La crítica bíblica (textual)

Información Católica

El objeto de la crítica textual es restaurar la medida de lo posible el texto original de una obra el autógrafo de que se ha perdido. En esta crítica textual se diferencia de la crítica superior, cuyo objetivo es investigar las fuentes de una obra literaria, el estudio de su composición, determinará la fecha y rastrear su influencia y diversas transformaciones a lo largo de los siglos.

A. Necesidad y procesos de la crítica textual

La crítica textual no es aplicable, salvo en lo que se refiere a una obra cuyo original no existe, pues, si existe, podría fácilmente ser reproducidos en el fotograbado, o publicada, una vez que ha sido correctamente descifrada. Pero no de autógrafos de los escritos inspirados ha sido transmitida a nosotros, al igual que los originales de las obras profanas de la misma época. Los antiguos no tenían esa veneración supersticiosa de manuscritos originales que tenemos hoy en día. En tiempos muy tempranos los Judios eran costumbre de destruir los libros sagrados ya no se usan, ya sea por enterrarlos con los restos de personajes santos o escondiéndolos en lo que se llamó una ghenizah. Esto explica por qué la Biblia hebrea son, comparativamente hablando, no es muy antigua, aunque los Judios siempre hizo una práctica de escribir los libros sagrados en la piel o pergamino. En los primeros siglos de la era cristiana, los griegos y latinos en general utilizados papiro, un material que rápidamente se desgasta y se cae a pedazos. No fue sino hasta el siglo IV que el pergamino era de uso común, y es también desde el momento en que nuestros más antiguos manuscritos de la Septuaginta y la fecha del Nuevo Testamento. Nada menos que un milagro podría haber llevado el texto de los escritores inspirados hasta nosotros sin alteración o corrupción, y la Divina Providencia, que ejerce, por así decirlo, una economía de lo sobrenatural, y nunca se multiplica innecesariamente prodigios, no se como un milagro. De hecho, es una imposibilidad material de transcribir absolutamente sin errores la totalidad de un largo trabajo, y a priori uno puede estar seguro, que no hay dos copias del mismo original será igual en todos los detalles. Un ejemplo típico de esto es proporcionado por la Confesión de Augsburgo, presentado al emperador Carlos V en la tarde del 25 de junio de 1530, en latín y alemán. Fue impreso en septiembre del mismo año y publicada dos meses más tarde por su autor, Melanchton, treinta y cinco ejemplares de la misma se sabe que se han hecho en la segunda mitad del año 1530, nueve de ellos por los firmantes de la Confesión. Pero, como los dos originales se pierden, y las copias no están de acuerdo ya sea entre sí o con las primeras ediciones, no estamos seguros de que el texto auténtico en sus más mínimos detalles. ¿De qué ejemplo, es fácil apreciar la necesidad de la crítica textual en el caso de obras tan antigua y tan a menudo se transcribe como los libros de la Biblia.

CREER
Religioso
Información
Fuente
página web
Nuestra lista de 2.300 Temas Religiosos
E-mail

Clases de errores del texto

Corrupciones introducidas por los copistas se puede dividir en dos clases: los errores involuntarios, y los que están total o parcialmente intencional. A estas causas se deben las variaciones observadas entre los manuscritos.

(A) errores involuntarios

Involuntarios errores pueden ser distinguidos como los de la vista, el oído y la memoria, respectivamente. Vista fácilmente confunde letras y palabras similares. Por lo tanto, como puede verse en el ejemplo de la foto, cartas similares son fácilmente intercambiables en la plaza de hebreo, la escritura cursiva griega uncial y griego.

Cuando el ejemplar está escrito stichometrically, el ojo del copista es apto para pasar una o varias líneas. Para esta clase de errores pertenece el fenómeno muy frecuente de homoeoteleuton, es decir, omisión de un pasaje que tiene un final exactamente igual que otro pasaje que viene a continuación, antes o después de ella. Algo similar ocurre cuando varias frases comienzan con las mismas palabras se unen. En segundo lugar, los errores de la audición son de ocurrencia común cuando se escribe al dictado. Pero incluso con el ejemplo antes que él, un copista se mete en el hábito de pronunciar en voz baja, o para sí mismo, la frase es la transcripción, y por lo tanto es probable error de una palabra por otra que suena como él. Por último, un error de memoria se produce cuando, en lugar de escribir el pasaje que acabamos de leer para él, el copista inconscientemente algunos otros sustitutos, el texto conocido, que sabe de memoria, o cuando se ve influida por el recuerdo de un pasaje paralelo. Los errores de este tipo son más frecuentes en la transcripción de los Evangelios.

(B) Errores total o parcialmente intencional

la corrupción deliberada de la Texto Sagrado siempre ha sido bastante raro, el caso de Marción está siendo excepcional. Hort [Introducción (1896), p. 282] es de la opinión de que incluso entre las lecturas, sin duda, falsa del Nuevo Testamento no hay indicios de falsificación deliberada del texto con fines dogmáticos. "Sin embargo, es cierto que el escriba a menudo se selecciona a partir de lecturas diversas que favorece ni a su propia voto particular o de la doctrina de que es justo en ese momento más generalmente aceptada. También ocurre que, en perfecta buena fe, cambia de pasajes que le parecen corruptos porque no los entiende, que añade una palabra que él considere necesarios para el esclarecimiento del significado, que sustituye una forma gramatical más correcto, o lo que él considera una expresión más exacta, y que armoniza los pasajes paralelos. Así es que la forma más corta de la Oración del Señor en Lucas, xi, 2-4, es en casi todos los manuscritos griegos alargado a cabo de acuerdo con Mateo, VI, 9-13. mayoría de los errores de este tipo de proceder, insertar en el texto de las notas marginales que, en la copia que se transcribe, no eran más que variantes, las explicaciones, los pasajes paralelos, sencillo . comentarios, o tal vez las conjeturas de algún lector estudioso críticos Todos hemos observado la predilección de los copistas de los textos más detallado y su tendencia a completar las citas que son demasiado breves, por lo que es lo que una interpolación tiene una oportunidad mucho mejor de que se perpetúe una omisión.

