. Ḥag. 77C; Yer. Ta'an. 66d; Ḥag. 13 bis, 16 ter Niddah; Gen. R. viii, x, LXXIII;.. Lev. R. xxxiii;. Tan, Wayishlaḥ, 8;. Ib. Miḳḳeẓ, 10, ib. Ḥuḳḳat, 1; un pasaje midráshica conserva en la "ha Shibbole-Leket", ed. Buber, p. 23 bis; "Pirḳe de Rabenu-ha-Kadosh", ed. Schönblum, 14 bis; Baraita Kallah (ed. Coronel, 7c, y en la edición Wilna del Talmud). Que ha sido citado también por R. Nissim ("Sefer Ma'asiyyot Ḥibbur wehu-ha Ḥakamim Yafeh ah Meha-Yeshu"), y sobre todo por Saadia en el prefacio de su "Sefer ha-Galui" (Harkavy, lc). En su comentario sobre el "Sefer Yeẓirah", este último autor cita textualmente dos versículos de Ben Sira, a pesar de que los atribuye a una Eleazar b. Irai, de los cuales nada se sabe. En otra parte de este trabajo (p. 178) cita el mismo texto, una vez más atribuyendo a ese autor. Este es el más notable desde Saadia habla de Ben Sira en su introducción, y cita no menos de siete de sus máximas. El "Sefer ben Irai", que figura también pasajes (dos de ellos copiados por Saadia) no se encuentra en el Eclesiástico, y que eran totalmente diferentes a él, tanto en forma como en contenido. Como Saadia mismo dice: "El libro de Ben Sira es una obra sobre la ética, de forma similar a Proverbios, mientras que la de Ben Irai es un libro de la Sabiduría, que lleva una semejanza externa con Eclesiastés". El "Sefer ben Irai" era probablemente una colección de máximas y frases tomados de diversas fuentes.

Las citas de Ben Sira, sin mención de su nombre se encuentran también en el ", ha Mibhar-Peninim", atribuido a Salomón ibn Gabirol (para las citas de este tipo véase Zunz, "GV" p. 110; Reifmann, en "Ha-Asif "iii 271;. Schechter, en" JQR "iii 682;... Neubauer y Cowley, en su edición del Eclesiástico, pp xix y siguientes [algunas de sus comparaciones deben ser desechados]; los comentarios de Schechter y Lévi, especialmente en las Derek Ereẓ; Lévi, en "RECHAZO" xliv 291).. La popularidad de Ecclesiasticus entre los Judios de la época talmúdica se demuestra por la forma de citar una serie de versos en arameo, con una alusión a Ben Sira, lo que demuestra que debe haber sido traducido al dialecto que, esta colección arameo que posteriormente enriquecida con numerosos aforismos adicional en ese idioma (Sanh. 100b = Yeb. 63b). El kalá Baraita incluso restringe sus citas de Ben Sira arameo a los versos que no se encuentran en el Eclesiástico. Otra prueba de su popularidad se encuentra en los dos alfabetos que se le atribuyen (ver Ben Sira, alfabeto del), especialmente el segundo, en la que él es el héroe de una serie de eventos maravillosos.

Popularidad entre los cristianos.

El libro del Eclesiástico ha sido un honor aún más alta entre los cristianos, siendo citado en la Epístola de Santiago (Edersheim, en Wace, "apócrifos", p. 21), la Didaché (IV, 5), y la Epístola de Bernabé ( xix. 9), mientras que Clemente de Alejandría y Orígenes citan de él varias veces, a partir de un libro γραφή, o santo. En la Iglesia Occidental, Cipriano con frecuencia apela a que en su "Testimonio", al igual que Ambrosio en el mayor número de sus escritos. De igual manera el catálogo de Cheltenham, Dámaso I, los Consejos de Hipona (393) y Cartago (397), el Papa Inocencio I, el segundo Concilio de Cartago (419), y Agustín todos lo consideran como un libro canónico. Esto es contrario, sin embargo, los dictámenes del Concilio de Laodicea, de Jerónimo, y de Rufino de Aquileya, que las autoridades se encuentran entre los libros eclesiásticos. Fue declarado finalmente canónico por el Concilio de Trento, y el favor con que la Iglesia siempre ha considerado que la ha preservado en su totalidad.

El descubrimiento de fragmentos hebreo.