Otras consideraciones

De lo anterior resulta fácil entender cómo numerosas sería la lectura de un texto transcrito tan a menudo como la Biblia, y, ya que sólo una lectura de algún pasaje en particular puede representar el original, se deduce que todos los demás son necesariamente defectuosa. Molino estima las variantes del Nuevo Testamento en 30.000, y desde el descubrimiento de tantos manuscritos desconocidos a Mill este número ha aumentado considerablemente. Por supuesto, con mucho, el mayor número de estas variantes están en los detalles sin importancia, como, por ejemplo, las peculiaridades ortográficas, las palabras invertidas, y similares. Una vez más, muchos otros son totalmente improbable, o bien tienen orden de leve como para no merecer siquiera se da cuenta superficial. Hort (Introducción, 2) estima que una duda razonable no afecta a más de la sexagésima parte de las palabras: "En esta segunda estimación de la proporción de las variaciones relativamente trivial es sin medida más grande que en el primero, de modo que la cantidad de lo que puede en ningún sentido ser llamado variación sustancial no es más que una pequeña fracción de la variación residual todo, y apenas puede formar más de una milésima parte de todo el texto. " Quizá lo mismo podría decirse de la Vulgata, pero en lo que respecta a la primitiva texto hebreo y la versión de los Setenta no hay duda de mucho más.

Hemos dicho que el objeto de la crítica textual es restaurar una obra a lo que era a la salida de las manos de su autor. Pero es, absolutamente hablando, es posible que el propio autor puede haber emitido más de una edición de su obra. Esta hipótesis fue hecho para Jeremías, con el fin de explicar las diferencias entre los textos griego y hebreo, San Lucas, a fin de dar cuenta de las variaciones entre el "Codex Bezæ" y otros manuscritos griegos en el tercer Evangelio y los Hechos de los Apóstoles, y de otros escritores. Estas hipótesis no están suficientemente fundadas, pero, como no son ni absurdas ni imposible, no deben ser rechazados a priori.

B. Principios generales de la crítica textual

Con el fin de restablecer un texto en toda su pureza, o por lo menos a eliminar en la medida de lo posible, sus falsificaciones sucesivas, es necesario consultar y sopesar todas las pruebas. Y esto puede ser dividido en: externa, o la proporcionada por los documentos que reproduce el texto en su totalidad o en parte, en el original o en una traducción - pruebas diplomáticas - y la residencia, o la que resulte del examen del texto mismo de forma independiente de su certificado extrínsecos - pruebas paradiplomática. Vamos a considerarlos por separado.

1. Externa (diplomático) Evidencia

La evidencia de una obra de que se había perdido el manuscrito original es proporcionada por;

(A) copias, (manuscritos),

(B) las versiones, y

(C) las cotizaciones.

Estos tres no siempre se dan simultáneamente, y el orden en que están aquí enumerados no indica su autoridad relativa.

(A) Los originales

En lo que respecta a las copias de obras antiguas tres cosas deben ser consideradas, a saber:

(I) la edad,

(Ii) el valor, y

(Iii) la genealogía, y vamos a añadir una palabra en

(Iv) Nomenclatura de crítica, o notación.

(I) Edad

La edad es a veces indicado por una nota en el manuscrito, pero la fecha, cuando no se sospecha de falsificación, sólo puede ser transcrito a partir del ejemplar. Sin embargo, como los manuscritos de fecha no suelen ser muy antigua, se debe recurrir a diversas indicaciones paleográficas que por lo general determinar con suficiente precisión la edad de los manuscritos griegos y latinos. Paleografía hebreo, aunque más incierto, presenta menos dificultades, en la medida en manuscritos hebreos no son tan viejos. Además, la edad exacta de una copia, después de todo, sólo de menor importancia, ya que es muy posible que un antiguo manuscrito puede ser muy corruptos, mientras que uno más uno, copiado de un modelo mejor, puede acercarse al texto primitivo. Sin embargo, en igualdad de condiciones, la presunción es, naturalmente, a favor del documento más antiguo, ya que está conectado con el original por menos enlaces que intervienen y por lo tanto ha estado expuesto al menos posibilidades de error.

(Ii) Valor

Es más importante para determinar el valor relativo de la edad de un manuscrito. Algunas evidencias inspirar confianza, pero poco, porque con frecuencia se han encontrado para ser defectuoso, mientras que otros son fácilmente aceptadas por un examen crítico en todos los casos ha demostrado que sean veraces y exactos. Pero, ¿cómo es la crítica a discriminar? Un manuscrito es evaluado como bueno o excelente cuando se presenta, en general, lecturas verdadera y contiene pocas o ninguna duda de que son falsas, en condiciones contrarias se considera mediocres o sin valor. (Iii) Genealogía

La genealogía de los documentos, desde una visión crítica de punto, es muy interesante e importante. Tan pronto como se prueba que un manuscrito, sin importar su antigüedad, es simplemente una copia de otro manuscrito existente, la primera, evidentemente, deben desaparecer de la lista de las autoridades, ya que su testimonio particular, no tiene ningún valor en el establecimiento del texto primitivo. Esto, por ejemplo, es lo que pasó con el "Sangermanensis del Codex" (E, de las Epístolas Paulinas) cuando se comprobó que una copia defectuosa del "Codex Claromontanus" (D. de las epístolas paulinas). Ahora bien, si un texto se conserva en manuscritos diez, nueve de los cuales habían surgido de un ancestro común, por tanto, no habría testimonios diez independientes, sino dos, ya que los primeros nueve contaría para una sola, y no podía, por lo tanto son mayores, el décimo, a menos que se demostrara que el ejemplo común de los nueve fue un año mejor que el de donde se tomó la décima. Las consecuencias de este principio son obvias, y la ventaja y la necesidad de agrupar los testimonios de un texto a las familias es fácilmente comprensible. Se podría suponer que el crítico se debería principalmente guiados en sus investigaciones por el lugar de nacimiento de un manuscrito, pero los manuscritos antiguos a menudo viajaba mucho, y su nacionalidad rara vez se conoce con certeza. Por lo tanto, muchos son de la opinión que el Vaticano y el Sinaítico emanado de Cesarea en Palestina, mientras que otros sostienen que fueron escritas en Egipto, y se inclina Hort de la creencia de que se copiaron en Occidente, probablemente en Roma (véase el Codex Vaticanus ; Codex Sinaiticus). Por lo tanto guiar a los críticos 'jefe' en esta materia debe ser cuidadosa comparación de manuscritos, en el principio de que las lecturas idénticas apuntan a una fuente común, y cuando la identidad entre dos o más manuscritos es constante - especialmente en las variantes excepcional y excéntrica - la identidad de la modelo se ha establecido. Sin embargo, esta investigación se encuentra con dos dificultades. Una primera, y una muy embarazoso, la complicación surge de la mezcla de los textos. No hay más que unos pocos textos que son puras, es decir, que se han tomado de un ejemplar único. Los antiguos escribas eran casi todos los editores en cierta medida, e hizo su elección de entre las variantes de los diferentes ejemplares. Además, los correctores o los lectores a menudo se presenta, ya sea en el margen o entre líneas, nuevas lecturas que se incorporaron posteriormente en el texto del manuscrito, así corregida. En tal caso, la genealogía de un manuscrito pueda llegar a ser muy complicado. También ocurre a veces que dos manuscritos que están estrechamente relacionados en ciertos libros tienen nada que ver en los demás. Como cuestión de hecho, los libros por separado de la Biblia, en la antigüedad, que se utiliza para copiar cada uno en su propio rollo de papiro, y cuando llegaron a copiar de estos rollos separados en hojas de pergamino, y unidos en un enorme "códice", textos que pertenecen a familias muy diferentes, muy posiblemente podría ser colocados juntos. Todos estos hechos explican por qué los críticos con frecuencia no están de acuerdo en la determinación de grupos genealógicos. (Sobre este tema consultar a Hort, "Introducción", pp 39-69: "La evidencia genealógica".)

(Iv) Nomenclatura crítica, o notación

Cuando las copias de un texto no son numerosos cada editor les asigna lo símbolos convencionales que pueden elegir, lo que fue durante mucho tiempo el caso de las ediciones del original griego y hebreo, de la Septuaginta y la Vulgata, por no hablar de otras versiones . Pero cuando, como hoy en día, el número de manuscritos se convierte en gran aumento, es necesario adoptar una notación uniforme a fin de evitar confusiones.

manuscritos hebreos suelen ser designados por las cifras asignadas por Kennicott y De Rossi. Pero este sistema tiene el inconveniente de no ser continua, la serie de figuras reanudar tres veces: Kennicott manuscritos, manuscritos De Rossi, y otros manuscritos catalogados por De Rossi, pero que no pertenecen a su colección. Otro grave inconveniente surge del hecho de que los manuscritos no incluidos en las tres listas anteriores se han mantenido sin símbolo, y sólo puede ser indicado por mencionar el número del catálogo en el que se describen.

La notación de los manuscritos griegos de la Septuaginta es casi la misma que la adoptada por Holmes y Parsons en su edición de Oxford 1798-1827. Estos dos académicos designados por la uncials números romanos (del I al XIII) y la cursives por numeración arábiga (de 14 a 311). Pero su lista fue muy deficiente, como algunos manuscritos fueron contados dos veces, mientras que otros que fueron contados entre las cursivas son unciales en todo o en parte, cursivas, etc Para la anotación de Holmes-Parsons todavía se conserva, el unciales, incluyendo las que se encuentran ya , son designados por capitales de América, pero no símbolos han sido asignados a cursives descubierto recientemente. (Vea la lista completa en Swete, "Introducción al Antiguo Testamento en griego", Cambridge, 1902, p. 120-170.)

La nomenclatura de los manuscritos griegos del Nuevo Testamento también deja mucho que desear. Wetstein, el autor de la notación habitual, designa unciales de letras y de cursivas en numeración arábiga. Su lista fue continuada por Birch y por Scholz, y después por Scrivener, de forma independiente, por Gregorio. Las cartas misma respuesta para muchos manuscritos, de ahí la necesidad de índices de diferenciación, por lo tanto dev = "Códice de Beza", Dpaul = Claromontanus del Codex, etc Además, la serie de recomience cifras cuatro veces (Evangelios, Hechos y Epístolas Católicas, Epístolas de Pablo , Apocalipsis), de modo que una letra cursiva que contiene todos los libros del Nuevo Testamento debe ser designado por cuatro números diferentes acompañado de su índice. Así, el manuscrito del Museo Británico "adic. 17469" es para escribiente 584ev, 228ac, 269pau, 97apoc (es decir, el manuscrito 584a del Evangelio en su lista, el 228o de los actos, etc), y, por Gregorio 498ev, 198act 255paul, 97apoc. Para remediar esta confusión Von Soden, establece como principio que unciales no debería haber una notación diferente de la cursivas y que cada manuscrito debe ser designado por una sola sigla. Por lo tanto se asigna a cada manuscrito una cifra árabe precedida por una de las tres letras griegas inicial, epsilon, alfa, o delta, de acuerdo, ya que contiene sólo los Evangelios (euaggelion), o no contiene los Evangelios (apostolos), o contiene los Evangelios y en alguna otra parte del Nuevo Testamento (diatheke). El número se seleccionará de forma que indique la edad aproximada del manuscrito. Esta notación es sin duda mejor que el otro, el punto principal es asegurar su aceptación universal, sin la cual surgirá una confusión sin fin.