Hasta Eclesiástico los últimos años sólo se conocía del griego y siriaco versiones-las fuentes de todas las otras traducciones y de las cotizaciones hebreo ya se ha mencionado. En la actualidad la mayor parte de la original se desconoce. En 1896 Agnes Smith Lewis y Margaret Dunlop Gibson traídos de Oriente una hoja de pergamino cubierto de caracteres hebreos relativamente anticuado. En Cambridge esto se vio a S. Schechter, quien reconoció en él Eclesiástico. (Eclesiástico) xxxix. 15-xl. 7, y que publicó el desciframiento, que no era fácil. Casi simultáneamente Sayce presentado a la Bodleian Library de Oxford, una colección de fragmentos de manuscritos en hebreo y árabe, entre los que Neubauer y Cowley se encuentran nueve hojas del mismo volumen que la hoja de Lewis-Gibson había pertenecido, y siguiendo inmediatamente después de ella. Estos fragmentos diferentes que provienen de la Genizah en El Cairo, Schechter a la vez fue a esa ciudad, y obtuvo de la autoridad necesaria para examinar el contenido de la colección, por lo que se encontró no sólo la parte final del manuscrito, sino también xxx . 11, xxxii. 1b-xxxiii. 3, xxxv. 9-xxxvi. 21, y XXXVII. 27 xxxviii. 27. Dos fragmentos adicionales del mismo manuscrito, llamado B por Schechter, y que contiene xxxi. 12-31 y xxxvi. 24 XXXVII. 26, han sido garantizados por el Museo Británico. Un segundo manuscrito (A) fue encontrado por el mismo estudioso de la colección presentada por él de Egipto, que contiene iii. 6-xvi. 26, con un descanso de vii. 29 a xi. 34, las páginas que faltan de la que posteriormente entró en la posesión de Elkan Adler. Un nuevo descubrimiento se hizo cuando el resto del contenido de la geniza fueron puestos a la venta, e Israel Lévi asegurado una hoja de una tercera copia (C), que contiene xxxvi. 24 xxxviii. 1. Este fragmento es especialmente valioso, ya que sirve como un control sobre el manuscrito B, que también incluye estos versos. La importancia de este descubrimiento se muestra a continuación. Por último, Schechter, Gaster, y Lévi en los envíos de la misma geniza los siguientes fragmentos de una antología de la Sabiduría de Jesús: iv. 23 ter, 30 a 31, v. 4-8, 9.13; vi. 18-19, 28, 35, vii. 1, 4, 6, 17, 20-21, 23-25; xviii. 30-31; xix. 1-2; xx. 4-6, 12 (?); Xxv. 7c, 8c, 8, 12, 16-23; xxvi. 1-2; xxxvi. 16; xxxvii. 19, 22, 24, 26.

Hay, por lo tanto, ya en existencia: (a) en un manuscrito: iii. 6-16, 26; xviii. 30-31; xix. 1-2; xx. 4-6, 12 (?); Xxv. 7c, 8c, 8, 12, 16-23; xxvi. 1-2; xxvii. 5-6, 16, xxx. 11-xxxiii. 3; xxxv. 9-xxxviii. 27; xxxix. 15-li. 30; (b) en dos manuscritos: iv. 23 ter, 30 a 31, v. 4-8, 9.13; vi. 18-19, 28, 35, vii. 1, 4, 6, 17, 20-21, 23-25; xxxvi. 16, 29-31; xxxvii. completa, xxxviii. 1; (c) en tres manuscritos: xxxvii. 19, 22, 24, 26.

Estos manuscritos contienen también algunos pasajes que faltan en las traducciones, incluyendo las líneas de un salmo y quince de longitud insertada después de li. 12.

Los originales.

Manuscrito A: 18 × 11 cm y 28 líneas por página.. Los versos suelen estar marcadas por un doble punto, y algunos son puntuados y acentuados, lo que ratifica las declaraciones de algunos de Saadia. "Lectionis Matres" abundan. El escriba ha sido culpable de los errores más groseros, además de abreviar algunos versos y omitiendo otros.

Manuscrito C: 16 × 12 cm. Ciertas palabras y versos enteros se vocales acentuadas, la secuencia de comandos muestra las tendencias cursiva, aunque de un tipo temprano. En el margen se da un verso variante que representa el texto original, dañado, incluso en los días del nieto de Ben Sira.

Manuscrito D:. 143 × 100 mm, 12 líneas por página. El texto suele ser preferible a la de A, y ofrece variantes de acuerdo con la versión griega, mientras que las lecturas de A corresponden a los sirios.

Manuscrito B: 19 × 17 cm, 22 líneas por página.. Este es el más curioso e interesante de todas, ya que contiene ciertas peculiaridades que son probablemente único entre todos los conocidos manuscritos hebreos. Las líneas están escritas con un lápiz, como en los rollos de la Torá, y, como en algunas copias de los Proverbios y el Libro de Job, un espacio que queda entre los hemistiquios de cada verso, de modo que las páginas se dividen en dos columnas, y el "sof pasuk" se coloca al final del verso. Esto corrobora la afirmación de Saadia de que el libro de Ben Sira se asemejaba Proverbios en su división en capítulos y versículos. Los capítulos son a veces indicado por la letra inicial (=) y, a veces por un espacio en blanco. La peculiaridad más notable consiste en el títulos de los capítulos o títulos, como por ejemplo ("Instrucción sobre la Vergüenza"), ("Normas relativas a la correcta Comportamiento en la Mesa"), y ("Himno de los Patriarcas"), aunque en la versión griega estos rúbricas fueron consideradas como interpolaciones escribas. Otra característica notable de este manuscrito es su Masorah marginal, con variantes, algunas de las cuales representan las diferencias sólo en la ortografía, mientras que otros están en sinónimos o palabras con significados totalmente diferentes. Estas glosas son obra de un Judio persa, que en varias notas marginales en persa declaró que había utilizado dos manuscritos, además de su único director. Entre esos cuidados es indicativo de la estima en que se celebró el texto de Ben Sira. Las lecturas marginales presentan un problema interesante. Por regla general, el cuerpo del texto corresponde a la versión griega, y las glosas al margen del siríaco, pero de vez en cuando lo contrario es el caso.

Originalidad de la Fragmentos hebreo.

Prof. S. Margoliouth, notando el carácter decadente de la lengua, el número de rabbinisms, y los derivados del árabe y el arameo, considerado el texto hebreo como una reconstrucción del original perdido, sobre la base de las versiones griega y siria, el variantes que representan los diferentes intentos de retraducción. El descubrimiento del manuscrito C, sin embargo, refutó esta hipótesis, ya que este manuscrito reproduce con exactitud la mayor parte de las variantes de B, aun cuando son obviamente falsas, mientras que el transcriptor de este último manuscrito cumplido su tarea con escrupuloso cuidado de tal manera que se incluso variantes registradas que carecen de sentido. Si, por lo tanto, la diferencia entre el texto y las glosas marginales corresponde a la diferencia entre las dos traducciones, esto sólo muestra que hay dos recensiones del original. Es evidente, además, que estos fragmentos no son obra de algún erudito medieval, pero son más o menos copias perfectas del texto hebreo, como un ejemplo único espectáculo. En xxxii. 22, la versión en hebreo tiene. Para la última palabra la sustituye el texto siríaco (= "tu camino"), que muestra el contexto para ser culpable, pero la lectura se debe a una confusión de con. La versión en griego dice "tus hijos", atribuye el significado que en varios pasajes de la Biblia. Pero tenía el escriba judío utiliza la versión griega, que nunca se han encontrado debajo de τῶν τέκνων σου el hebreo, cuya exactitud es sancionada por el siriaco. Hay numerosos ejemplos de la misma naturaleza.

Aunque la teoría Margoliouth debe ser rechazada en su totalidad los detalles, algunos indican que tanto A como B se derivan de una copia caracteriza por interpolaciones debido a una retraducción del siriaco al hebreo. En varios pasajes del mismo verso se da en dos versiones distintas, una de las cuales por lo general corresponde al siríaco, aun cuando este texto representa más que una traducción defectuosa o parcial del original. Estos versos, por otra parte, en su conformidad con el siriaco, se convierten a veces tan sin sentido que sólo puede explicarse como una traducción incorrecta de ese idioma. Tales pasajes sospechosos se caracterizan por un estilo relativamente moderna y el idioma, por una fraseología común, y por una ruptura en el paralelismo que se ve afectado por Eclesiástico. Por lo tanto, puede concluirse con seguridad que estos dobletes no son más que las adiciones hechas para hacer la versión siríaca más inteligible. La misma declaración puede decirse de ciertos enmendaduras texto introducido por los glossarist. En esto, sin embargo, no hay nada extraño, ya que es un hecho bien conocido que los Judios de ciertos sectores estaban familiarizados con los sirios, como se desprende de las citas hechas por Naḥmanides de la Sabiduría de Salomón, de Judith, y de Bel y el Dragón, y también por la introducción de la Peshiṭta de Proverbios en el Targum de los Hagiographa.

El himno final.

Pero el glossarist no se limitó a estas pequeñas adiciones y modificaciones, pues agregó a su copia de una traducción del himno final, basando esta versión también en el siriaco. Este cántico, como Bickell ha demostrado claramente, es un acróstico alfabético, que todavía puede ser rastreado en la versión siríaca, a causa de la similitud entre esa lengua y en hebreo. Hay lagunas, sin embargo, en el texto siríaco, que son ofrecidos en el griego, a pesar de que estos pasajes no existen en el hebreo. En el hebreo algunos rastros de la acróstico permanecer en los casos en que el sirio era traducible sólo por un principio la palabra hebrea con la misma letra, pero en otro lugar todos los vestigios de la misma han desaparecido. La versión siríaca, por otra parte, muestra evidencias de corrupciones e innovaciones, que se reproducen por el hebreo. El siríaco de vez en cuando corresponde a la griega, pero tiende a una confusión de los sentidos que con el tiempo altera el significado, estas modificaciones también se reproduce en el texto hebreo. El himno, que sigue la versión siríaca de cerca todo, es evidentemente una retraducción de este último. Estas opiniones han sido defendido especialmente por parte de Israel Lévi, y son aceptadas por Ryssel y otros estudiosos, aunque no son aceptados universalmente.