Para la Vulgata los manuscritos más famosos son designados por un nombre convencional o su abreviatura (am = "Amiatinus", Fuld = "Fuldensis"); los otros manuscritos no tienen generalmente admitido símbolo. (La nomenclatura actual es totalmente imperfecta y deficiente. Críticos deberían llegar a un acuerdo y resolver sobre los símbolos especiales para los grupos genealógicos de los manuscritos que están todavía casi totalmente privados de ellos. Sobre este tema véase el artículo de este autor, "Manuscrits bibliques" en Vigouroux, "Dict. De la Biblia", IV, 666-698).

(B) Versiones

La importancia de las versiones antiguas de la crítica textual de los libros sagrados se deriva del hecho de que las versiones están a menudo muy por delante de los manuscritos más antiguos. Así, la traducción de la Septuaginta era anterior a las diez o doce siglos, las copias más antiguas del texto hebreo que han llegado hasta nosotros. Y para el Nuevo Testamento, la cursiva y las versiones Peshito son del siglo II, y el copto de la tercera, mientras que el "Vaticano" y la "Sinaiticus", que son nuestros más antiguos manuscritos, la fecha, sólo a partir del cuarto. Estas traducciones, Por otra parte, hizo por iniciativa y bajo la supervisión de las autoridades eclesiásticas, o al menos aprobado y sancionado por las Iglesias que hizo uso público de ellos, sin duda han seguido los ejemplares que fueron estimados en el mejor y más correcta, y esto es una garantía a favor de la pureza del texto que representan. Desafortunadamente, el uso de versiones en la crítica textual ofrece numerosas dificultades ya veces insuperables. En primer lugar, a menos que la versión de ser muy literal y escrupulosamente fieles, una es a menudo una pérdida para determinar con certeza de que la lectura que representa y, además, tenemos pocos o ningún antiguas versiones editadas de acuerdo a las exigencias de la crítica rigurosa;. los manuscritos de estas versiones se diferencian entre sí considerablemente, y es a menudo difícil de rastrear la lectura primitiva Cuando no tienen. habido varias versiones en el mismo idioma, como es el caso, por ejemplo, en latín, siríaco, copto, es raro que una versión no tiene en el largo plazo reaccionó en el otro. Una vez más, los diferentes ejemplares de una versión que con frecuencia ha retocado o corregido de acuerdo a la original, y en varias épocas algún tipo de recensiones se han hecho. El caso de la Septuaginta es bastante bien conocido por lo que San Jerónimo dice de él, y por el examen de los manuscritos mismos, que ofrecen una diversidad sorprendente. Por estas diversas razones, el uso de las versiones en la crítica textual es más bien un asunto delicado, y muchos críticos tratan de evadir la dificultad por no tomarlos en cuenta. Pero en esto son decididamente mal, y más tarde se demostrar que el uso que la versión de los Setenta se puede poner en la reconstrucción del texto primitivo del Antiguo Testamento.

(C) Citas

Que la crítica textual del Nuevo Testamento griego, la Septuaginta y la Vulgata se ha beneficiado por las citas de los Padres está fuera de toda duda, pero en el uso de esta autoridad hay necesidad de cautela y reserva. Muy a menudo los textos bíblicos se citan de memoria, y muchos escritores tienen la costumbre de citar erróneamente. En sus Prolegómenos a la octava edición de Tischendorf (pp. 1141-1142), Gregorio da tres ejemplos muy instructiva sobre este tema. Charles Hodge, el autor de comentarios muy estimado, cuando se le informó que su cita del Génesis, iii, 15, "La semilla de la mujer aplastará la serpiente de cabeza", fue una inexactitud grave, se negó a cambiar debido a que su traducción había pasado al uso. En su historia de la Vulgata aprendido Kaulen dos veces se cita la conocida frase de San Agustín, una vez que precisa: "cum verborum tenacior perspicuitate sentientiæ", y una vez inexacta: "verborum sermonis cum tenacior perspicuitate". Finalmente a cabo, de nueve citas de Juan, iii, 3-5, hecha por Jeremy Taylor, el célebre teólogo, sólo dos están de acuerdo, y no una de las nueve da las palabras de la versión anglicana que el autor pretende seguir. Seguramente no debemos buscar un mayor rigor o exactitud de los Padres, muchos de los cuales carecían de espíritu crítico. Por otra parte, cabe señalar que el texto de nuestras ediciones no siempre se dependía. Sabemos que los copistas, al transcribir las obras de los Padres, ya sea griego o latín, con frecuencia sustituto de citas bíblicas que la forma de texto con los que son más familiares, e incluso los editores de otros tiempos no eran muy escrupulosos en este sentido. ¿Alguien se sospecha que en la edición del comentario de san Cirilo de Alejandría en el cuarto Evangelio, publicado por Pusey en 1872, el texto de San Juan, en vez de ser extraídos del manuscrito de San Cirilo, es tomado de la Nueva Testamento impreso en Oxford? Desde este punto de vista de la edición de los Padres Latinos a cabo en Austria y la de los Padres griegos de Nicea ante publicada en Berlín, son dignos de entera confianza. Quotatations tienen un valor mayor a los ojos de la crítica cuando un comentario garantiza plenamente el texto, y la autoridad de un presupuesto más alto es cuando un escritor cuya reputación de los hábitos de crítica está bien establecido, como Orígenes y San Jerónimo, formalmente declara que una lectura que se dio fue que se recogen en los manuscritos más antiguos o más de su tiempo. Es evidente que tales pruebas anula la proporcionada por un manuscrito simple de la misma época.

(2) La evidencia interna o paradiplomática

Sucede frecuentemente que el testimonio de los documentos es incierto, ya que es discordante, pero incluso cuando es unánime, es posible que se abra a la sospecha, ya que conduce a resultados poco probable o imposible. Es entonces que la evidencia interna se debe recurrir a, y, aunque de por sí rara vez es suficiente para una decisión firme, no obstante, corrobora, ya veces se modifica, el veredicto de los documentos. Las reglas de la crítica interna son simplemente los axiomas de sentido común, cuya aplicación requiere de gran experiencia y el juicio consumado para alejar el peligro de arbitrariedad en medio de subjetivismo. Brevemente deberán elaborar y exponer los más importantes de estas normas.