La versión hebrea contiene un cántico todo lo que no aparece ni en el griego o el texto siríaco. Esto, sin embargo, es de dudosa autenticidad, aunque se puede alegar en su favor la frase: "Den gracias a aquel que eligió a los hijos de Sadoc a ser sacerdotes", en alusión a los sumos sacerdotes antes de los macabeos que eran descendientes de Sadoc, mientras que Otro argumento posible es proporcionado por la ausencia de cualquier referencia a las ideas esencialmente Pharisaic, como la resurrección del cuerpo. Contra de la autenticidad del salmo puede ser instado a: (1) su omisión en las versiones, (2) la frase: "Den gracias a aquel que hace salir el cuerno de la casa de David a florecer", que se opone directamente en el sentimiento de ch. xxxvi. y todo el "Himno de thePatriarchs", y (3) la notable similitud del himno a "Shemoneh la 'Esreh", junto con las oraciones que preceden y siguen a la "Shema". La cuestión aún no ha sido definitivamente resuelto.

Valor crítico del texto hebreo.

A pesar de las correcciones e interpolaciones menciona, sin embargo, el originalty del texto en estos fragmentos de Ben Sira no se puede negar. Además el hecho de que muchos estudiosos niegan la existencia de interpolaciones, hay partes en las que es fácil reconocer la mano del autor, porque él tiene una característica técnica, estilo, vocabulario y sintaxis que son evidentes en todas las versiones. Se puede decir con seguridad que en el principal de la obra de Ben Sira se ha preservado tal y como salió de su mano, mientras que la variante lecturas marginales jefe registrado en los fragmentos y confirmado por las traducciones pueden ser considerados como evidencias de la existencia de las dos ediciones escritas por el propio Ben Sira. Es evidente, además, que Eclesiástico ha sufrido algunas alteraciones a manos de los escribas, pero hubiera sido verdad, extraño que este libro sólo debería haber escapado por completo el destino común de tales escritos. No hay pruebas más concluyentes se encontró, fueron cualquier caso, de la fidelidad de la versión en hebreo de su acuerdo frecuentes, en las citas de la Biblia, con el texto en el que la Septuaginta se basa más que con la Masorah, como en el caso de I Sam. xii. 3, en comparación con Eclesiástico. (Eclesiástico) xlvi. 19, o Isa. xxxviii. 17 con Eclesiástico. (Eclesiástico) l. 2.

Importancia para la Historia de la Biblia.

Incluso antes del descubrimiento de estos fragmentos del Libro del Eclesiástico fue considerado como un documento único de valor inestimable, pero la cuenta que da de la situación de la Biblia en dayhas de su autor cobrado importancia adicional, ya que la mayor parte de la propia original se conoce. El "Himno de los Patriarcas", que se ha conservado en su totalidad, muestra que el canon de la Ley y los Profetas se cerró, como el nieto del autor expresamente. Los profetas fueron dispuestos en el orden general adoptado en la Biblia hebrea, de la siguiente manera: Josué, Jueces, Samuel, Reyes ("Nebi'im Rishonim"), Isaías, Jeremías, Ezequiel y los doce Profetas Menores ("Nebi'im Aḥaronim "), y la expresión" los doce Profetas "fue sancionada por el uso. La mayor parte de los Hagiographa ya era considerada canónica, incluyendo los Salmos atribuidos a David nominalmente, Proverbios, Job (el traductor griego ha hecho un error grave aquí), y, posiblemente, el Cantar de los Cantares, Nehemías y Crónicas. El silencio del autor sobre algunos de los demás Hagiographa no prueba nada, ya que tenía la intención, como ya se ha dicho, para elogiar el sacerdocio en esta sección, y todos los que no fueron incluidos en su plan se pasó sin previo aviso. Además de esta información estadística, Ben Sira aporta otros puntos de interés. La frecuencia con la que se aprovecha de Job y Proverbios demuestra que ambos libros habían sido durante mucho tiempo en circulación, a pesar de la divergencia entre el original y su oferta es muy grande. Por otra parte, el intento trabajado para imitar el estilo literario afectadas anteriormente en la poesía didáctica fue un fracaso, y los cambios radicales se habían introducido incluso ya en el momento de la autora. Si bien todavía se aprovechó de paralelismo y empleados versos simétricamente dividido en dos hemistiquios, introdujo en este trabajo en los conceptos sabiduría thitherto excluidos, como las alusiones a la historia sagrada y exhortaciones para cumplir con el deber de culto religioso. Ya se ha hecho de las innovaciones literarias que caracterizan la obra. No es menos significativo que la dicción empleada es esencialmente imitativo, es una mezcla de CentOS y reminiscencias bíblicas, pero marca una etapa no alcanzado por ningún trabajo similar. Aún no afectadas por helenismos, la lexicografía se caracteriza por rabbinisms y derivados del arameo y el árabe. El estilo es decadente, que muestra una curiosa mezcla de prolijidad y concisión, construcciones audaces, la repetición de ciertas figuras, la imitación, y la elegancia falsa, al lado de la felicidad de la fraseología y las imágenes. Estas características denotan un período en que la espontaneidad y la originalidad se sustituye por la pedantería, la convencionalidad, y la artificialidad. De ahora en adelante un conocimiento profundo de Ecclesiasticus será indispensable para cualquiera que desee estudiar las partes análogas de la Biblia, a pesar de que hasta ahora ha sido imposible determinar la relación del Eclesiastés y Eclesiástico de una mera comparación de los dos libros, a pesar de sus puntos frecuentes de contacto.