Regla 1. Entre las diversas variantes que es preferible que mejor está de acuerdo con el contexto y se conforma con el estilo y los hábitos mentales del autor. - Esta norma se explica así por Hort ("El Nuevo Testamento en el original griego del Nuevo", Introducción, Londres, 1896, p. 20): "La decisión puede ser hecha por una inmediata y casi juicio intuitivo, o por un peso con cautela diversos elementos que van a componer lo que se llama sentido, como la conformidad a la gramática y la congruencia con el significado del resto de la frase y del contexto más amplio, al que con razón se puede agregar congruencia con el estilo habitual del autor y su materia en otros pasajes. El proceso puede adoptar la forma de una mera comparación de dos o más lecturas de su rival en estas cabezas, y dando la preferencia a la que parece tener la ventaja, o de rechazar una lectura absolutamente por la violación de una o más de las congruencias, o de la adopción de una lectura absolutamente por la perfección de congruencia. " La aplicación de esta regla rara vez produce la certeza, sino que por lo general sólo da lugar a una presunción, más o menos fuerte, que la prueba documental confirma o anula según sea el caso. Sería sofística para suponer que los autores antiguos son siempre coherentes consigo mismos, siempre correcta en su idioma y feliz en sus expresiones. El lector es responsable también de imaginar que él penetra en su pensamiento, y para hacerlos hablar como él mismo ha hablado en una ocasión similar. No es más que un paso de este a la crítica conjetural que se ha abusado tanto.

Regla 2. Entre las varias lecturas que es preferible que explica todos los demás y se explica por ninguno. - Gregorio, en su "Prolegómenos" (. Octava edición crítica del Nuevo Testamento por Tischendorf, p. 63), dice a propósito de esta regla: "Especial si latiore vel sensu latissimo accipietur, omnium regularum poterit principium haberi; ejusmodi est sed quod iure alius Aliter quidem suo, ut videtur cuique, sequaturque definiat ". Es, de hecho, con sujeción a las aplicaciones arbitrarias, que sólo demuestra que se deben emplear con prudencia y circunspección.

Regla 3. La lectura más difícil es también la más probable. - "Proclivi scriptioni pr estadísticas ardua" (Bengel). - Aunque pueda parecer totalmente paradójico, esta regla es, en cierta medida, fundada en la razón, y los que lo han impugnado más vigorosamente, al igual que Wetstein, se han visto obligados a reemplazarlo con algo similar. Pero es verdad sólo a condición de que la cláusula se añade, todas las cosas en igualdad de condiciones, otra cosa que tenga que prefieren las barbaridades y absurdos de copistas sólo porque son más difíciles de entender que la expresión correcta o la frase se volvió inteligente. De hecho nunca copistas cambiar su texto sólo por el placer de hacerla oscura o de corrupción que, por el contrario, más bien tratar de explicarla o corregirla. Por lo tanto una expresión dura, una frase irregulares, y un inesperado para el pensamiento son, posiblemente, primitiva, pero siempre, como hemos dicho, en esta condición: ceteris paribus. Tampoco hay que olvidar que la dificultad de la lectura pueden surgir por otras causas, tales como la ignorancia del escriba o los defectos del modelo que copias.

Regla 4. La lectura es más corta, en general, mejor. - ".. Lectio Brevior, vetustorum testium nisi et gravium auctoritate destituatur Penitus, præferenda est enim verbosiori Librarii multo proniores anuncio adición fuerunt, quam omittendum anuncio (Griesbach)" La razón dada por Griesbach, autor de esta regla, se confirma por la experiencia. Pero no debería ser de aplicación demasiado general, si ciertos copistas están dispuestos a poner en una interpolación suficientemente autorizada, otros, en su prisa por terminar la tarea, son ya sea deliberadamente o no, culpables de omisiones o abreviaturas.

Vemos que las reglas de la crítica interna, en la medida en que puede ser de alguna utilidad, son sugeridos por el sentido común. Otras normas formuladas por algunos críticos se basan en nada más que su propia imaginación. Tal es el siguiente propuesto por Griesbach: "El Inter plures unius loci lectiones ea favor suspectâ merito habetur dogmatibus orthodoxorum quae manifeste favet paribus prae". A continuación, se seguiría que las variantes sospechoso de herejía tiene todas las probabilidades a su favor, y que los herejes eran más cuidadosa de la integridad del texto sagrado que fueron los ortodoxos. La historia y la razón combinada de protesta en contra de esta paradoja.

Como principio, la crítica conjetural no es inadmisible. De hecho, es posible que en todos los documentos existentes, manuscritos, versiones y citas, hay errores primitiva que sólo puede ser corregida por medio de conjeturas. Los errores frase primitiva se utiliza aquí para referirse a aquellos que fueron cometidos por el escriba a sí mismo en las obras dictadas o que se deslizó en una de las primeras copias de las que dependen todos los documentos que han llegado hasta nosotros. Escribano, por lo tanto, parece muy positivo cuando escribe ("Introducción", 1894, Vol. II, p. 244.): "Es llegado a un acuerdo entre los jueces competentes que conjetural enmienda no debe recurrirse a incluso en pasajes de dificultad reconocido, la falta de prueba de una lectura cuya sustitución se propone para el común es en realidad el apoyo de algún documento fiable que de por sí una objeción fatal para nuestra recepción. "Muchos críticos no iría hasta el momento, ya que hay pasajes que permanecen incluso después de dudosa los esfuerzos de la crítica documental se han agotado, y no podemos ver por qué debe ser prohibido a buscar un remedio en la crítica conjetural. Así Hort justicia comentarios ("Introducción", 1896, p. 71): "La evidencia de la corrupción es a menudo irresistible, que impone a un editor de la obligación de indicar la falta de solidez presumned del texto, aunque puede ser totalmente incapaz de proponer cualquier soportable forma de corregir, o tienen que ofrecer sólo sugerencias en el que no puede poner plena confianza. " Pero añade que, en el Nuevo Testamento, el papel de la enmienda conjetural es extremadamente débil, debido a la abundancia y variedad de pruebas documentales, y él está de acuerdo con el escribiente en admitir que las conjeturas se presentan son a menudo totalmente arbitraria, casi siempre lamentable, y de tal naturaleza como para satisfacer sólo su propio inventor. En resumen, la crítica conjetural sólo debe aplicarse como último recurso, después de todos los otros medios se ha agotado, y sólo entonces con escepticismo prudente.

D. Aplicación de los principios y procesos de la crítica textual

Queda por explicar brevemente las modificaciones que los principios de la crítica textual se someten en su aplicación a los textos bíblicos, para enumerar las principales ediciones críticas, y que indique los métodos seguidos por los editores. Tenemos aquí a hablar sólo del texto hebreo del Antiguo Testamento y del texto griego del Nuevo.

1. Texto hebreo del Antiguo Testamento

(A) El aparato crítico

El número de manuscritos hebreos es muy grande. Kennicott ("generalis Dissertatio en Vet. Test. Hebraicum", Oxford, 1780) y De Rossi ("Vaniæ lectiones Vet. Testamenti", Parma, 1784 a 1788) se han catalogado más de 1300. Desde su día esta cifra ha aumentado considerablemente, gracias a los descubrimientos realizados en Egipto, Arabia, Mesopotamia, y sobre todo en la guerra de Crimea. Lamentablemente, por la razón dada anteriormente en A. Necesidad y Procesos, los manuscritos hebreos son relativamente recientes, pero ninguno es anterior al siglo X, o al menos el noveno. El "Codex babylonicus" de los profetas, ahora en San Petersburgo y que lleva la fecha 916, por lo general pasa por la más antigua. De acuerdo con Ginsburg, sin embargo, el manuscrito numeradas "Oriental 4445" del Museo Británico se remonta a mediados del siglo IX. Sin embargo, las fechas inscritas en algunos manuscritos no son de fiar. (Véase a este respecto, Neubauer, "Apertura de los manuscritos del Antiguo Testamento", en "Studia Biblica", III, Oxford, 1891, pp 22-36.) Cuando los manuscritos hebreos se comparan entre sí, es sorprendente encontrar lo fuerte que existe una semejanza. Kennicott y De Rossi, que recogió las variantes, que se encuentra casi ninguno de importancia. Este hecho produce en un primer momento una impresión favorable, y nos inclinamos a creer que es muy fácil de restaurar el texto primitivo de la Biblia hebrea, tan cuidadosamente han realizado los copistas de su misión. Pero esta impresión se modifica cuando se considera que los manuscritos están de acuerdo ni siquiera en las imperfecciones del material y de los errores más visibles. Así que todos los presentes, en los mismos lugares, las letras que son más grandes o más pequeñas de lo habitual, que se colocan por encima o por debajo de la línea, que se invierten, ya veces sin terminar o rotos. Una vez más, aquí y allá, y precisamente en los mismos lugares, se puede observar los espacios que indica una pausa y, por último, en ciertas palabras o las letras que son puntos de intención de anularlos. (Ver Cornill, "Einleitung in die Kanon. Bücher des AT", 5 ª ed., Tubinga, 1905, p. 310.) Todos estos fenómenos llevaron a sospechar de Spinoza, y permitió a Paul de Lagarde, para demostrar (Anmerkungen griechischen zur Uebersetzung der Proverbien , 1863, p. 1, 2) que todos los manuscritos hebreos conocidos bajar de una sola copia de los cuales se reproducen hasta los defectos e imperfecciones. Esta teoría es ahora generalmente aceptada, y la oposición se ha reunido sólo ha servido para hacer más clara su verdad. Incluso se ha hecho más específica y se ha demostrado en la medida de mostrar que el texto de nuestros manuscritos fue establecida y, por así decirlo, canonizado entre los siglos I y II de nuestra era, en una época, es decir, cuando , después de la destrucción del Templo y la caída de la nación judía, todo el judaísmo se redujo a una escuela. De hecho, este texto se diferencia Internet de la que San Jerónimo utilizados para la Vulgata, Orígenes de la Hexapla, y Aquila, Símaco y Teodoto de sus versiones del Antiguo Testamento, aunque está muy lejos del texto seguido en el Setenta. De los siglos transcurridos entre la composición de los distintos libros del Antiguo Testamento y la determinación de la Massoretic texto, no es más que probable que más o menos serias modificaciones fueron introducidas, tanto más cuanto que, en el intervalo, se habían producido dos hechos en particular favorables a la corrupción textual, es decir, un cambio en la escritura - el fenicio antiguo de haber dado forma a la plaza del hebreo - y un cambio en la ortografía, que consiste en, por ejemplo, de la separación de las palabras anteriormente unidos y en el uso frecuente e irregular y no de lectionis Matres. Las variantes que sobrevino, se explica mediante la comparación de las piezas paralelas de Samuel y Reyes con la Paralipomena, y sobre todo mediante la recopilación de pasajes dos veces reproducida en la Biblia, tales como Ps. xvii (xviii) con 2 Samuel 22, 36-39 o Isaías, con 2 Reyes 18:17-20:19. [Ver TOUZARD, "De la conservación de la du texte hébreu" en "Revue Biblique", VI (1897), 31-47, 185-206, VII (1898), 511-524;. VIII (1899), 83-108]

Una consecuencia evidente de lo que se acaba de decir es que la comparación de manuscritos existentes nos ilumina en el Massoretic, pero no en el texto primitivo. Sobre este último tema la Mishna y, por razones aún más fuertes, el resto del Talmud no nos puede enseñar nada, como lo fueron con posterioridad a la constitución del texto masorético, ni tampoco puede el Targumim, por la misma razón y debido a que pueden tener desde sido retocadas. Por lo tanto, fuera del texto masorético, nuestra única guía son el Pentateuco Samaritano y la versión de los Setenta. El Pentateuco Samaritano nos ofrece una recensión independiente del texto hebreo, que data del siglo IV antes de nuestra era, es decir, de una época en la que los samaritanos, en virtud de su alto sacerdote Manasés, separados de los Judios, y esta recensión no es sospecha de cualquier modificación importante, excepto el más inofensivo, un inofensivo de sustituir el monte Gerizim para el monte Hebal en Deut., XXVII, 4. En cuanto a la versión de los Setenta, sabemos que se inició, si no se completa, alrededor de 280 aC Para Paul de Lagarde, en particular pertenece el mérito de llamar la atención de los estudiosos en el valor de la Septuaginta para una edición crítica de la Biblia hebrea.