Es evidente que los fragmentos hebreo ayudará en la reconstrucción del original de las partes para las que aún no se ha encontrado el texto básico. Estos fragmentos, por otra parte, ponen de manifiesto el valor relativo de los textos griego y siríaco, las dos versiones basadas en el original hebreo.

La versión griega.

El texto en lengua griega, como se señaló anteriormente, es la obra del nieto del autor, que fue a Egipto en 132. Un prólogo de la "Sinopsis" de Atanasio da su nombre como Jesús, pero este pasaje es falsa. Aunque el traductor puede haber ido a Egipto en 132, no se sigue necesariamente que entró a su trabajo en ese año y, de hecho él mismo dice que pasó algún tiempo antes de comenzar su tarea. La teoría ha avanzado que no lo comenzó hasta 116, desde ἐπί ("en el momento de"), que se utiliza en relación con Ptolomeo Evergetes, se emplea sólo después de la muerte del monarca, cuyo nombre le precede (Deissmann, en "Theologische Literaturzeitung", 1904, p. 558), pero la inexactitud de esta deducción ha sido demostrada por Schurer. El traductor, en la introducción, las solicitudes de la indulgencia de sus lectores, por precaución, no sin justificación, ya que su interpretación deja mucho que desear, a veces forzando la interpretación del texto, y que contiene errores más burdos, de modo que el texto debe ser liberado de los numerosos errores de los escribas antes de que pueda ser bastante juzgados (ver Lévi, "L'Ecclésiastique", p. xl.).

La versión hebrea muestra que el manuscrito griego que mejor ha conservado la redacción original de la N ° 248 de Holmes y Parsons, que se utilizó en la Políglota Complutense. Sin embargo, incluso después de una purificación rígida del texto, Ben Sira contiene muchos errores, debido a la lectura apresurada (Lévi, lc pp xliii. Y ss.). Mientras que el traductor lo general se atiene a la original, que a veces se añade comentarios de su propia, pero rara vez abreviada, aunque de vez en cuando arrastrando más de un pasaje en el que la imagen era demasiado audaz o el antropomorfismo demasiado evidente. Por otra parte, frecuentemente sustituido por la traducción de un verso a otro ya dado por un pasaje de contenido similar. La versión utilizada por él no siempre fue idéntica a la contenida en los fragmentos hebreo. A veces se ha versos que faltan en el hebreo, pero muchos de los mencionados por Fritzsche en sus notas se encuentran en los fragmentos. Una revisión del texto en lengua griega es sancionada por las citas en el "Pedagogo" de Clemente de Alejandría.

Un accidente ha desordenado las páginas del manuscrito padre de todos los ejemplares conocidos hasta ahora, dos hojas, que contienen respectivamente xxx. 25-xxxiii. 13 bis y XXXIII. 13b-xxxvi. 16b, después de haber sido intercambiados. La Itala y las versiones de Armenia, sin embargo, evitar el error. La restauración conjetural de la orden de los capítulos debe hacerse, de acuerdo con Ryssel, sobre la base del manuscrito N º 248, que también se evita esta inversión. En los manuscritos griegos y su valor individual y general en cuanto a la historia de esta versión, vea Ryssel en Kautzsch, "Apokryphen," i. 244 y ss. Se puede decir que la versión griega ofrece el material más fiable para la reconstrucción de aquellas partes de la original, que aún no han sido descubiertos.

La Vetus Latina.

Como dice el propio Jerónimo, la versión latina que figura en la Vulgata no es su trabajo, pero fue la que generalmente se usa en las iglesias de África durante la primera mitad del siglo III (véase Thielmann en "Archiv für Lexicographie Lateinische und Grammatik," viii. -ix);. y la verdad de esta afirmación se prueba fuera de toda duda por las citas de Cipriano. Este texto se caracteriza por una serie de interpolaciones de una tendencia sesgada, aunque en general es una traducción servil y torpe a veces, del griego (comp. Herkenne, "De Veteris Latini Ecclesiastici Capitibus i.-xliii." Leipzig, 1899); pero también contiene las desviaciones de la palabra griega que se puede explicar sólo en la hipótesis de un original hebreo. Estas divergencias son correcciones efectuadas sobre la base de un manuscrito hebreo de la recensión igual que B y C, que fueron tomados de un texto que ya se había convertido en corrupto. Estos cambios se hicieron, por lo tanto, antes del siglo tercero. Las correcciones propias de la Itala están acreditados por las citas de Cipriano, y puede haber derivado de un manuscrito griego llevado a África. Pueden dividirse en dos grupos: los casos en que se encuentra el pasaje correspondiente del hebreo al lado del texto normal de los griegos, y pasajes en los que se sustituye la representación hebrea para la lectura del griego (comp. Lévi, lc introducción, a parte ii., y Herkenne, lc). Después de ch. XLIV. la Vulgata y Itala coinciden. Las otras versiones basadas en el griego son las Hexaplar siriaco, editado por Ceriani ("Codex siro-Hexaplaris Ambrosiano Photolithographice Editus", Milán, 1874), el copto (Sahidic), editado por Lagarde ("aegyptiaca", Göttingen, 1883; ver Peters, "Die Sahidisch-Koptische Uebersetzung des Buchs Eclesiástico auf Ihren Wahren für die Werth Textkritik Untersucht," en Bardenhewer, "Biblische Studien", 1898, III, 3);. el etíope, editado por Dillmann ("Biblia Veteris Testamenti aethiopica" 1894, v.), y el armenio, a veces se utiliza para verificar la lectura de los griegos.