(B) ediciones críticas del texto hebreo

Después de la publicación de los Salmos en Bolonia en 1477, del Pentateuco en Bolonia en 1432, de los Profetas en Soncino en 1485, y de los Hagiographa en Nápoles en 1487, todo el Antiguo Testamento se presentó en Soncino (1488), en Nápoles ( 1491-93), en Brescia (1494), en Pesaro (1511-17), y en Alcalá (1514 a 1517). Luego, entre 1516 y 1568, llegaron los cuatro rabínico Biblias de Venecia. Es el segundo, editado por Jacob ben Jaim e impreso por Bomberg en 1524-1525, que es generalmente visto como que contiene el Textus Receptus (texto recibido). La lista de las innumerables ediciones que siguieron se da por Pick en su "Historia de las ediciones impresas del Antiguo Testamento" en "Hebraica" (1892-1893), IX, pp 47-116. Para las ediciones más importantes de ver Ginsburg, "Introducción a la edición Massoretic crítica de la Biblia hebrea" (Londres, 1897), 779-976. Las ediciones más reimpreso con frecuencia son probablemente las de Van der Hoogt, Hahn, y Theile, pero todas estas ediciones son mayores ahora suplantados por los de Baer y Delitzsch, Ginsburg, y Kittel, que se consideran más correcto. La Biblia Baer y Delitzsch apareció en fascículos en Leipzig, entre 1869 y 1895, y todavía no es completa, todo el Pentateuco, excepto Génesis es querer. Ginsburg, autor de la "Introducción" se mencionó anteriormente, ha publicado una edición en dos volúmenes (Londres, 1894). Casi todas las ediciones hasta la fecha mencionada reproducir el Texto Recibido mediante la corrección de los errores tipográficos e indicando las variantes interesantes, todos se adhieren al texto masorético, es decir, el texto adoptado por los rabinos entre los siglos I y II de nuestra era, y que se encuentran en todos los manuscritos hebreos. Un grupo de Alemán, Inglés, y académicos de América, bajo la dirección de Haupt, han realizado una edición que pretende volver al texto primitivo de los autores sagrados. Es innecesario decir que, como todos los que hasta ahora han tratado de restablecer el texto primitivo de ciertos libros, los editores de la "Biblia Polychrome" permiten un amplio margen para la crítica subjetiva y conjetural.

2. texto griego del Nuevo Testamento

(A) El uso del aparato crítico

La mayor dificultad que enfrenta el editor del Nuevo Testamento es la infinita variedad de los documentos a su disposición. El número de manuscritos aumenta tan rápidamente que no hay una lista es absolutamente completa. El último, "Die Schriften des NT" (Berlín, 1902), por Von Soden, enumera 2.328 manuscritos distintos fuera de leccionarios (Evangelios y las epístolas), y exclusivo de unos 30 números agregó en un apéndice, 30 de octubre de 1902. Hay que reconocer que muchos de estos textos no son sino fragmentos de los capítulos o incluso de versículos. Esta enorme masa de manuscritos es todavía imperfectamente estudiados, y algunos ejemplares son poco conocidas, excepto lo que figuran en los catálogos. Los grandes unciales mismos aún no están todos recogidos, y muchos de ellos, pero últimamente han vuelto accesibles a los críticos. y muchos puntos fundamentales son aún objeto de debate. El texto de las versiones principales y de las citas patrísticas está lejos de ser satisfactoria editado, y la relación genealógica de todas estas fuentes de información no está decidido todavía. Estas dificultades variadas explicar la falta de acuerdo por parte de editores y la falta de conformidad en las ediciones críticas publicadas hasta el día de hoy.

(B) Breve historia de las ediciones críticas y principios seguidos por los editores de la primera publicación del Nuevo Testamento en griego es la que constituye el quinto volumen de la Políglota de Alcalá, la impresión de que se terminó 10 de enero 1514, pero que no fue entregado al público hasta el 1520. Mientras tanto, a principios de 1516, Erasmo publicó su edición rápidamente completado en Basilea. La edición que se publicó en la prensa de Aldus en Venecia en 1518 es simplemente una reproducción de la de Erasmus, pero las ediciones de Robert Estienne, publicado en 1546, 1549, 1550 y 1551, los tres primeros en París y el cuarto en Ginebra, aunque fundada sobre el texto de la Políglota de Alcalá, presenta las variantes de los manuscritos de unos quince años, y en la última, la de 1551, se introdujo la división de los versos ya en uso. ediciones Teodoro de Beza los diez que aparecieron entre 1565 y 1611 difieren muy poco de la última de Robert Estienne de. Los hermanos Elzevir, Bonaventure y Abraham, impresoras en Leyden, Estienne y Beza seguido muy de cerca, sus pequeñas ediciones de 1624 y 1633, tan cómodo y tan altamente apreciado por los amantes del libro, presentar lo que se ha acordado que el Texto Recibido. - "Textum ergo Habes receptum nunc ab omnibus, en quo Damus immutatum aut nihil corruptum" (edición de 1633). Baste con mencionar aquí las ediciones de Courcelles (Amsterdam, 1658) y Fell (Oxford, 1675), los cuales se adhieren muy de cerca con el Texto Recibido de Elzevir, y los de Walton (Londres, 1657) y del Molino ( Oxford, 1707), que reproduce en esencia el texto de Estienne, sino enriquecerla mediante la adición de variantes como resultado de la recopilación de numerosos manuscritos. Los principales editores que siguieron - Wetstein (Amsterdam, 1.751 a 1.752), Matthæi (Moscú, 1782-1788), abedul (Copenhague, 1788), y los dos católicos, Alter (Viena, 1786 a 1787), y Scholz (Leipzig , 1830-1836) se caracterizan principalmente por la abundancia de nuevos manuscritos que se descubrieron y estudiada. Pero aquí debemos limitarnos a una apreciación de los editores más recientes y más conocidos, Griesbach, Lachmann, Tregelles, Tischendorf, Westcott y Hort.