Versión siríaca.

Mientras que la versión siríaca no posee la importancia de los griegos, es igualmente útil en la reconstrucción del hebreo en el que se basa directamente, como ha quedado claramente demostrado por el descubrimiento de los fragmentos. Como regla general, el traductor entiende su texto, pero sus errores son innumerables, incluso teniendo en cuenta las errores de los escribas, que no son infrecuentes. Desafortunadamente, su copia es incompleta, por lo que su versión contiene numerosas lagunas, una de las cuales (xliii. 1-10) fue ocupado por un pasaje tomado de la Hexaplar siríaco. Esta traducción es todo un rompecabezas. En algunos capítulos se sigue exactamente el original, en otros es poco más que una paráfrasis, o incluso una mera personificación. En algunos lugares la traducción muestra muy pocos errores, en otros traiciona total ignorancia del significado del texto. Es posible que la versión siríaca fue el trabajo de varios traductores. Algunos de sus repeticiones y correcciones revelan un sesgo cristiano, y que incluso tiene huellas de una revisión basada en el griego. Como ya se señaló, contiene muchas variantes que muestran los fragmentos hebreo para representar a la lectura original. A pesar de sus numerosos defectos, es un valioso cheque en el texto griego, aun cuando difiere ampliamente, excepto en los pasajes donde se convierte en excepcional. Por lo tanto, merece ser estudiado cuidadosamente con la ayuda de los comentarios sobre ella y las citas de él por autores sirios, como se ha hecho para las glosas de Bar Hebraeus por Katz en su "Scholien des Gregorius Abulfaragius Bar Hebraeus zum Weisheitsbuche des ben Josua Sira "(Halle, 1892). La traducción al árabe incluido en la Políglota de Londres y basada en la versión siríaca es, asimismo, un valioso complemento a la "aparato crítico".

Crawford juguetes Howell, Israel Lévi

Enciclopedia Judía, publicados entre 1901-1906.

Bibliografía:

Ediciones del texto hebreo, en orden cronológico: Schechter, xxxix Eclesiástico. 15-xl. 8, en el expositivo Times, julio, 1896, págs 15.01; Cowley y Neubauer, el hebreo original de una Porción del Eclesiástico, junto con las primeras versiones y una traducción al Inglés, seguido por (xxxix. 15 xlix 11.) Las citas de Ben Sira en la literatura rabínica, Oxford, 1897; Halévy, Etude sur la Partie du Texte Hébreu de l'Ecclésiastique Récemment xxxix Découverte [. 15-xlix. 11], en Rev. Sem. v. 148, 193, 383; Smend, Das der Fragmento Hebräische Weisheit des Jesús Eclesiástico, en Wissenschaften Abhandlungen Göttinger der Gesellschaft der de 1897, ii. 2 (que contiene el mismo texto); Fototipos Facsímiles de los fragmentos de Ecclesiasticus Oxford, Oxford, 1897; Lévi Israel, Ecclésiastique L'ou la Sabiduría de Jesús, Fils de Sira, Texte original Hébreu, traduit et Commenté, en la Bibliothèque de l ' Ecole des Hautes Etudes, Ciencias religieuses, x, N ° I, París, 1897 (Parte II, ib 1901..); Schlatter, Das Neugefundene Hebräische Stück des Eclesiástico, Güterslohe de 1897; Kohn, el mismo texto, en Ha- Siloé, iii. 42-48, 133-140, 321-325, 517-520; Schechter, Genizah muestras: Eclesiástico xlix [. 12-1. 22], en JQR x. 197; Schechter y Taylor, La Sabiduría de Ben Sira, Cambridge, 1899; Halévy, Le Nouveau Fragmento Hébreu de l'xlix Ecclésiastique [. 12-1. 22], en Rev. Sem. vii. 214-220; Margoliouth, el hebreo original de la XXXI Eclesiástico. 12-31 y xxxvi. 22-XXXVII. 26, en xii JQR. 1-33; Schechter, un fragmento más de iv Ben [Sira. 23-v. 13, xxv. 8-xxvi. 2], ib. pp 456-465; Adler, algunos fragmentos que faltan de Ben Sira [vii. 29-XII. 1]. ib. pp 466-480; Lévi, fragmentos de Deux-Nouveaux Manuscrits Hébreux de l'Ecclésiastique [xxxvi. 24 xxxviii. 1; vi. 18-19; xxviii. 35; vii. 1, 4, 6, 17, 20-21, 23-25], en xl REJ. 10-30; Gaster, un nuevo fragmento de Ben Sira xviii [. 31-33; xix. 1-2; xx. 5-7; xxvii. 19. 22, 24, 26; xx. 13], en xii JQR. 688-702; Eclesiástico: Los fragmentos Hasta ahora recuperado del texto hebreo en facsímil, Cambridge y Oxford, 1901; Schlögel, xxxix Eclesiástico. 12-xlix. 16, Ope Artis Criticœ et Metricœ en Redactus Originalem Formam, 1901; Knabenbauer, Ecclesiasticum Commentariusin Appendice cum: Ecclesiastici Textus Hebrœus Fragmenta Descriptus secundum Nuper cum Reperta Notis et Versione Litterali Latina, París, 1902, Peters, Der Texto Jüngst Hebräische Wiederaufgefundene des Buches Eclesiástico , etc, Friburgo, 1902; Strack, Die Sprüche de Jesús, des Sohnes Eclesiástico, der Jüngst Wiedergefundene Hebräische Texto MIT Anmerkungen und Wörterbuch, Leipzig, 1903; Levi, el texto hebreo del libro del Eclesiástico, editado con notas breves y una Glosario seleccionados, Leiden, 1904, en la Serie de estudios semíticos, ed. Gottheil y Jastrow, III;. Polyglotte La Sainte Bible, ed. Viguroux, vol. v., París, 1904; Peters, Liber Iesu Filii Eclesiástico SIVE Eclesiástico Hebraice Códices secundum Nuper Repertos, Vocalibus Adornatus Addita Versione latina cum glossario Hebraico-latinos, Friburgo, 1905.

Sobre la cuestión de la originalidad del libro: Margoliouth, El origen de la "hebreo original" del Eclesiástico, Londres, 1899; Bacher, en xii JQR. 97-108; idem, en expositivo Times, xi. 563 y Bickel, en xiii WZKM. 251-256; Halévy, en Rev. Sem. viii. 78-88; König, en Times expositivo, x. 512, 564 y xi. 31, 69, 139-140, 170-176, 234-235, idem, Die-des-Originalität Neulich Entdeckten Hebräischen Sirachtextes, Tubinga, 1900, ídem, en la Neue Zeitung Kirchliche, xi. 60, 67, idem, en Theologische Rundschau, iii. 19 Idem, en Evangelische Kirchen-Zeitung, LXXIV. 289-292; Lévi, en xxxix REJ. 1-15, xl. 10-30; Margoliouth, en Times expositivo, xi. 90-92, 191, 427-429, 521; xii. 45, 95, et passim; Ryssel, en Theologische Studien und Kritiken, LXXV. 406-420; Schechter, en el expositivo Times, xi. 140-142, 382, ​​522; Selbie, ib. 127, 363, 378, 446, 494, 550 y Tyler, en xii JQR. 555-562.

Los estudios sobre el texto hebreo, exclusivo de las ediciones y comentarios mencionados anteriormente: Bacher, en ix JQR. 543-562, xii. 272-290, idem, en el Stade de Zeitschrift, xx. 308, idem, en xl REJ. 253; IB Blau,. xxxv. 25-29; Büchler, ib. xxxviii. 137-140; Chajes, ib. xl. 31-36; Cheyne, en JQR x. 13, xii. 554 y Cowley, ib. xii. 109-111; Cowley y Neubauer, ib. ix. 563-567; Frankel, en Monatsschrift, xiii. 380-384, xliii. 481-484; Ginsburger, en xlii REJ. 267; Grimme, en Literaturzeitung Orientalistische, ii. 213, 316, idem. en La Revue Biblique ix. 400-413; x. 55-65, 260-267, 423-435;