En su segunda edición (1796-1806) Griesbach, aplicando la teoría de que había sido sugerido por Bengel y posteriormente desarrollado por Semler, que se distinguen tres grandes familias de textos: la familia de Alejandría representada por los códices A, B, C, por los coptos versiones y las citas de Orígenes, la familia occidental, representada por D de los Evangelios y los Hechos, por los códices bilingües, las versiones latinas, y los Padres latinos, y por último la familia bizantina, representada por la masa de manuscritos y otros por los Padres griegos del siglo IV en adelante. Acuerdo entre dos de estas familias que han sido determinantes, pero, por desgracia, la clasificación de Griesbach es cuestionada por muchos, y se ha demostrado que el acuerdo entre la familia y Orígenes de Alejandría llamado es en gran parte imaginaria. Se tuvo en cuenta sólo los grandes unciales, muchos de los cuales fueron a continuación, o bien totalmente desconocidos o imperfectamente conocido, y de las versiones latinas antiguas. En la elección de las lecturas del editor adoptó la opinión mayoritaria, pero se reservó para sí la enmienda conjetural del texto así establecido - un método defectuoso que su sucesor Tregelles no ha dado suficiente evitarse. La edición de este último (1857-1872), el trabajo de toda una vida, se terminó por sus amigos. Tischendorf contribuido no menos de ocho ediciones del Nuevo Testamento en griego, pero las diferencias entre ellos se marcan decididamente. De acuerdo con Scrivener (Introducción, II, 283) la séptima edición difiere de la tercera en 1296 lugares, y en 595 se remonta al texto recibido. Tras el descubrimiento de la Sinaiticus ", que tuvo el honor de encontrar y publicar, a su octava edición en desacuerdo con la anterior en 3.369 lugares. Tal cantidad de variación sólo puede inspirar desconfianza. Tampoco la edición aportados por Westcott y Hort (El Nuevo Testamento en el griego original, Cambridge y Londres, 1881) lograr la aprobación universal, porque, después de eliminar a su vez cada una de las grandes familias de documentos que ellos designen, respectivamente, como Siria, occidental, y Alejandría, los editores se basan casi exclusivamente en el "neutro" de texto, que sólo está representada por el "Vaticano" y la "Sinaiticus", y, en caso de desacuerdo entre los dos grandes códices, por el "Vaticano" por sí solo. La preponderancia excesiva modo la posibilidad de un único manuscrito fue criticó de manera especial por Scrivener (Introducción, II, 284-297). Por último, la edición anunciada por Von Soden (Die Schriften des NT en ihrer erreichbaren ältesten Textgestalt) dio lugar a controversias animada incluso antes de que apareciera. (Ver "Zeitschrift neutest piel. Wissensehaft ", 1907, VIII, 34-47, 110-124, 234-237.) Todo esto parece indicar que, por algún tiempo, no tendremos una edición definitiva del griego del Nuevo Testamento.

Publicación de información escrita por F. Prat. Transcrito por Douglas J. Potter. Dedicado al Sagrado Corazón de Jesús La Enciclopedia Católica, Volumen IV. Nueva York: La empresa Robert Appleton. Nihil obstat. Lafort Remy, Censor. Imprimatur. + John M. Farley, arzobispo de Nueva York

Bibliografía
Las enciclopedias y diccionarios de la Biblia tienen ningún artículo especial sobre la crítica textual que se ocupa de una manera particular con los textos bíblicos, pero la mayor parte de la Introducción a la Escritura dedicar uno o varios capítulos a este tema;. Por ejemplo, Ubaldi, Introductio (5 ª ed, Roma, 1901), II, 484-615 (De textuum critica sacrorum verbali); CORNELY, Introductio (París, 1885), I, 496-509 (USU De critico primigeniorum textuum et antiquarum versionum); GREGORY, Prolegómenos a la 8 ª ed. de Tischendorf (Leipzig, desde 1884 hasta 1894); SCRIVENER, Introducción (4 ª ed, Londres, 1894.) II, 175-301; NESTLE, Einführung en Griech das. NT (2 ª ed., 1899) y HOLTZMANN, Einleitung das en NT (Freiburg-im-Breisgau, 1892).

Los siguientes pueden ser mencionados como monografías: PORTER, Principios de Crítica Textual (Belfast, 1848); DAVIDSON, una crítica Tratado de la Biblia (1853); Hammond, Elementos de Crítica Textual (2 ª ed, 1878.) MILLER, textual Guía ( Londres, 1885); HORT, El Nuevo Testamento en el Griego original: Introducción (2 ª edición, Londres 1896).. Aunque, al igual que varios de los anteriores, este último trabajo apunta principalmente a la crítica del Nuevo Testamento, la segunda parte entera (págs. 19 a 72, la crítica de los métodos textuales) analiza cuestiones generales. En (b) Versiones y (c) Las citas en B. Principios Generales, cf. Bebb, la evidencia de las versiones antigua y patrística citas en el texto de los Libros del Nuevo Testamento en el punto II de la Oxford Studia et Bíblica Eclesiástica.


Este tema presentación en el original idioma Inglés


Enviar una pregunta por e-mail o comentario para nosotros: E-mail

La web principal de CREER página (y el índice a los temas) está en
http://mb-soft.com/believe/beliespm.html'