Gray, en la IX JQR. 567-572; Halévy, en Asiatique Diario, 1897, x. 501 y Herz, en JQR x. 719-724; Hogg, en el Expositor, 1897, pp 262-266, idem, en American Journal of Theology, i. 777-786; Houtsma, en Theologisch Tijdschrift, xxxiv. 329-354; Jouon, en Zeitschrift für Theologie Katholische, xxvii. 583 y siguientes;. Kaufmann, en xi JQR. 159-162, idem, en Monatsschrift, xi. 337-340; Kautzsch, en Studien und Theologische Kritiken. LXXI. 185-199; Krauss, en xi JQR. 156-158; Landauer, en Assyriologie Zeitschrift für, xii. 393-395; Lévi, en REJxxxiv. 10-50, 294-296; xxxv. 29-47; xxxvii. 210-217; xxxix. 1-15, 177-190; xl. 253-257; xlii. 269; xliv. 291-294; xlvii. l-2; idem, en xiii JQR. 1-17, 331; Margolis, en el Stade de Zeitschrift, xxi. 271; Margoliouth, en Athenœum, julio, 1897, p. 162; Méchineau, en Estudios. LXXVIII. 451-477, LXXXI. 831-834, LXXXV. 693-698; Müller, en xi WZKM. 103-105; Nöldeke, en Expositor, 1897, pp 347-364; Peters, en Theologische Quartalschrift, LXXX. 94-98, LXXXII. 180-193, idem, en Biblische Zeitschrift, i. 47, 129; Rosenthal, en Monatsschrift, 1902, pp 49-52; Ryssel, en Studien und Theologische Kritiken, 1900, pp 363-403, 505-541, 1901, pp 75-109, 270-294, 547 -592, 1902, pp 205-261, 347-420; Schechter, en xii JQR. 266-274; Schlögel, en liii ZDMG. 669-682; Smend, en Literaturzeitung Theologische, 1897, pp 161, 265; Steiniger, en el Stade de Zeitschrift, xxi. 143 y Strauss, en Schweizerische Theologische Zeitung, xvii. 65-80; Taylor, en JQR x. 470-488; xv. 440-474, 604-626; xvii. 238-239, idem, en el Diario de Estudios Teológicos, i. 571-583; TOUZARD, en la Revue Biblique, vi. 271-282, 547-573; vii. 33 58; ix. 45-67, 525-563. Principales ediciones del texto griego:.. Fritzsche, Libri Apocryphi Veteris Testamenti Grœce, Leipzig, 1871; Holmes y Parsons, Vetus Testamentum Grœcum cum Variis Lectionibus, iv, Oxford, 1827; Swete, El Antiguo Testamento en griego, ii, Cambridge, 1891. Del texto siríaco: Lagarde, Libri Veteris Testamenti Apocryphi Syriace, Leipzig, 1861; Ceriani, el Codex siro-Hexaplaris Ambrosiano Photolithographice Editus, Milán, 1874. En las otras traducciones deriva del griego:. Peters, Der Jüngst Wiederaufgefundene Hebräische texto des Buches Eclesiástico, pp 35 y ss; Herkenne, De Veteris Latini Ecclesiastici Capitibus i.-xliii, Leipzig, 1899; Ryssel, en Kautzsch, Apokryphen. , i. Jefe de comentarios generales:. Fritzsche, Die erklärt Weisheit Jesús Eclesiástico und Uebersetzt (Exegetisches Handbuch zu den Apokryphen), Leipzig, 1859; Edersheim, en Wace, apócrifos, II, Londres, 1888; Ryssel, en Kautzsch, Apokryphen, i. Estudios especiales (la siguiente lista de Schurer): Gfrörer, Filón, ii. 18-52, Stuttgart, 1831; Dähne, Geschichtliche der Darstellung Religionsphilosophie Jüdisch-Alexandrinischen, ii. 126-150, Halle, 1834; Winer, De Utriusque Siracidœ Aetate, Erlangen, 1832; Zunz, GV pp 100-105 (2d ed, pp 106-111.), Ewald, Ueber das griechische Eclesiástico Jesús Spruchbuch 'Sohnes es, en Jahrbücher der Wissenschaft biblischen, iii. 125-140; Bruch, Hebräer der Weisheitslehre, pp 266-319, Estrasburgo, 1851; Horowitz, Das Buch Eclesiástico Jesús Breslau, de 1865; Montet, Etude du Livre de Jesús, Fils de Sir, au point de Vue Crítica, Dogmatique et Moral Montauban, de 1870; Grätz, en Monatsschrift, 1872, pp 49, 97; Merguet, Die Glaubens-und Sittenlehre des Buches Eclesiástico Jesús, Königsberg, 1874; Sellgmann, Das Buch der Weisheit des Eclesiástico Jesús en zu den Seinem Verhältniss Salomon. Sprüchen und Bedeutung Historischen cerquero, Breslau, 1883; Bickel, alphabetisches Ein Lied Eclesiástico de Jesús, en Zeitschrift für Theologie Katholische, 1882, pp 319-333; Drummond, Judœus Filón de 1888, i. 144-155; Margoliouth, Ensayo sobre la plaza del Eclesiástico en la literatura semítica, Oxford, 1890; idem, la lengua y del metro, del Eclesiástico, en el Expositor, 1890, pp 295-320, 381-391; Bois, Essai sur les Orígenes de la Filosofía judeo-alejandrino, pp 160-210, 313-372, París, 1890; Ecclésiastique Perles, Notas Críticas-sur-le-Texte de l ', en REJ xxxv. 48-64; Krauss, Notas sobre el Eclesiástico, en xi JQR. 150; Müller, Strophenbau und Responsion, Viena, 1898; Gasser, Die Bedeutung der Sprüche ben Sira Jesu für die Datierung des Althebräischnen Spruchbuches, Güterslohe de 1904, comp. también Schürer, Gesch. iii. 157-166; André, Antiguo Testamento Les Apocryphes de l ', pp 271-310, Florencia, 1903; de juguetes, en Cheyne y Negro, Encyc. Bibl. sv Eclesiástico y Eclesiástico, Nestlé, Eclesiástico, en Hastings, Dict. Bible.TIL



Este tema presentación en el original idioma Inglés


Enviar una pregunta por e-mail o comentario para nosotros: E-mail

La web principal de CREER página (y el índice a los temas) está en
http://mb-soft.com/believe/beliespm.html'